EVENTO

Felipe VI reivindica la guerra de Ucrania como una defensa de todas las democracias

El rey sostiene, en la apertura del Foro La Toja, que la agresión de Rusia ha reforzado a la OTAN y la respuesta unida de la UE | “En este escenario es cuando más tenemos que hacer para proteger las libertades”, dijo

4
Se lee en minutos
R.V.

El rey ha expresado este jueves, en la inauguración de la IV edición del Foro La Toja-Vínculo Atlántico, la "rotunda condena y rechazo" de España tanto a la agresión como a las "pretensiones" de Rusia con su invasión de Ucrania y ha ratificado el pleno respaldo al pueblo ucraniano, al que ha elogiado por su "heroica resistencia"."España está con Ucrania", ha recalcado Felipe VI en el foro, un evento que en esta ocasión ha concedido su premio anual al pueblo ucraniano.

El monarca ha hecho entrega de ese premio al embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, quien ha agradecido la distinción y ha pedido que España siga respaldando a su país tanto con ayuda humanitaria como con armamento.

Testigos de la entrega del premio han sido, entre otros, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; el líder del PP, Alberto Núñez-Feijóo; los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy; y el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, Josep Borrell.

Sigue en directo las ponencias del Foro La Toja - Vínculo Atlántico

El rey ha resaltado la admiración de todos por la firmeza demostrada por el Gobierno ucraniano junto a la voluntad, capacidad y coraje de sus fuerzas armadas y "el sufrido aguante de su población en la defensa de su soberanía e independencia".

Lejos de desmoralizarse, ha subrayado que la violencia contra Ucrania ha sido un nexo de unidad y solidaridad de su población.

"La heroica resistencia del pueblo ucraniano no se puede entender solamente como una estricta defensa de su territorio. Es la contienda por una sociedad democrática y abierta. Por la suya y también por la de todos los que creemos en el valor de la libertad y la democracia", ha añadido.

Asimismo, y tras los referendos de anexión a Rusia celebrados en varios territorios ucranianos aunque sin referirse explícitamente a ellos, don Felipe ha expresado la rotunda condena y rechazo tanto a la agresión como a las "pretensiones" rusas en Ucrania.

El rey ha recordado unas palabras que pronunció en la edición del foro el año pasado subrayando la necesidad de defender la libertad y los valores que han permitido la democracia.

Para Felipe VI, la agresión de Rusia ha reforzado el vínculo atlántico y la OTAN, y ha provocado una respuesta común europea que contribuye a que el continente juegue un papel proactivo desde el punto de vista geopolítico asumiendo mayores responsabilidades en el ámbito de la seguridad y la defensa y de una política energética que minimice vulnerabilidades y dependencias excesivas.

Ha recordado también consecuencias de la guerra en Ucrania como el alza de la inflación y ha considerado que la nueva política monetaria de los bancos centrales debe acompasarse con la atención al crecimiento económico y a la evolución del mercado de trabajo.

De la misma forma, ha defendido el interés de España, junto con Portugal, de tener un papel más activo en el debate de los retos globales.

El rey ha asegurado que el premio recibido por el pueblo ucraniano es muy merecido, y el embajador Pohoreltsev ha afirmado que su país lucha también por la defensa de los valores democráticos.

A su juicio, la decisión del Gobierno de España de suministrar armas a Ucrania fue clave en el apoyo dado a su país, pero ha recalcado que la guerra no ha terminado y que necesitan seguir recibiendo ayuda tanto humanitaria como armamentística.

La amenaza del "populismo de los extremos"

Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha alertado sobre la "amenaza" que supone para los regímenes democráticos europeos el auge del "populismo de los extremos".

En su intervención en la inauguración del foro, Rueda ha advertido que estos movimientos extremistas "utilizan los resortes de la propia democracia" y conceptos como la libertad o la verdad "como trampolín para asaltar la democracia y minarla desde dentro".

"No podemos persistir en el error de que la democracia sobrevivirá solo por la superioridad de sus principios", ha apuntado el presidente gallego, que ha subrayado que la "mejor defensa" que puede tener el sistema democrático "es consolidarla con menos retórica y más hechos".

A este peligro "que nos acecha desde dentro", el titular de la Xunta ha sumado amenazas externas que ha identificado con Rusia, la crisis energética o el aumento de la inflación, que están creando "focos de incertidumbre" entre los ciudadanos.

Todo ello, ha añadido Alfonso Rueda, "nos devuelve a una realidad que no debimos perder" y es que la democracia es una "conquista permanente" que hay que seguir defendiendo porque "la tiranía y el extremismo van a estar siempre ahí".

Este Foro La Toja, según el presidente del ejecutivo gallego, pretende servir de "refugio" para poder abordar propuestas que permitan "navegar por ese mar de tempestades que estamos atravesando", especialmente en el ámbito del clima, la energía o la revolución tecnológica.

El anfitrión del evento, Amancio López Seijas, presidente del Grupo Hotusa, ha afirmado por su parte que el modelo de democracia liberal "está amenazado" y con él el respeto a los derechos individuales, la división de poderes, la igualdad de oportunidades o la lucha contra la pobreza.

Noticias relacionadas

De ello ha responsabilizado a la polarización ideológica, a la pérdida de referentes o al "inquietante" avance de fuerzas autocráticas, pero López Seijas también ha alertado sobre cinco "amenazas culturales" que están poniendo en riesgo los pilares democráticos.

Serían, según el presidente del Grupo Hotusa, la pérdida de los valores tradicionales, el reconocimiento de los grupos por encima del individuo, el regreso a los "totalitarismos ideológicos", el envejecimiento poblacional en Europa o la pérdida de la cultura del esfuerzo. "Es deber de las actuales generaciones proteger la democracia con la fuerza de las ideas porque depende de nosotros", ha sentenciado.