Incendio forestal en Alicante

La lluvia da un respiro y estabiliza el perímetro del incendio de la Vall d’Ebo pero se reactiva el fuego de Benimassot

Las llamas han calcinado ya 11.700 hectáreas y se espera que el jueves quede controlado | Se ha comunicado a las familias desalojadas la posibilidad de regresar a sus casas aunque se pidió prudencia por el estado actual de las carreteras

La lluvia da un respiro y estabiliza el perímetro del incendio de la Vall d’Ebo pero se reactiva el fuego de Benimassot

Epi_rc_es

6
Se lee en minutos
Alberto Losa

La climatología ha comenzado a ponerse a favor de los bomberos tras cuatro días de incendio en la Vall d'Ebo. En la tarde de ayer, el Consorcio Provincial de Bomberos declaró "estable" el perímetro del incendio después de que las condiciones meteorológicas mejoraran con la llegada de las primeras lluvias en toda la zona de la Vall d'Ebo. De hecho, anoche el presidente de la Generalitat Ximo Puig, tras una reunión de emergencia sobre todo por la virulencia del incendio de Bejís en Castellón, anunció que en el caso del incendio que afecta a Alicante había "noticias positivas" al estabilizarse el perímetro del fuego, lo que permitía proceder de forma escalonada al regreso de las familias que han sido desalojadas de sus casas. Se pidió, eso sí, prudencia por el estado de las carreteras de la zona. Al tiempo, el presidente mostró su esperanza de que hoy se pueda dar por controlado del incendio en el que anoche seguían trabajando los bomberos. Horas antes, por la tarde, la leve lluvia en la zona afectada por el incendio, junto a la bajada de temperaturas y el aumento de la humedad, contribuyeron a estabilizar el perímetro del incendio, que al cierre de esta edición había afectado ya a 11.700 hectáreas, 200 de ellas ayer. A última hora del miércoles por la noche, preocupaba un rebrote que acababa de producirse en el entorno de Benimassot, que aumentó la preocupación entre los vecinos de las localidades afectadas

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) advirtió de que la llegada de tormentas tenía potencial para generar fenómenos severos, podría afectar a la zona del incendio de la Vall d'Ebo. De hecho, el granizo provocó que, pasadas las 17.45 de la tarde, los medios aéreos desplazados a la zona del incendio tuvieran que retirarse a sus bases debido a las precipitaciones, también en forma de agua, que cayeron en las localidades afectadas por el fuego. El incendio apenas se agravó respecto al martes. A primera hora de ayer, el servicio de Emergencias de la Generalitat Valenciana señaló que el fuego no había tenido "cambios significativos" durante la noche, aunque continuaba activo en todos los frentes. Emergencias añadió que, debido a la humedad, el fuego había avanzado de manera más lenta y esperaba "una evolución favorable". Por otra parte, ayer no fue necesario realizar más desalojos ni se detectó afección a viviendas. Desde primera hora de la mañana de ayer, 30 dotaciones terrestres del Consorcio Provincial de Bomberos trabajaron en la extinción junto a una decena de bomberos forestales del Servicio de la Generalitat y 4 Brifos del Consorcio Provincial valenciano. Además, 20 medios aéreos participaron en las labores de extinción, pese a que la lluvia y el granizo les obligó a detener su actuación. Además, colaboró el HLC de la Unidad Militar de Emergencias y los gobiernos autonómicos de la Región de Murcia y Castilla-La Mancha ofrecieron sus medios.

"Muy duro"

El Ayuntamiento de Fageca, por su parte, ha señalado que la evolución del fuego es "muy favorable". En un comunicado, el gobierno local ha indicado que en Tollos se ha controlado el fuego, mientras que en Benimassot "ha pasado por encima del pueblo y tampoco ha afectado a las viviendas pese a que permanece activo".

Fageca también ha apuntado que el foco de Famorca-Castells está "relativamente controlado" y que es "muy difícil que suba a Serrella", uno de los temores que compartían en la jornada del martes tanto alcaldes como los responsables de los servicios de emergencias. Su alcalde, Ismael Vidal, ha matizado que los focos no se encuentran controlados como tal, sino "tranquilos", y que esta es su percepción en base a lo que le transmiten tanto Bomberos como Guardia Civil.

