Entender más

¿Hay más crímenes en Barcelona que en Madrid?

La tasa de homicios es mayor en la capital del Estado pese a que el foco mediático está situado sobre la ciudad catalana

Robo con explosivos en un cajero automático de Bankinter.

Robo con explosivos en un cajero automático de Bankinter. / EL PERIÓDICO

4
Se lee en minutos
Martí Odriozola
Martí Odriozola

Periodista de datos de Verificat. 'Fact-checker' de política.

ver +

En los últimos días, la delincuencia y la seguridad en Barcelona han ocupado páginas de diarios, horas de tertulias y decenas de contenidos en las redes. Tal aluvión de información también ha dado lugar a rumores, como el dato de que se han producido “siete muertos en siete días”. La cifra es real, aunque para Catalunya, no Barcelona. Tuvieron lugar entre el 18 y el 25 de septiembre en l’Hospitalet de Llobregat, Tortosa, Sant Adrià de Besòs, Reus, Campdevànol y Empuriabrava. El último, sí, fue en Barcelona, siempre según confirmaron los Mossos d’Esquadra.

 Hasta el mes de junio, en Barcelona se produjeron 5 homicidios y asesinatos consumados (24 en Cataluña). En la ciudad de Madrid hubo 13, y en Zaragoza, Málaga y Elche, 4. El año pasado, se contabilizaron 18 en Madrid y 8 en Barcelona. En la capital catalana esto equivalió a 4,89 homicidios por millón de habitantes y en la madrileña, a 5,45.

 Es cierto que la inseguridad es el problema más grave para los barceloneses, a tenor del último barómetro municipal, publicado en julio. Así lo consideraron el 22% de los encuestados. La inseguridad se situó como principal problema para los barceloneses en diciembre de 2018 y, desde entonces, se ha mantenido como la principal preocupación. Para encontrar una etapa similar, hay que remontarse a antes de la crisis económica de 2008: la inseguridad también fue la principal preocupación de los habitantes de la capital catalana entre 2000 y 2006, durante la mayor parte del mandato de Joan Clos.

Por otro lado, el 24,9% de los ciudadanos de Barcelona se consideraron víctimas de “uno o más hechos que han considerado delictivos” a lo largo del año 2021, según la Encuesta de Victimización de Barcelona. Es una cifra inferior a los años previos a la pandemia, pero de las más altas del siglo XXI y parecida a la registrada en la década de 1980.

 

Menos infracciones penales que en 2018 y 2019

Las encuestas ofrecen una radiografía sobre la percepción social, pero no siempre se corresponden con la realidad. Los datos más altos de infracciones penales del último lustro se registraron en 2018 y 2019, según los balances trimestrales de criminalidad del Ministerio del Interior. En la primera mitad de este año, se han reducido respecto de esos periodos, ya de por sí elevado. Los datos de 2020 y 2021 no son comparables porque ambos años estuvieron afectados por las restricciones de movilidad relacionadas con la pandemia.

 Aunque los datos oficiales de este verano todavía no son públicos, el Ayuntamiento anunció a principios de septiembre que los hechos delictivos de julio y agosto de este año se han reducido un 12,2% respecto a los de la época estival de 2019.

Desglosando por delitos concretos, en el primer semestre de 2022 se ha reducido el número de robos en comparación con los cuatro años previos a la pandemia (hasta donde llega la serie de datos del Ministerio del Interior por municipios). En concreto, fueron un 33,13% menos que en 2019.

 Esto aplica, específicamente, a los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, a los hurtos y a las sustracciones de vehículos. Sin embargo, los robos con violencia e intimidación registraron entre enero y junio de 2022 la segunda cifra más alta de los últimos siete años, solo por detrás de los de 2019.

Comparando la situación en Barcelona con la de otras ciudades de España, vemos que en el primer semestre de 2022 se registraron menos robos en la capital catalana que en Madrid. Sin embargo, la cosa cambia al analizar la tasa por 10.000 habitantes: 284,9 en Barcelona, 184,57 en Valencia, 184,35 en Bilbao y 172,63 en Madrid.

 

Aumento de las agresiones sexuales

Donde sí se registra un aumento claro en comparación con los años anteriores a la pandemia es en el capítulo de las agresiones sexuales. Ha sido así en el conjunto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual y, también concretamente en las agresiones sexuales con penetración. Las agresiones sexuales con penetración pasaron de 60 en el primer semestre de 2019 a 85 en 2022 y el conjunto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual, referentes al título VIII del Código Penal, aumentó un 27% desde 2019.

De acuerdo a los datos de este verano publicados por el Ayuntamiento, no obstante, las agresiones sexuales han vuelto a caer entre julio y agosto de 2022, con un descenso del 21,6%, aunque los abusos sexuales han subido un 63,5%. Las detenciones para esta tipología delictiva han crecido un 71,1%.

Finalmente, las infracciones penales vinculadas al tráfico de drogas se multiplicaron por tres en la primera mitad de este año en relación con 2019.

 

Incremento en los años anteriores a la pandemia

Los datos del Ministerio del Interior, los que hemos usado hasta ahora, solo se remontan a 2016. Para tener una perspectiva de la última década es necesario acudir a los registros de los Mossos d’Esquadra, aunque en este caso la estadística acaba en 2021.

Noticias relacionadas

 Entre 2011 y 2016 se registró una caída paulatina y progresiva de los hechos delictivos conocidos por los Mossos en Barcelona, mientras que en 2017 y 2018 aumentaron y se mantuvieron en valores similares en 2019.

 Los hurtos se multiplicaron por cuatro entre 2014 y 2018, los robos con fuerza registraron los valores más elevados de la década en 2018 y 2019, los abusos sexuales han crecido casi de forma constante desde 2011 y las estafas han aumentado más de cinco veces en diez años.

Temas

Delincuencia