Condiciones de trabajo

Varias asociaciones de cuidadoras se manifiestan en Barcelona para denunciar su precariedad laboral

Las Kellys, Sindillar y el Moviment de Residències i SAD Catalunya critican que las "empresas buitres" se lleven un dinero público que no llega a las trabajadoras

Un momento de la manifestación convocada por las cuidadoras en la plaza Sant Jaume de Barcelona.

Un momento de la manifestación convocada por las cuidadoras en la plaza Sant Jaume de Barcelona. / Enric Fontcuberta / Efe

1
Se lee en minutos
El Periódico

Cuatro organizaciones de cuidadoras, trabajadoras del hogar y servicios de limpieza se han manifestado este sábado en Barcelona para denunciar su precariedad laboral y el "silencio social" que la rodea. Las Kellys, Sindillar, Moviment de Residències i SAD Catalunya se han concentrado en la plaza Sant Jaume, donde han criticado que su sector está "feminizado y empobrecido" y han señalado como buena parte del problema que muchos servicios públicos para los que trabajan estén externalizados.

Tal como recoge la agencia Efe, la presidenta del Sindicat SAD (servicios de atención a domicilio), Pilar Nogués, ha denunciado que las cuidadoras están en una situación "cada vez más precarizada", pese a que los ayuntamientos han incrementado el gasto destinado a las empresas a las que se les externaliza el servicio.

"Este servicio público no puede estar en manos de empresas buitres que se llevan la partida presupuestaria de los ayuntamientos y que no les llegue a las trabajadoras ni una tercera parte", ha sostenido esta portavoz, que también ha exigido a la administración municipal que acaben con el "silencio social" acerca de las condiciones en las que trabajan y que "terminen con el mercantilismo" en este servicio. "El empobrecimiento tiene cara de mujer", ha agregado.

Nogués ha puesto como ejemplo el caso del Ayuntamiento de Barcelona, que según ella destina 100 millones de euros a los servicios de atención domiciliaria, que acaban en empresas "que no tienen una vocación pública".

Pinza a cinco bandas

Noticias relacionadas

De acuerdo con lo que apuntaba esta misma plataforma cuando convocó el acto de este sábado, el problema es que las cuidadoras están sometidas a una "pinza" a cinco bandas: ayuntamientos titulares del servicio, empresas, centrales sindicales firmantes del convenio, intereses económicos del tercer sector y "la falta de voluntad política para dar un giro de 180º a la actual situación".

"Durante este año hemos mantenido reuniones con la Fiscalía General del Estado, síndics de greuges (defensores del pueblo) representantes de igualdad y trabajo de todas las fuerzas políticas, en Madrid y Barcelona, pero seguimos padeciendo la falta de acciones concretas que vengan a mejorar el servicio y la calidad de vida de las cuidadoras", denunciaban en el texto.