Una semana antes

Polémica a ritmo de Réquiem: críticas contra Educació por sus anuncios de inicio del próximo curso escolar

2
Se lee en minutos

Solo una semana después de cerrar el curso escolar, el Departament d'Educació de Catalunya vuelve a estar en el disparadero de las críticas de profesores y sindicatos. En esta ocasión, sin embaro, no es por su estrategia ni por ninguna medida, si no por los tres vídeos (uno para infantil, otro para primaria y otro para secundaria) con los que la Consellería ha recordado que el curso empezará una semana antes de lo habitual. La controversia se produce después de que el pasado miércoles se cerrara el curso 2021-22, el tercero de pandemia, para para 1.561.627 estudiantes y para más de 100.000 de profesores.

En estos vídeos se observa a un grupo de niños saliendo en tropel al patio (infantil), el reencuentro de dos amigas (primaria) y cómo dos enamorados vuelven a encontrarse tras el verano. Todo ello, claro está, acelerado por la semana de adelanto. Además, en este aleato, se subraya que la conciliación familiar, el aprendizaje y el feminismo son otros de los beneficios de esta medida, lo que ha soliviantado a sindicatos y profesores.

Polémica a ritmo del Requiem de Mozart

La hilaridad no termina aquí, y las redes sociales han hecho chanza de que el anuncio use como banda sonora 'Dies irae', un fragmento del Réquiem de Mozart que describe la llegada del juicio final. Según RAC 1, de hecho, lo que dice esta partes es: "Día de ira, aquel en el que el mundo será reducido a ceniza, tal y como anunciaron David y la Sibila. Qué espanto se producirá, cuando el juez venga a juzgarlo todo estrictamente".

Noticias relacionadas

Los políticos también han entrado en la cuestión y Jordi Jordán (aforado por Els Comuns) y Esther Niubó (del PSC) hacían reproches vía Twitter a Josep González-Cambray, que ha evitado responder.

El próximo curso, siguiendo las medidas ordenadas por el TSJC, todas las escuelas e institutos catalanes deberán impartir el 25 % de las materias en castellano, a lo que la consellería ha contestado con una nueva normativa que rehuye los porcentajes como metodologías para el aprendizaje del lenguas y que sitúa el catalán como lengua vehicular y el castellano como lengua curricular para el aprendizaje.