Ola de calor

El fuego se ceba en el Bages en el primer gran incendio del verano

Un total de 200 personas siguen evacuadas, hay cuatro heridos leves, carreteras cortadas y al menos 17 viviendas con daños

6
Se lee en minutos
Marc Morera / Gisela Macedo / Pau Brunet / Francesc Galindo

Vecinos abandonando sus casas con la documentación imprescindible, casas quemadas, vecinos confinados, espacios provisionales para acoger desalojados donde se reparten agua y mascarillas, cortafuegos… Este es el dantesco panorama generado por la tormenta de más de mil hectáreas de fuego que ha vivido este domingo la comarca del Bages, y que ha provocado devastación y miedo especialmente en el primer gran incendio del verano en Catalunya.

Emergencias ha recibido el aviso a las 13.04 horas, en uno de los picos de calor de la jornada con una temperatura por encima de los 35ºC, y en medio de una semana marcada por la ola de calor. En una hora y media, los Bombers de la Generalitat ya informaban de 440 hectáreas quemadas y, a las nueve de la noche, ya habían superado las 1.200. 

Según ha apuntado el subdirector del cuerpo de Bombers, David Borrell, los trabajos de los bomberos se han centrado en detener la carrera de la cabeza del incendio, en el norte, y el flanco izquierdo. Este último resulta especialmente preocupante por una posible apertura en dirección al núcleo del Pont de Vilomara. Cuando estos estén controlados, pasarán a centrarse en el flanco derecho, que podría avanzar hacia Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac y, de ser así, podría llegar a quemar 6.000 hectáreas de terreno forestal.

Evacuaciones y confinamientos

Más de 120 dotaciones de bomberos, con 350 efectivos, trabajan en este fuego que ha obligado a evacuar a los residentes de las zonas más amenazadas, y a confinar a toda la población de Pont de Vilomara i Rocafort, Sant Fruitós de Bages y Navarcles. En la zona se han habilitado tres centros que alojan a unas 200 personas que han sido evacuadas de sus hogares, mientras que otras han optado por refugiarse en casas de familiares. 

Antes del confinamiento, decenas de vecinos de Sant Fruitós de Bages han salido para ver cómo las llamas del incendio llegaban a llamar a la puerta del casco urbano, con lágrimas en los ojos y caras de incredulidad. Las llamas eran muy vivas, se escuchaba el chasquido de los árboles al caer al suelo y el cielo se había ennegrecido. La cantidad de ceniza suspendida al aire era notable y provocaba picor en los ojos y problemas para respirar.

Vecinos evacuados en el Pont de Vilomara i Rocafort

/ ACN

La pregunta que se hacían muchos de los presentes era precisamente en qué estado habían quedado las viviendas desalojadas: la primera línea de casas del Pont de Vilomara más cercana al fuego, y las urbanizaciones de River Park y Les Brucardes. Según ha informado David Borrell, subdirector del cuerpo de Bombers de la Generalitat, se han producido "daños importantes en las urbanizaciones". A las 21.00 horas, había constancia de 17 viviendas afectadas con distinta gravedad aunque ha augurado que en las próximas horas "irán saliendo más".

"Los Mossos nos han dado un minuto y medio para dejar la casa"

Los vecinos desalojados han relatado su experiencia. "Estábamos preparando las maletas para irnos de vacaciones y a las 14.30 los Mossos nos han dicho que teníamos un minuto y medio para dejar la casa". Así lo ha explicado Ainhoa Caparrós, vecina de la urbanización River Park. “Cuando la policía nos ha dicho que nos fuéramos, hemos cogido al animal de compañía y cuatro cosas más, y nos hemos marchado”. Posteriormente, se han refugiado en la casa de unos familiares: "En Cardona tenemos familia y nos hemos desplazado hasta allí.

Caparrós también lamenta la falta de información: "A estas alturas no sabemos en qué estado se encuentra nuestra casa, no ha habido ningún comunicado por parte del Ayuntamiento de El Pont. No sabemos nada, todas las novedades nos llegan a través de los medios informativos. Estamos siguiendo el incendio muy de cerca", ha contado la mujer este domingo por la tarde.

Protección Civil, por tu parte, ha advertido de que es "muy importante evitar autoevacuaciones" y ha pedido a la ciudadanía que se marche hacia el interior de los núcleos de la población, sin desplazarse a otros municipios.

Afectaciones en las carreteras

En cuanto a las afectaciones en el tráfico a causa del fuego, se han cortado cortadas cuatro carreteras: la C-16 en Manresa en ambos sentidos, la BV-1124 entre Rocafort y el Pont de Vilomara, la BV-1125 entre el acceso a la C-55 y el Pont de Vilomara y la BV-1129 entre el acceso a la C-55 y Sant Vicenç de Castellet.

Elena: "El fuego es extraordinario"

El 'conseller' de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena, se ha desplazado hasta la zona afectada este domingo por la tarde, concretamente a Sant Vicenç de Castellet, donde los Bombers han situado su centro de mando. En una comparecencia ante los medios de comunicación, ha explicado que el incendio "ha comenzado de una forma muy violenta y se ha extendido muy rápidamente" porque, además de las altas temperaturas, el viento lo ha facilitado.

También ha subrayado que la intensidad y el esfuerzo -de Bombers y Agents Rurals- está siendo extraordinario "porque el fuego es extraordinario". En cuanto a los posibles daños personales, el 'conseller' ha celebrado que no haya que lamentar ninguno más allá de cuatro heridos leves que rápidamente han recibido el alta.

Sobre cómo van a encarar la noche de este domingo, Elena ha explicado que los Bombers seguirán trabajando “con mucha intensidad”, y que continuarán habiendo 350 efectivos. De cara a la jornada de este lunes, ha augurado que será “un día muy implicado” en el que tendrán que reunirse “para decidir las medidas” necesarias para evitar daños mayores, y es que el cuerpo de bomberos no podría permitirse la aparición de otro incendio simultáneo

Borrell: "Esto solo pasa en casos muy extremos"

Noticias relacionadas

David Borrell, subdirector del cuerpo de Bombers de la Generalitat, ha declarado ante los medios que se trata de un incendio "muy complicado", especialmente por la hora en la que ha empezado -a la una del mediodía-, y en una semana en plena ola de calor. "No solo la cabeza del incendio ha salido fuera de la capacidad de extinción de los bomberos, también nos pasaba con los flancos. Esto no es habitual, solo pasa en casos muy extremos".

"La situación de hoy se ha visto agravada por las tres urbanizaciones donde sabíamos que impactaría el incendio, y han habido decenas de afectaciones de casas. Hemos destinado muchos recursos para minimizar los daños que han sufrido estas casas, que han sido de diferente gravedad", ha añadido.