La vida después de la obesidad: “He aprendido a amarme más a mí misma”

Isabel Romero, una mujer que se sometió a una gastrectomía vertical en 2021, nos explica cómo ha logrado perder 50 kg en un año

La Unidad de Cirugía de la Obesidad, Tratamiento del Sobrepeso y Nutrición de Clínica Corachan cuenta con un equipo experto y multidisciplinar para el tratamiento de esta enfermedad

Isabel Romero ha perdido más de 50 kg después de someterse a una gastrectomía vertical

Isabel Romero ha perdido más de 50 kg después de someterse a una gastrectomía vertical / Cedida

7
Se lee en minutos
Pep Canals

La obesidad puede cambiar la vida de una persona por completo. A los múltiples problemas de salud como la posibilidad de desarrollar diabetes mellitus de tipo 2, hipertensión arterial o problemas de corazón, entre otros, hay que sumarle la afectación que puede tener en la salud mental de quien la padece y, por ende, a su proyección vital, profesional y social. La obesidad no es un problema estético, es una enfermedad que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya considera como crónica y que en España ya afecta al 22% de la población.

En la actualidad, y a pesar de que el crecimiento sea sostenido cada año, existen tratamientos para tratar la obesidad y el sobrepeso. En los casos más extremos de la primera, la cirugía bariátrica se ha consolidado en los últimos años como el método más eficaz para lograr solucionar el problema. Y ese es el caso de Isabel Romero, una mujer de 41 años que en marzo de 2021 se sometió a una gastrectomía vertical en la Unidad de Cirugía de la Obesidad y Nutrición de Clínica Corachan (UCON).

Romero llegó a la consulta del Dr. Ramón Vilallonga, cirujano de UCON, con un peso de 115 kg y un Índice de Masa Corporal (IMC) de 44 Kg/m2. “Mi médico de cabecera me dijo que si continuaba con tanto sobrepeso, podría tener un infarto”, explica. “Tenía problemas de salud como el colesterol alto, apneas y, además, le diagnosticamos el hígado graso por ecografía”, apunta Vilallonga.

“Me compraba tallas más grandes como si nada”

Llegar a ese extremo no es un proceso rápido. Romero fue ganando peso de forma progresiva durante 18 años. Esta mujer de Girona jugaba al fútbol desde la infancia, llegando a competir en primera división nacional, y había sido una aficionada del fitness. “De un día para otro dejé todo el deporte que hacía y fue entonces cuando empecé a engordar”, asegura.

Las bebidas gaseosas eran su perdición. “Nunca he sido de comer en grandes cantidades, pero abusaba de este tipo de productos”, explica Romero. Ella notaba la ganancia de peso, pero reconoce que le daba igual. “Te miras en el espejo, pero no reaccionas. Me iba comprando tallas de ropa como si nada y llegué a utilizar una 56. Comprar ropa que me fuera bien era un suplicio, no encontraba nada”, añade.

Isabel Romero antes de someterse a la gastrectomía vertical

/ Cedida

El límite llegó cuando alcanzó los 115 kg y su médico de cabecera la advirtió de los riesgos que comportaba. “En ese momento ya pensaba en la posibilidad de hacerme una cirugía bariátrica, pero entre la preparación y la lista de espera, tenía que esperar unos cuatro años en la sanidad pública”, apunta Romero.

Una amiga le habló del Dr. Ramón Vilallonga y decidió apostar por la UCON. “La decisión de operarme no fue difícil”, recuerda.

¿Qué es la gastrectomía vertical?

Romero se sometió a una gastrectomía vertical o más popularmente conocida como reducción de estómago. Este tipo de cirugía consiste en reducir de forma drástica el tamaño del estómago para que requiera de una menor cantidad de alimentos y así obtener una sensación de saciedad mayor.

El procedimiento quirúrgico se realiza por laparoscopia, un método que consiste en introducir una cámara y los instrumentos necesarios para llevar a cabo la cirugía a través de pequeños orificios. Este tipo de procedimiento es muy poco invasivo y favorece la recuperación del paciente durante el postoperatorio. En el caso de Romero tan solo necesitó dos días de ingreso

Previamente a la cirugía, Romero fue evaluada por el equipo de UCON. “La pusimos en estudio y le realizamos las pruebas habituales, le dimos consejo nutricional y se revisaron todas las analíticas de endocrinología”, apunta el Dr. Vilallonga.

