Evolución del virus

Estos son los nuevos síntomas de la viruela del mono según un reciente estudio

Imagen de archivo de una persona con llagas en la lengua.

Imagen de archivo de una persona con llagas en la lengua.

1
Se lee en minutos
El Periódico

La OMS ha declarado la alerta máxima internacional ante el aumento de casos de la viruela del mono. Las erupciones en la piel son, sin duda alguna, el síntoma más conocido de la viruela el mono. No obstante, hay otros muchos indicios de esta enfermedad que no son tan reconocidos, tal como indica un estudio llevado a cabo por la Universidad Queen Mary de Londres. Las lesiones en los genitales y las llagas en la boca o el ano son algunos de los síntomas asociados a la viruela, cuya similitud con los de las infecciones de transmisión sexual puede llevar a realizar diagnósticos erróneos.

Sorpresa para los investigadores

La investigación, que ha sido publicada en The New England Journal of Medicine (NEJM), ha servido para detectar muchos síntomas clínicos que, pese a no estar reconocidos en las definiciones médicas del virus, están presentes en muchos de los individuos infectados.

Los resultados han sorprendido al equipo de investigadores, que esperaban hallar problemas cutáneos y erupciones. En cambio, también han descubierto que una de cada diez personas padecía una única lesión cutánea en la zona genital, mientras que el 15 % presentaba dolor anal y/o rectal. "Hemos demostrado que las actuales definiciones internacionales de casos deben ampliarse para añadir síntomas que no se incluyen actualmente, como las llagas en la boca, en la mucosa anal y las úlceras simples", ha dicho John Thornhill, uno de los autores del informe.

Vías de transmisión

Noticias relacionadas

La investigación en cuestión se ha llevado a cabo sobre una muestra de 528 infecciones confirmadas entre el 27 de abril y el 24 de junio. Si bien es cierto que las aproximaciones sexuales son la vía de transmisión más probable, también se destaca que "cualquier contacto físico próximo" mediante grandes gotas respiratorias puede suponer el contagio de viruela del mono.

Los profesionales insisten en entrenar al personal sanitario para identificar y tratar esta enfermedad, ya que el diagnóstico erróneo, habitual por las similitudes que existen entre esta infección y otras de transmisión sexual, puede retrasar la detección del virus, que ya afecta a 13.000 personas y se ha expandido a setenta países.