En el área metropolitana de Barcelona

L'Agència Catalana de l'Aigua descarta restricciones domésticas y aún ve lejos los escenarios preocupantes

El director de este organismo público ha apelado de todos modos a la responsabilidad civil y ha urgido a reforzar el ahorro en los hogares

El pantano de Sau con visibles efectos de la sequía.

El pantano de Sau con visibles efectos de la sequía. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
El Periódico

Llamado a la calma de l'Agència Catalana de l'Aigua (ACA): las restricciones domésticas de agua en el área metropolitana son "improbables" tanto este año como el que viene y la situación está todavía lejos de ser tan alarmante como la del 2008, cuando incluso se tuvo que traer agua en barco. Así lo ha expresado el director de este organismo público, Samuel Reyes, en una entrevista este sábado en el canal 3/24, en la que ha dejado claro, en cualquier caso, que la reducción de consumo de agua en las casas va a ser un elemento clave para no llegar a estos escenarios.

"Si los 5 millones de personas que viven en el área metropolitana ahorran 10 o 20 litros de agua al día, ese es otro recurso que tenemos", ha reflexionado Reyes, que ha explicado que la entidad que dirige tiene constancia de municipios catalanes que usan diariamente unos 250 litros de agua por persona.

Así, la estrategia parece pasar de momento por la apelación a la responsabilidad civil y no por las restricciones. "Es muy difícil que esto suceda en el ámbito metropolitano [la zona más poblada de Catalunya], por lo menos durante todo 2023, podemos decir que es improbable", ha asegurado el director de la agencia. Según él, este extremo es, de nuevo, "improbable" incluso si no lloviera ni una gota el año que viene, pero el ACA cuenta ya con un febrero lluvioso.

De todos modos, Reyes tiene claro que es una de las palancas que se aplicaría en caso de que la situación empeorara tanto que se llegara a escenarios de falta de agua tan acuciantes como los de hace 15 años. "Tardaríamos mucho [en llegar a algo así]", ha opinado el mismo portavoz, que ha puesto de relieve que las medidas están bien planificadas y que antes se intentaría reducir más el consumo agrícola o, precisamente, el doméstico. Sea como sea, "en la planificación de la ACA ya determinamos un déficit hídrico para los años 30, 40 y 50, y somos conscientes de ello desde hace años, esto no nos coge por sorpresa", ha manifestado.

Restricciones industriales

Noticias relacionadas

En cambio, lo que sí parece que se alargarán son las restricciones de agua en sectores como la industria, la agricultura o la ganadería. Desde esta semana, que es cuando han entrado en vigor las medidas avanzadas por la Generalitat para prevenir una situación de sequía grave, la agricultura debe restringir su consumo de agua en un 25%; la ganadería, un 10%; la industria, un 5%; el riego en general, un 30%; y el agua para usos recreativos, un 5%.

Por su parte, tal como recoge la agencia de noticias Europa Press, desde el ACA trabajan en una desalinizadora en Blanes (Girona) y en otra que permita abastecer a Tarragona y a Barcelona, así como en la posible potabilización del río Besòs, un proyecto en el que colabora con el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).