Los numerosos incidentes con orcas en Galicia obligan a plantear restricciones de paso a veleros

Los expertos niegan que sean ataques a los barcos o a sus tripulantes, sino “interacciones” cuyas causas se ignoran

Los numerosos incidentes con orcas en Galicia obligan a plantear restricciones de paso a veleros
4
Se lee en minutos
José Manuel Gutiérrez

El elevado número de casos de contactos de orcas con veleros en las costas coruñesas durante este verano, en especial en la zona de Fisterra, hace que la Capitanía Marítima de A Coruña estudie la posibilidad de restringir la navegación de veleros en las áreas en las que se producen. El capitán marítimo, Gonzalo Guillén, señala que durante el pasado fin de semana se contabilizaron varios casos en el área de Fisterra y que ayer mismo ocurrió otro.

Guillén advierte sin embargo que las orcas “son muy estacionales” y pueden abandonar la costa gallega en cualquier momento, así como que un cambio en el tiempo reduciría de forma notable el contacto con ellas por la disminución del número de veleros en el mar, que ahora es elevado.

“Pero estamos muy pendientes de esto y si hace falta volveremos a prohibir la navegación como hace dos años”, indicó el capitán marítimo, que añadió que “en principio sería la zona de Fisterra a unas 15 millas y a un tipo muy particular de veleros, con casco de plástico, orza y timón, ya que solo pasa con ellos y nadie sabe por qué”.

Alfredo López, miembro de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma) considera difícil aplicar esa medida porque “habría que delimitar una zona y no hay un punto caliente en este momento, ya que están en un área muy amplia”. Recuerda que hace dos años se limitó la navegación entre cabo Prior y Cedeira porque hubo casos reiterados, pero este verano se produjeron en A Mariña, Camariñas, Fisterra y Ons.

López rechaza que estos incidentes sean ataques, sino “interacciones”, ya que de los testimonios de los navegantes que los han vivido se deduce que “los animales no tienen actitudes agresivas y que lo que hacen es responder a algo que está en el mar y tocarlo”. Aunque admite que hay casos en los que se han producido roturas de orzas o timones, advierte de que las orcas “no pretenden hundir el barco ni comerse a la gente”.

“Los navegantes siempre tienen que tener muy claro que los humanos somos intrusos en el mar y que nuestra actividad en el mismo está influyendo en el resto de animales que están en él”, pone de relieve este miembro de la Cemma, que contrasta la alegría que supone la presencia de delfines nadando junto a la proa de los veleros con los contactos de las orcas con la popa de los barcos, aunque considera que ambas actuaciones “son exactamente lo mismo”, por lo que estima que no se debe atemorizar a las personas que desconocen este tipo de comportamientos de los cetáceos.

Las aproximaciones de las orcas a los veleros comenzaron hace dos años y por el momento se desconoce a qué se debe este comportamiento. “Existe la hipótesis de que puede ser un comportamiento autoinducido porque lo inventaron y lo repiten, o que esté motivado por una situación aversiva y que intenten parar el barco para no volver a vivirla”, comenta López.

Las orcas frecuentan la costa gallega habitualmente a finales del verano, “pero este año se adelantaron porque cruzaron el estrecho de Gibraltar en febrero”, según detalla este experto, quien añade que solo se alimentan de atún y salen del Mediterráneo cuando esta especie desova en el Atlántica, así como que están muy distribuidas desde Gibraltar hasta la Bretaña francesa.

La Cemma recomienda a través de su pagina web y de Salvamento Marítimo que los navegantes que se encuentren con orcas durante su travesía que “disminuyan la velocidad de la embarcación si es posible, porque sabemos que es una motivación para los cetáceos, ya que compiten con el barco en velocidad”. También se aconseja dejar el timón libre “porque al golpearlo puede haber personas a bordo que se lastimen”.

Noticias relacionadas

Según Alfredo López, estas medidas “no van a eliminar las interacciones pero sí pueden reducir su intensidad y la duración”. Otra recomendación para los navegantes es que procuren no surcar de noche las zonas de la costa gallega en las que se hayan producido casos. La razón no es que las orcas se aproximen más a los veleros durante el horario nocturno, sino porque en esas condiciones los rescates a las embarcaciones son más dificultosos, por lo que la Cemma aconseja que se pase la noche en los puertos.

Mientras tanto se suceden los incidentes con orcas en aguas de Galicia. En las últimas horas Salvamento Marítimo informaba de que el velero 'Jan Steen' estaba siendo remolcado al puerto de A Coruña tras quedar sin timón tras "una interacción con orcas". A bordo viajan dos adultos y tres niños.