Violencia sexual

La Audiencia de Girona dejó libre dos veces al presunto violador de Figueres antes de que volviera a actuar

Una niña que fue abusada en 2021 denunció los hechos pero el tribunal dejó en libertad al acusado en marzo y en abril de 2022

El presunto agresor volvió a ser denunciado en 2022 en tres ocasiones por menores de 14 años pero sigue libre

Una de las víctimas del presunto violador de Figueres con su móvil en la mano.

Una de las víctimas del presunto violador de Figueres con su móvil en la mano. / David Aparicio

5
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Ni riesgo de fuga ni riesgo de volver a delinquir. La Audiencia Provincial de Girona descartó en dos ocasiones, en marzo y en abril de este año, que el presunto violador de Figueres volviera a causar daños a menores. Pero los hechos les desmintieron. El joven de 24 años, AA. V. R, no ha huido del país pero, según una de las víctimas, la cuarta, de 14 años, el hombre abusó de ella sexualmente y con penetración en julio de este año. Las familias de las cuatro menores siguen sin comprender por qué sigue libre.

En los autos, a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, los magistrados de la Audiencia Provincial vuelven a contravenir las decisiones del juez de instrucción que lleva este caso y que trató de encarcelarlo hasta en dos ocasiones. A día de hoy, el presunto violador reclama su inocencia a través de las redes sociales, mientras que las víctimas viven con el miedo de tener que verle por el centro de Figueres, a pesar de que el hombre tiene órdenes de alejamiento vigentes.

Para contar la historia de la primera víctima del violador de Figueres, o al menos de la primera víctima conocida que ha querido denunciar los abusos sufridos, hay que remontarse al verano de 2021. Fue entonces cuando AA. V. R. la citó en su casa. Según el relato de esta niña de 14 años, conoció al presunto autor a través de las amistades escolares. En un primer momento él se presentó como si tuviera 17 años, aunque en realidad tenía 24. En verano, ya de vacaciones en el instituto, él la invitó a su casa a través de engaños. Su caso cumple con la hipótesis de los Mossos d'Esquadra: se acerca a ellas con plena confianza, y las engaña hasta llegar a penetrarlas con o sin su consentimiento. La menor ha relatado que ya en la casa él trató de quitarle la ropa. Ella se negó a desnudarse pero no pudo. Él terminó por violarla y ella huyó de este domicilio de Figueres en cuanto él acabó.

La menor escondió todo lo vivido por miedo y vergüenza. En febrero de 2022, otras dos niñas de 13 años se presentaron en la comisaría de Figueres y Roses de los Mossos para denunciar que habían sido violadas por el mismo autor, A.A. V. R., que las había encerrado en un lavabo. Una fue agredida el 15 de enero en Figueres y la otra, a principios de febrero en Fortià. A raíz de estos dos casos, los Mossos empezaron a buscar más posibles víctimas. Hallaron una decena de casos. Una de ellas, la menor agredida en verano de 2021 que terminó por ser la única de esta decena de casos que se atrevió a dar el paso de denunciarlo y acabar con el silencio. En este caso fue clave la complicidad de la hermana mayor de la niña, a través de la cual contó toda la verdad.

En aquel momento, el agresor estaba en libertad. Los Mossos lo detuvieron el 3 de marzo. El sábado 5 de marzo, el juez que se encontraba de guardia lo mandó a prisión provisional. Pesaban sobre él dos denuncias idénticas y era posible que volviera actuar. El chico ingresó en prisión pero terminó saliendo de ella el 30 de marzo. La Audiencia Provincial de Girona consideró que la prisión preventiva era una medida excesiva, a pesar de que la menor ya había declarado en sede judicial relatando los abusos con la ayuda de los técnicos especializados que atienden a las niñas en estos casos.

El 7 de abril, la fiscalía volvió a pedir su ingreso a prisión. No solo por la contundencia del testimonio que la víctima había ofrecido en su declaración judicial, sino también porque había una testigo que confirmaba la versión de la niña. El juez de instrucción del número 3 de Figueres le mandó a la cárcel. "Hemos que tener en cuenta que hay otros dos procedimientos contra el investigado por hechos de la misma naturaleza", argumentó el juez. A su vez, se centró en el riesgo de fuga del presunto autor. "No tiene profesión ni medios de vida conocidos ni ningún arraigo económico", dice el magistrado.

El juez Manuel Marcelo

No pasó ni un mes que la Audiencia Provincial de Girona le volvió a dejar libre. El 5 de mayo salía de la cárcel ante la sorpresa de policías, fiscalía y familiares. "No se le constan al investigado antecedentes penales por hechos similares ni denuncias con posterioridad", zanjan tres magistrados del tribunal que lo liberó. También señalan que, hasta el momento, el acusado asiste a los juzgados siempre que se le requiere. Una decisión que firman tres jueces: Sonia Losada, Ildefonso Carol y Manuel Marcelo, que es quien redactó el auto.

El pasado julio, cuando llevaba dos meses en libertad, otra niña denunció una cuarta violación. "Siento que si le hubieran encerrado entonces, a mi hija no le habría podido hacer nada", lamenta la madre de esta menor. Una jueza lo volvió a mandar a la cárcel y de nuevo la Audiencia Provincial le dejó libre el 8 de agosto. Otro de los firmantes de esta tercera decisión era el mismo juez: Manuel Marcelo.

Ahora el presunto agresor tiene prohibido acercarse a más de 200 metros de estas dos víctimas. Pero tanto ellas como sus madres le han visto paseando por la Rambla de Figueres. "Es algo que te remueve por dentro", explican apenadas.

Noticias relacionadas

Mientras, el joven insiste en señalar su inocencia a través de las redes sociales. "No me hace falta forzar a una chica para obtener algo", se jactaba el pasado lunes en una retransmisión en directo en Instagram, donde lamentaba el miedo que le genera tener que volver a ir a la cárcel. "Ni yo ni mi familia nos merecemos esto", decía entre llantos y pedía a las niñas que retiraran las denuncias.

Al menos dos de las víctimas vieron este vídeo, que fue compartido por muchos adolescentes que le dieron su apoyo. Lo hizo justo un día antes de que la última denunciante hiciera su declaración en sede judicial, que finalmente ha sido aplazada hasta noviembre.