Comisión con polémica

Los obispos son "comprensivos" con Irene Montero y sus declaraciones sobre los niños y el sexo

Pese a defender a la ministra, Argüello ha expresado su preocupación por las leyes que impulsa el departamento

La ministra de Igualdad, Irene Montero.

La ministra de Igualdad, Irene Montero.

1
Se lee en minutos
Alexandra Costa

"Los niños tienen derecho a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana. Basadas, eso sí, en el consentimiento", dijo la ministra de Igualdad, Irene Montero. Los partidos conversadores se le tiraron a la yugular, como no podía ser de otra manera. La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, aseguró que eran unas palabras "intolerables", mientras que la ultraderecha, VOX, acérrima a la iglesia, acusó a la ministra de hacer "apología de la pedofilia".

Todo ello fue durante la comisión de Igualdad del Congreso, celebrada el pasado 21 de septiembre. Ambas filas pidieron su dimisión y sirvieron en bandeja de plata una posible reacción de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Sin embargo, Dios ha obrado un milagro: el secretario general y portavoz de la institución, Luis Argüello, ha defendido este jueves a Montero y se ha mostrado "comprensivo" con las declaraciones que hizo sobre la sexualidad de los menores.

Noticias relacionadas

"No creo que defendiera que los niños puedan mantener relaciones sexuales y demás", ha afirmado Argüello, que ha legitimado que estas palabras se sacaron de contexto. "A veces, uno, cuando responde dice una frase pequeña en un argumento global y es la frase pequeña la que se ve", ha indicado el portavoz de los obispos españoles.

Las leyes conciben unas personas "inasumibles"

Eso sí, el guiño a la izquierda es temporal: Argüello también ha expresado su preocupación por las leyes que impulsa el ministerio. En concreto, su inquietud viene porque "el planteamiento de la persona y de la concepción de la sexualidad que parece revestirse no de la opinión personal de la ministra, sino de los textos legislativos y de las exposiciones de motivos de esos textos, donde se ve una concepción de la persona inasumible. No por un creyente, sino por una persona con sentido común y con noticias elementales de la biología", ha puntualizado.