El éxito de la gastrectomía vertical

“Su caso es un éxito de la cirugía. Perdió más de 50 kg y su actual IMC es de 24”, asegura el cirujano de UCON. Los expertos miden los resultados a partir de un dato: la cirugía es exitosa si se logra una reducción del sobrepeso superior al 70%. A los seis meses de la intervención Romero ya había perdido un 68%.

“La doctora hizo el gesto de quitarse el sombrero. Yo me hacía fotos cada dos por tres y me decía: ¡Guau!, ¡Pero si tenía costillas! Me tenía que haber detenido en los 68 y ahora estoy en 66,300”, explica risueña la paciente de UCON. Pero no solo ella se daba cuenta del cambio. Isabel trabaja en un mercado de Girona y la clientela también se lo comentaba. “La gente notaba el cambio y me decía cosas”, asegura.

Romero recuerda que la primera semana estaba súper eufórica. “La segunda me vino el bajón. Me faltaba azúcar, pero poco a poco fui aprendiendo a escuchar a mi cuerpo. Al primer suspiro ya notas que estás llena. Recuerdo que la segunda o la tercera semana tenía que comer 50 gramos de proteína y el resto verdura, y yo con tres albóndigas ya estaba repleta”, ríe.

El tratamiento de la obesidad mejora la calidad de vida 

Un año después su vida ha mejorado en todos los sentidos. Ha vuelto a jugar al fútbol, comprar ropa ha dejado de ser un suplicio y usa una talla 38, pero, también, percibe la vida de otra forma. “Con todo esto he aprendido a amarme más a mí misma y a pasar más de lo que digan los demás. Yo, en realidad, siempre he respetado a todo el mundo tenga el aspecto físico que tenga. Creo que una cosa es la salud, y otra es acompañar a las personas, sean como sean”, dice Romero.

Pero esos no han sido los únicos cambios. En 2020 se abrió un perfil de Tik Tok (cucafish) que ya acumula casi 3.000 seguidores, al principio vinculado a su actividad profesional y, en la actualidad, más basado en su imagen. “Me siento más cómoda conmigo misma y la cirugía ha influido”, explica. En su perfil hay publicaciones en las que se pueden apreciar los cambios del último año.

@cucafish

cambios

♬ sonido original - cuca13

Romero lo tiene claro: “Después de mi experiencia, a cualquiera que tenga un sobrepeso como el que yo tenía le diría: Si quieres seguir viviendo, opérate; si quieres volver a mirarte a un espejo y a ser feliz otra vez, también. Y si le tienes miedo al quirófano, piensa que más miedo deberías tener a infartar o a morir durmiendo”.

Tratamiento integral de la obesidad

La Unidad de Cirugía de la Obesidad, Tratamiento del Sobrepeso y Nutrición (UCON) de Clínica Corachan ofrece un servicio integral en el tratamiento de la obesidad en cada una de sus fases. Su equipo está formado por endocrinólogos, endoscopistas, dietistas y psicólogos altamente especializados en el tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de la obesidad.

Entre las cirugías que se practican en esta unidad de Clínica Corachan destacan el bypass gástrico o la gastrectomía vertical, ambas realizadas por laparoscopia. En casos en los que la cirugía no funcione según lo esperado, UCON también cuenta con especialistas en revisión bariátrica.

Además, dispone de una unidad de cirugía endoscópica especializada en la colocación de balones intragástricos.

La Unidad de Cirugía de la Obesidad y Nutrición (UCON) cuenta con un equipo multidisciplinar para el tratamiento integral de la obesidad

/ Cedida / Clínica Corachan

Para el tratamiento de la obesidad no quirúrgica se trabaja desde el cambio de hábitos, la nutrición y la psicología. Además, también ofrecen tratamiento dietético de las patologías digestivas como la celiaquía, el reflujo gastroesofágico o la indigestión.

Clínica Corachan ofrece la posibilidad de financiar este tipo de intervenciones. También cuenta con acuerdos con las principales mutuas del país como Adeslas, DKV, Agrupació , Cigna, Asistencia Sanitaria o MGC, entre otros.

¿Tienes problemas de sobrepeso u obesidad y quieres tratarlos? Pregunta al equipo de expertos de la UCON.