EBAU 2022

Qué pasa si suspendes un examen de Selectividad

Para obtener la nota mínima y aprobar la EBAU no es necesario superar todos los exámenes de la fase general, ya que se realiza una media aritmética entre las cuatro notas

Qué pasa si suspendes un examen de Selectividad

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
R. G.

La vida de una persona de una sucesión de capítulos que vamos escribiendo cada día, con cada decisión que tomamos. Uno de los pasajes que suele quedar grabado en la memoria de muchos es el de la Selectividad, una prueba que atormenta a miles de estudiantes cada año en nuestro país.

La temida prueba, que todos los veranos pone a prueba los nervios de los alumnos, supone el último reto para poder acceder al grado universitario. Quienes logran superarla con la nota que necesitan podrán seguir adelante con sus metas y sueños. Este año, la media de aprobados en España fue del 93,57%.

Al igual que en las dos anteriores convocatorias, los estudiantes de Bachillerato se han enfrentado a unos exámenes más sencillos por el contexto de pandemia, ya que las medidas que ha obligado a adoptar han dificultado el aprendizaje y la preparación de las pruebas.

Pero, ¿qué ocurre con aquellas personas que suspenden uno de los exámenes que componen la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU)? Son muchas las dudas que rodean a los estudiantes que se ven en esta situación, por ello, aquí apuntamos información que puede resultar de interés.

¿Cuándo se suspende la selectividad?

Antes de nada, tenemos que dejar claro que la EBAU se suspende cuando no se obtienen 4 puntos en la fase general o cuando la media ponderada entre la calificación de la fase general (40%) y la nota media del expediente académico de bachillerato (60%) es menor que 5.

 ¿Hay que aprobar todos los exámenes de la EBAU?

Para obtener la nota mínima y aprobar la EBAU no es necesario superar todos los exámenes de la fase general. Lo que sí tenemos que conseguir es que la media aritmética de los cuatro exámenes supere el 4. Por lo tanto, no es imprescindible aprobar todos y cada uno de los exámenes si conseguimos compensar unas notas con otras.

No ocurre lo mismo en la fase específica, en la que el estudiante tiene la opción de enfrentarse a de dos a cuatro asignaturas que ellos mismo eligen. Al tratarse de una fase voluntaria, las clasificaciones que se no tienen la misma importancia como las obligatorias. De hecho, solo se tendrán en cuenta para la media aritmética las dos asignaturas que tengan la nota más alta. En esta fase opcional, que solo se tiene en cuenta si tenemos la fase general aprobada, cada una de las materias se considera superada solo si se obtiene una nota igual o superior a 5 sobre 10.

¿Se puede acceder a la Universidad sin aprobar la EBAU?

No. Para acceder a la universidad es necesario aprobar la EBAU. Para ello, se deben obtener 4 puntos o más y la media ponderada entre la calificación de la fase general de la selectividad (40%) y la nota media del expediente académico de bachillerato (60%) ha de ser igual o superior a 5 puntos.

No podemos olvidar de que, en caso de haber suspendido algún examen, siempre existe la posibilidad de revisar la prueba. En el caso de que el alumno considere injusta la nota, tiene la oportunidad y el derecho de que otro profesor le vuelva a corregir el examen.

El tiempo de validez de las notas de ambas fases también es diferente. Mientras la fase obligatoria la validez es indefinida y solo puede aumentar la nota si el estudiante se vuelve a presentar, la fase voluntaria tiene una vigencia de dos cursos académicos desde que se superan los exámenes.

Si se aprueban algunas materias en junio y otras no, ¿hay que repetirlas todas en julio?

Noticias relacionadas

Si se suspende la fase general de la primera convocatoria, . Si la media aritmética de los cuatro exámenes de la fase obligatoria no llega a los 4 puntos, la EBAU se considerará suspendida. Por lo tanto, en cada convocatoria se deben realizar los cuatro ejercicios que conforman la fase general.

Pero, debemos recordar que en muchos casos no es suficiente con aprobar la selectividad para acceder a muchos grados, sino que se debe superar la nota de corte que marca la universidad. Además, es importante recordar que la selectividad no es el único camino hacia la universidad. Por lo que, si no se obtiene la nota necesaria, no es el fin del mundo. Podemos, por ejemplo, realizar una Formación Profesional relacionada con la carrera que queremos estudiar y después dar el salto al grado universitario con las notas obtenidas en dicha FP.