Actos cotidianos con riesgo

Esta es la multa que te puede caer si te muerdes las uñas (y no es un bulo)

El reglamento de circulación obliga a los conductores a mantener la libertad de movimientos, el campo de visión y l campo necesario de visión y la atención permanente en la carretera

Un mujer conduce un coche.

Un mujer conduce un coche. / Zeta_intramedia

2
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Durante este agosto, la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé más de 49 millones de desplazamientos por las carreteras de España. En julio, se registraron 45,2 millones de movimientos de largo recorrido y 131 personas murieron en accidentes de tráfico, un 12% que el mismo periodo de 2019. Las estadísticas no mienten: los siniestros con víctimas mortales van al alza en las carreteras españolas tras la pandemia por el covid. Por eso, las autoridades piden prudencia al volante. Cualquier gesto o movimiento pueden tener un final fatal. Como el hecho de morderse las uñas, un acto que además acarrea una buena multa.

El artículo 17.1 del Reglamento de Circulación es claro: “Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos”, señala. Además, el punto 18.1 va más allá: "El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción; así como cuidar la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados", reza.

El reglamento no pone ejemplos, pero deja clara las normas

Los artículos de la norma no ponen ejemplos prácticos. Pero esa libertad de gestos y la atención al volante pueden verse cuartados con movimientos cotidianos. Sucede al comer o beber mientras conduces. Hasta los besos son un riesgo al volante. Morderse las uñas no es una excepción. Aunque pueda parecer un bulo, este acto atenta contra la seguridad vial.

Noticias relacionadas

Por eso, cualquier agente de tráfico puede interpretar que estar conduciendo con una sola mano mientras se tiene la otra en la boca distraídamente puede suponer un peligro. Por tanto, puede imponer una multa de 80 euros por haber incumplido cualquiera de los dos artículos mencionados. La sanción, sin embargo, no incluye la pérdida de puntos del carnet de conducir.

Por si no fuera suficiente, el artículo 3.1 vuelve a dar la razón a las autoridades. Hace referencia a la forma de conducción, advirtiendo de que "debe hacerse con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno; y prohíbe terminantemente conducir de modo negligente o temerario". Morderse las uñas, como besarse o comer, lo es.