ENTREVISTA

Mónica Rikić: "Hemos delegado la responsabilidad tecnológica”

La artista electrónica, que esta semana ha participado en EnlightED 2022, la conferencia mundial de educación, tecnología e innovación, defiende la necesidad de promover un pensamiento crítico hacia la tecnología

Mònica Rikić, artista electrónica y Premi Nacional de Cultura 2021, en su estudio de Barcelona.

Mònica Rikić, artista electrónica y Premi Nacional de Cultura 2021, en su estudio de Barcelona. / JULIETA FEROZ

3
Se lee en minutos
Montserrat Baldomà

La artista electrónica Mónica Rikić (Barcelona 1986), Premi Nacional de Cultura 2021 por la excelencia e innovación de sus proyectos, ha participado esta semana en EnlightED 2022, la conferencia mundial de educación, tecnología e innovación organizada por la Fundación Telefónica, la Fundación “la Caixa”, el IE University y South Summit. En el foro, que ha reunido en Madrid en su quinta edición a medio centenar de expertos para abordar el futuro de la educación en la era digital, Rikić ha defendido la necesidad de promover un pensamiento crítico hacia la tecnología.

-Artista no de pincel, sino de código. 

-Exacto, mis herramientas no son los pinceles, sino la programación informática y la electrónica. Es un mundo que se mueve entre el arte, la ingeniería y la filosofía, Y tengo la suerte de hacerlo con la libertad que aporta el arte para trabajar en estas dos disciplinas más empíricas. El arte puede ser una vía válida de investigación en el campo de la tecnociencia, sobre todo de la inteligencia artificial, pero no de una manera divulgativa, sino que sea una colaboración para llevar la tecnociencia a nuevos horizontes mediante la vía filosófica. Entiendo el arte como punto de conexión entre la filosofía y la ingeniería donde poder crear nuevos espacios de reflexión. 

-Defiende que es necesario promover un pensamiento crítico hacia la tecnología. ¿Por qué?

-Hay una tendencia a creer que para entender bien la tecnología hay que saber programar y tener conocimientos muy técnicos, cuando a mi parecer es más importante tener pensamiento crítico. Conocer cuáles son los procesos, no solo técnicos, sino sociopolíticos y económicos que están detrás de las tecnologías, porque son unos dispositivos con los que interaccionamos constantemente y, por tanto, forman parte de la identidad tanto a nivel individual, como social y de estado. Debemos enseñar que estas herramientas son humanas, porque hay humanos detrás, no humanizar lo digital. Promover ese pensamiento crítico supone que al final la gente asume una responsabilidad sobre el desarrollo tecnológico. Estamos en un momento en que, como ciudadanos y también como estados, hemos delegado esta responsabilidad tecnológica. Lo que tenemos son unos mercados que tienen mucho poder a la hora de decidir hacia dónde vamos. 

-O sea, que no se trata solo de enseñar nuevas tecnologías, sino que tenemos que educar en nuevas tecnologías.

-Si solo somos consumidores pasivos de tecnología será muy fácil ejercer herramientas de control social. Este es el peligro y el miedo que tiene todo el mundo. 

-¿Por qué da miedo la inteligencia artificial?

-La gente se deja llevar por mitos. Yo, para empezar, ya no hablo de inteligencia artificial, porque dicho así, inteligencia en singular, supone aceptar que solo hay una inteligencia y que además tenemos la capacidad de definir de forma universal qué es la inteligencia. Y artificial es otro concepto que da miedo, cuando vivimos completamente regulados por cosas artificiales, como puede ser la misma cultura. Yo prefiero hablar de sistemas cognitivos que, siendo más o menos sofisticados, pueden reaccionar al entorno de una manera acumulativa para aprender. En mis obras, me enfoco más en trabajar sobre el mito que no con sistemas ya producidos de inteligencia artificial. Me parece más interesante y disruptivo jugar con las ideas que se han construido alrededor de la IA. 

-¿Solo superando estos riesgos se podrán explorar todas las oportunidades que ofrece la IA?

-¡Es que no sabemos cuáles son las posibilidades! Es como preguntarse cuáles son todas las posibilidades de una pelota. La inteligencia artificial es una herramienta que ahora funciona básicamente con un tipo de técnica, el ‘machine learning’, que dicho sea de paso a mí me resulta un tanto aburrida a nivel creativo, pero que se está revelando muy interesante, por ejemplo, para aplicaciones médicas. Hay mucho potencial, pero dónde llegaremos, no lo sé. 

Noticias relacionadas

-¿Artístico también? ¿La IA sustituirá al artista?

- Yo trabajo con otros tipos de códigos, pero hay nuevas herramientas que pueden ser fuente de inspiración para personas que trabajan sobre todo a nivel gráfico. Pero no creo que vayan a sustituir, o no deberían sustituir, el papel del artista. Sería muy aburrido, todo el mundo haría lo mismo. A nivel usuario, al final todas las imágenes creadas con IA parecen tener una estética similar, porque el código, que al final es el que dibuja, no lo ha programado esa persona, sino otras.

Un futuro de oportunidades

EL PERIÓDICO y Fundación "la Caixa" dan voz a los perfiles sociales, culturales y científicos que con su esfuerzo están creando una sociedad con más oportunidades para todos.