Incidencia "por sorpresa"

España sufre 11.000 muertes inusuales en julio por el calor y el covid, principalmente

La actividad de las funerarias se ha disparado hasta un 25% por el aumento de fallecimientos

Un hombre mayor se refresca en el centro de Sevilla, el pasado domingo.

Un hombre mayor se refresca en el centro de Sevilla, el pasado domingo. / EFE / Salas (Efe)

3
Se lee en minutos
EFE

No ha habido hasta ahora ningún inicio de verano con un mayor exceso de muertes atribuibles a las altas temperaturas que este: el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) considera que 2.223 fallecimientos son atribuibles a la canícula. Además de las ola de calor, el covid y otras causas no determinadas todavía han provocado un inusual incremento de la mortalidad en julio, lo que ha elevado hasta en un 25% la actividad de las funerarias. En concreto, se habrían registrado 10.928 muertes no esperadas, según las estimaciones del Ministerio de Sanidad, 2.000 de las cuales a causa del virus. La cifra total de exceso de mortalidad del pasado mes es muy superior a las 2.385 estimadas para el mismo período de 2021, las 1.972 de 2020 o las 1.057 de 2019.

Los incrementos puntuales de mortalidad son cíclicos, pero el de julio les ha "pillado por sorpresa", indica el vicepresidente de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef),Juan José López. Esta entidad, que aglutina el 60% de los servicios de entierros y exequias en España.

De esta cifra, más de medio millar de muertes se habrían producido en residencias de abuelos, de acuerdo con los datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) y 548 más entre el 27 de junio y el 31 de julio.

El Imserso detalla que, tras un mes de junio con una media de medio centenar de víctimas semanales, las cifras prácticamente se duplicaron los primeros días de julio (98 muertes) y siguieron aumentando en la segunda y tercera semana (144 y 163 fallecidos, respectivamente) hasta reducirse a la mitad durante los últimos siete días de mes, con 86 muertes.

Picos esporádicos durante el año

López argumenta sus afirmaciones. Desde comienzos de año había un porcentaje de defunciones inferior al de 2019. "Iba muy plano, pero empezó a aumentar entre mayo y junio, y el mes de julio ha sido superior al de enero", detalla. En este sentido, explica que siempre hay épocas con mayor incidencia, como son el primer y último trimestre del año debido al frío, y algunos picos esporádicos en verano o en octubre, con la campaña de gripe. Sin embargo, cualifica que estos episodios de "hechos puntuales".

López cifra entre un 23 y un 25% el incremento de la actividad nacional de las funerarias durante el pasado mes, aunque destaca que creció notablemente en las comunidades del sur, como es el caso de Extremadura, con un 42% más, y en Andalucía, donde rozó el 40%. Mientras, Madrid se situó en la media.

Número de muertes en tiempo real

Una parte notable del aumento de muertes se debe a las olas de calor, aunque no a "golpes de calor", insiste el responsable de Panasef, que explica que los fallecidos son "personas vulnerables a las que afectan mucho las altas temperaturas". Aunque admite que carece de datos sobre el perfil de las víctimas, se atreve a señalar que son "personas con delicado estado de salud y mayores".

López recalca que ni las funerarias ni el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III pueden dar cifras exactas de defunciones, algo que solo corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), que las obtiene del Registro Civil.

Cifras estimadas

En este sentido, revela que Panasef trabaja desde hace más de año y medio con el Ministerio de Justicia y la Organización Médico Colegial (OMC) para conseguir que se conozcan las muertes en tiempo real. Sería a través de una plataforma informática en la que se volcarían los datos que recibe el registro dependiente del departamento.

Noticias relacionadas

Las 10.928 muertes no esperadas no son cifras reales, sino que se trata de una estimación que el MoMo hace a partir de un modelo matemático que utiliza tres fuentes de datos: la de los registros civiles, que no especifican la causa codificada de defunción, las temperaturas según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a nivel provincial en el mismo periodo de tiempo, y la población por grupo de edad, sexo y provincia, extraídos del INE.

A partir de ahí, se hace una estimación estadística de excesos de mortalidad para un día determinado comparando series históricas, pero no ofrece cifras reales de defunciones. Estas estimaciones, además, no se pueden considerar consolidadas hasta que haya pasado al menos un mes desde su publicación, si bien van dando una idea de la evolución de la demografía de España.