Congreso sobre tabaquismo en Londres

Vapeo: ¿perjudicial o mal menor para los que quieren dejar de fumar?

  • Decenas de expertos reunidos en la E-Cigarette Summit defienden el uso de vapeadores como método para dejar el hábito

  • "Los cigarrillos electrónicos son solo para fumadores, no para no fumadores", advierte el profesor Maciej Goniewicz

Una mujer vapeando.

Una mujer vapeando. / EFE

3
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

Lo 100% seguro para la salud es no fumar. ¿Pero qué hacer para ayudar a los fumadores a dejar el hábito? Este ha sido el argumento que han esgrimido los 200 médicos y científicos que se han reunido este viernes en The E-Cigarette Summit en Londres. En un debate que divide a la comunidad médica, los participantes en este congreso han sorteado las discrepancias entre posturas más o menos restrictivas para concluir que aunque el vapeo no es una práctica de riesgo 0, sí es menos perjudicial que el tabaco tradicional y es un método para ayudar a aquellos que quieren dejarlo.

Reducir el daño es el término que utilizan estos expertos, que han querido trasladar al conjunto de la sociedad un mensaje claro: “Los cigarrillos electrónicos son solo para personas fumadoras. No para los no fumadores”. Así la ha enfatizado Maciej L. Goniewicz, profesor de Oncología del Roswell Park Comprehensive Cancer Center de Nueva York, que ha insistido en la importancia de comunicar bien esta idea. "La mejor opción es dejar de fumar. Y los cigarrillos electrónicos ayudan. Son un sustituto de menor riesgo que el tabaco", ha afirmado.

Y en esta línea se ha presentado el último informe Cochrane sobre el uso de los cigarrillos electrónicos como método para dejar de fumar. La profesora de la Universidad de Oxford y miembro del grupo de trabajo del informe, Jamie Hartmann-Boyce, ha explicado que el análisis de 78 investigaciones realizadas en EEUU, Reino Unido e Italia que recogen datos 22.052 adultos fumadores han permitido concluir que “tienen más probabilidades de dejar de fumar al menos durante seis meses aquellos que usan cigarros electrónicos que los que usan otros métodos como parches o chicles”. “De cada 100 personas que los usan para dejar de fumar, entre 9 y 14 dejarán de fumar”, ha apuntado la investigadora antes de admitir que los vapeadores no son un método infalible.

Los expertos han reconocido también que todavía no hay datos ni estudios de los efectos del vapeo en la salud a largo plazo. A corto y medio plazo, el informe Cochrane apunta que es “incierto si existe diferencia entre los efectos indeseados del cigarrillo electrónico comparados con otras terapias”, aunque “hay algunas evidencias de efectos indeseados poco serios y en bajo número que fueron más habituales entre vapeadores”. Esos efectos indeseados fueron irritación de garganta, dolor de cabeza, tos y malestar general. 

No es baladí que este debate se haya celebrado en el Reino Unido. Mientras en España, el Ministerio de Sanidad planea equiparar los cigarrillos electrónicos al tabaco tradicional en el anunciado Plan de Prevención del Tabaquismo 2021-2025, que va ya con retraso en su aplicación, en el Reino Unido las autoridades sanitarias contemplan el vapeo como un instrumento para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Y así lo planean incluir en las políticas de salud pública para eliminar el tabaquismo.  

Noticias relacionadas

Sobre la mesa, el debate sobre la regulación de estos productos. Los científicos reunidos en la E-Cigarette Summit han descartado su prohibición por considerar que sería contraproducente. "Si prohibimos los vapeadores, aumentará el uso del tabaco convencional y abriremos la puerta a productos ilícitos", ha alertado Jasmine Khouja, investigadora de la Universidad de Bristol. “Si no prohibimos el tabaco, introduzcamos opciones para reducir su uso”, ha defendido Alan Bobbis, profesor de Toxicología en el Imperial College de Londres, que ha asegurado que “hay menos elementos tóxicos en los vapeadores que en el cigarrillo convencional”. “Si el vapeo ayuda a dejar de fumar, debe ser una opción para los fumadores”, ha insistido.

Sí han urgido a incrementar el control para evitar el acceso de los menores a los cigarrillos electrónicos, fenómeno que se ha incrementado recientemente.