ENTREVISTA

Daniel Osiàs: "La transformación social es una carrera de fondo"

El director de la Fudación Marianao, de Sant Boi, pide un cambio de chip a las administraciones públicas

Daniel Osiàs, director de la Fundació Marianao, en la sede de la entidad, en Sant Boi de Llobregat.

Daniel Osiàs, director de la Fundació Marianao, en la sede de la entidad, en Sant Boi de Llobregat. / ROBERT RAMOS

3
Se lee en minutos
Montserrat Baldomà

Daniel Osiàs es el director de la Fundación Marianao, una entidad social que, con voluntad transformadora, trabaja en el barrio del mismo nombre de Sant Boi de Llobregat. Su proyecto ‘Espurna’ cuenta con el apoyo del Programa de Ayudas a Proyectos de Iniciativas Sociales de la Fundación ‘la Caixa’, cuya dotación en Catalunya asciende este año hasta los 10,5 millones de euros. Consciente de que la suya es una carrera de fondo, Marianao volverá a presentarse a la convocatoria de ayudas de la entidad.  

-Preséntenos a la Fundación Marianao. 

-Nos definimos como una entidad de acción comunitaria, arraigada en el barrio, con más de 35 años de historia. Marianao se explica a través del trabajo en cuatro retos: el bienestar de la infancia y sus familias; la escuela de nuevas oportunidades para jóvenes que no han superado la ESO; inclusión social; y el programa de promoción de la participación y el empoderamiento de la ciudadanía, especialmente de los jóvenes, para que sean protagonistas y, desde su compromiso, construyan respuestas para su barrio. Queremos promover una ciudadanía crítica, comprometida y solidaria con su entorno, el mejor antídoto contra el populismo. Queremos educar para trasformar la realidad.

-Vamos de crisis en crisis.

-Nosotros ya hablamos de una crisis permanente. Y al final, más allá del impacto económico, que sigue golpeando a los más empobrecidos, resulta muy difícil sostener esta situación desde un punto de vista emocional o mental. Los problemas de salud mental se están socializando, la resiliencia de la gente tiene un límite. La salud mental y el empobrecimiento son de los retos más importantes a abordar en nuestros barrios.

-¿Familias cada vez más vulnerables y entidades con menos recursos? 

-Aquí se da una paradoja: cuando más necesidad hay y, por tanto, menos recursos hay disponibles, más necesarias son las entidades sociales, pero a la vez menos recursos tienen. Las entidades sociales nos hemos acostumbrado a funcionar haciendo malabares. En Marianao, conscientes de que la dependencia única de la administración pública es de alto riesgo, hace años que optamos por una estrategia basada en la diversificación de las fuentes de financiación. Trabajamos intensamente la generación de alianzas públicas y privadas, entendiendo que todos los agentes sociales, empresariales, cívicos, educativos, etc. pueden y deben comprometerse con su sociedad; nosotros intentamos catalizar esta solidaridad y transformarla en proyectos sociales. No solo a través de sus aportaciones económicas, también promoviendo la construcción conjunta de políticas e innovación social.

-¿Cuál debe ser el papel de la administración pública?

-La administración pública es garante de derechos, pero entendemos que no debería ser la única responsable de lo público. Debemos entender que lo público es cosa de todos y de todas. Desde Marianao nos sentimos comprometidos con el bien común. La administración debe entender que, en una sociedad cada vez más compleja, o jugamos todos y somos capaces de encontrar espacios horizontales de relación, o no avanzaremos. Es necesario un cambio cultural, de chip.

-Hablaba antes de alianzas, cuéntenos el proyecto ‘Espurna’ que impulsan con la colaboración de la Fundación ‘la Caixa’.

-Se enfoca al público adolescente y joven, entre 14 y 31 años. Lo que pretende es generar un entorno inclusivo, educativo y generador de hábitos saludables para jóvenes que viven en situación de vulnerabilidad, pero abierto a cualquier joven del barrio. Se trata de transformar sus vidas, muchas veces golpeadas por relatos vitales y familiares muy duros. El proyecto tiene tres patas: formación, que trabajamos con institutos del barrio; ocio saludable, con la iniciativa ‘Vente Pa’Ká’, que ofrece actividades de ocio alternativo el fin de semana, en horario de tarde y nocturno dinamizadas y organizadas por los propios jóvenes; y acompañamiento para los que quieran construir un proyecto social. Este año hemos llegado a 930 jóvenes, pero estimamos que el impacto indirecto ha llegado a 4.000 personas en todo el barrio.  

Noticias relacionadas

-Y optarán a un segundo año de apoyo para ‘Espurna’.

-Sí, por supuesto. La transformación social es una carrera de fondo. Estos proyectos con adolescentes y jóvenes, que son los líderes del futuro, nuestra esperanza para un mundo mejor, reclaman tiempo.  

Un futuro de oportunidades

EL PERIÓDICO y Fundación ‘la Caixa’ dan voz a los perfiles sociales, culturales y científicos que con su esfuerzo están creando una sociedad con más oportunidades para todos.

Temas

Jóvenes