"La noche en Margarida ha sido muy, muy dura. En varios momentos daban el pueblo por perdido", indica Rubén Cervera, uno de los vecinos con permiso para estar en el lugar

Vidal ha indicado que el mayor foco se encuentra ahora entre Benimassot y Balones, ya que esta población es la que se encuentra ahora en mayor peligro por el fuego. Sin embargo, el alcalde del municipio ha apuntado que "todo depende del viento". Los vecinos de los municipios afectados, ha añadido, continúan evacuados y no hay una orden diferente para adelantar su regreso.

En Margarida la noche ha sido "muy, muy dura", ha indicado Rubén Cervera, que tiene permiso para estar en el pueblo y vigilar que todo esté en orden mientras la gente tenga que estar fuera: "En varios momentos daban el pueblo por perdido. No hay ninguna casa afectada pero de milagro", señala tras prepararle un café a los bomberos.

En otros lugares donde el incendio ha estado muy activo en los últimos días, como Famorca, la situación es ahora más tranquila. Su alcalde, Vicente Ruiz, ha apuntado que los dos focos se controlaron ayer. Ahora, ha indicado, está "esperando instrucciones para el retorno a las casas porque los vecinos están un poco nerviosos y deseando volver".

Ximo Canet, vecino de Benimassot evacuado en Balones, ha hecho de voluntario en su municipio junto a los que se han quedado vigilando el pueblo: "Habría pasado la noche en vela, así que cogí el coche y fui. Allí agarramos mangueras y las enchufamos para refrescar toda la zona. Después, ayudamos a los bomberos porque ellos no conocían la zona y nosotros sí. A las 4.00 la situación ya estaba más calmada y he vuelto a Balones con mi familia". Ximo, además, ha criticado la gestión de los montes: "Si hubiera brigadas todo el año sería mejor porque no habría tanto peligro de que se quemara todo. Me consta que en Castellón y en Valencia la Diputación aporta dinero a estos puestos, estaría bien que en Alicante también se hiciera".

Juan Tomás Bou, alcalde de Balones, ha destacado que "los jóvenes se lo toman mejor que los mayores", aunque ha indicado que, independientemente de la edad, "la preocupación está ahí". Nati, una vecina, ha indicado que cuando les evacuaron se empezaron a asustar, pero ha apuntado que ahora tienen que "tener optimismo y ser positivos" para afrontar la situación.

Carreteras cortadas

El Servicio de Emergencias de la Generalitat cuenta a primera hora de la tarde con 8 carreteras cortadas en la zona de la Vall d'Ebo, 6 en la Marina Alta y 2 en El Comtat, incluyendo la CV-754 entre Quatretondeta y Fageca, que se ha añadido en la jornada del miércoles a las 7 que ya estaban cortadas.

La meteorología podría ser cambiante a lo largo de la tarde. El Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante ha dado cuenta en sus redes sociales de la caída de granizo en Pego. También el Servicio de Emergencias, que ha señalado que los medios aéreos se han retirado a consecuencia de las lluvias y el granizo.

Noticias relacionadas

La alerta amarilla está declarada desde primera hora de la mañana en el norte de la provincia por los fenómenos meteorológicos en forma de lluvia, granizo y viento que podrían sucederse a lo largo de la tarde.

Almendros como cortafuegos

Los campos de olivos y almendros que los agricultores aún trabajan se han convertido en el cortafuego más eficaz en el incendio. Así, por ejemplo, en las montañas que jalonan la carretera que une la Vall d’Ebo y Pla de Petracos (Castell de Castells), aparecen una especie de oásis. Son campos de olivos y almendros que los agricultores aún trabajan. Se han convertido en efectivos cortafuegos. Las montañas están carbonizadas. Pero ese paisaje negro y desolado cambia cuando llega al linde de un terreno que todavía está en cultivo. Allí no ha entrado el fuego. Ese efecto de cortafuego todavía es más acusado en los bancales que tienen muros de piedra seca. Informa.