Controvertida tradición

Denunciados cinco correbous en Catalunya por presunto maltrato animal

  • Los espectáculos de Amposta, L'Aldea, El Lligallo de Gànguil y Vidreres afrontan sanciones de hasta 150.000 euros

Correbous organizado durante la fiesta mayor de Vidreres, el pasado agosto, en una foto cedida por AnimaNaturalis.

Correbous organizado durante la fiesta mayor de Vidreres, el pasado agosto, en una foto cedida por AnimaNaturalis.

2
Se lee en minutos
EFE

La organización de defensa animal AnimaNaturalis ha denunciado este viernes en el Departament d'Interior de la Generalitat de Catalunya cinco espectáculos con toros de este verano por presunto maltrato animal e incumplimiento del reglamento de los 'correbous', denuncias que podrían derivar en multas de hasta 150.000 euros.

Concretamente, las denuncias administrativas se han presentado contra las comisiones taurinas organizadoras de estos 'correbous' y contra los ayuntamientos de las ciudades en las que se organizaron, Amposta, l'Aldea y El Lligallo de Gànguil, en la comarca tarraconense del Baix Ebre, y en Vidreres (La Selva).

"Presentar estas denuncias es la única manera de acceder a las actas veterinarias, para saber exactamente qué pasó y que el Departamento de Interior pueda investigar y decidir si abrir expedientes sancionadores", ha detallado la directora de AnimaNaturalis en España, Aïda Gascón.

Las denuncias de los cinco 'correbous' aluden a diferentes motivos: organización de actos sin autorización, el uso de un animal en un plazo de menos de 24 horas al contrario de lo que establece la ley, el uso de un animal no apto según veterinarios, la utilización de pirotecnia mientras los toros estaban en la plaza y la presunta muerte de un toro tras ser embolado.

El caso de Vidreres

"La más importante es la de Vidreres porque no da lugar a interpretaciones", ha enfatizado Gascón, quien ha detallado que el 4 de septiembre, los organizadores de este festejo soltaron una vaquilla sin autorización tras el encierro, una infracción que podría considerarse muy grave y suponer una multa de entre 60.001 y 150.000 euros.

Desde la organización, además, creen que esa misma vaquilla ya había sido utilizada la tarde anterior, lo que incumpliría el reglamento de dejar transcurrir 24 horas entre los usos de estos animales.

"Desde AnimaNaturis llevamos desde 2011 yendo a documentar este tipo de festejos en Catalunya, València y Aragón para conseguir imágenes que puedan sensibilizar a la población sobre el sufrimiento de estos animales. Y si además vemos que se incumplen las normas, también presentamos las correspondientes denuncias", ha explicado Gascón.

Catalunya prohibió ya hace una década las corridas de toros, pero todavía permite los 'correbous', una tradición muy popular principalmente en las Tierras del Ebro, en la provincia de Tarragona, durante sus fiestas mayores.

Las asociaciones animalistas exigen a la Generalitat y a los ayuntamientos que acaben con estas prácticas que causan "un gran sufrimiento físico y psicológico a estos animales", ha denunciado Gascón, quien ha añadido que muchos de estos son "reutilizados en varias ciudades y explotados durante toda la temporada taurina".

Noticias relacionadas

"Este año ha aumentado el número de toros que mueren durante el festejo, porque en este tipo de actos se les exige unos niveles de máxima exigencia física, en épocas de fuerte olas de calor, lo que les provoca angustia y estrés hasta tal punto que mueren de ataques de corazón o al chocar contra barrotes", ha especificado Gascón.

La directora de AnimaNaturalis también ha lamentado que este tipo de actos queden fuera de la futura Ley de Protección y Bienestar Animal, porque las corridas de toro fueron declaradas patrimonio cultural en 2016, y ha pedido a los ayuntamientos que "no inviertan dinero público en este tipo de actos".