Tendencia al alza

Sumisión química por pinchazo: cómo actuar en caso de sufrirla

Los Mossos d'Esquadra tienen ya 17 denuncias por estos intentos de agresión en discotecas

¿Cómo actuar si notas un pinchazo en una discoteca? / Martha Jordan

1
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Míriam Alba, una estudiante de Barcelona de 20 años, salió de fiesta con las amigas. En la discoteca, de repente, sintió un pinchazo en la cara interna. "En 10 minutos me desplomé, quedé semiinconsciente, sentía que tenía que decir que sí a todo lo que me dijesen. No tenía voluntad, no podía controlar nada", explica sobre el intento de sumisión química que sufrió. Por suerte, pidió ayuda rápidamente al personal del local, que la atendió. De lo contrario, podría haber sufrido un abuso, una agresión sexual o un hurto. Si vives un ataque de este tipo, te explicamos cómo actuar.

En los últimos cinco años, una de cada tres agresiones sexuales se produjo a través de la sumisión química, según datos del Instituto Nacional de Toxicología. Además, el 33% de las víctimas dio positivo en drogas, alcohol, ansiolíticos o fármacos sedantes. Estas sustancias, de acción rápida y corta duración, provocan un estado de inconsciencia o semiinconsciencia que, a su vez, dificulta el reconocimiento del hecho.

Método más sofisticado

El método más habitual para suministrar las drogas es a través de la bebida, ya sea en forma de pastilla o en polvo. Sin embargo, los Mossos d'Esquadra ya han registrado 17 denuncias por pinchazos en muslos y brazos dentro de discotecas: 12 de los casos han ocurrido en la zona de Lloret de Mar y cinco, en Barcelona.

Los agresores utilizan drogas que son fáciles de obtener y de administrar con un objetivo: producir amnesia, sedación, desinhibición y hasta alucinaciones. Como sus efectos duran poco, los análisis médicos posteriores no detectan su presencia.

Noticias relacionadas

Ante el aumento de casos de sumisión química, las asociaciones feministas explican cómo hay que actuar si alguien sufre esta práctica. Es el caso de Equipo Ágora, que insta a avisar rápidamente a la policía o acudir al hospital y pedir un protocolo de sumisión química. Además, recalca la importancia de recabar testigos de los hechos.

La asociación también recuerda que aplicar protocolo de seguimiento de posibles enfermedades que se contagian vía intravenosa ante la probabilidad de que la aguja fuera usada con más de una persona.

Temas

Drogas Mujeres