Intrusismo laboral

Sanidad prapara un registro de profesionales para evitar el intrusismo en las clínicas de estética

El máster en cirugía estética o cirugía cosmética no equivale a un título oficial, y los especialistas sostienen que "solo persigue confundir al paciente"

Imagen de archivo de un implante mamario. EPA/PETER NYIKOS

Imagen de archivo de un implante mamario. EPA/PETER NYIKOS / Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
EFE

En España, solo existe la especialidad de cirugía plástica, estética y reparadora y un título para obtenerla por lo que tener un máster en cirugía estética o cirugía cosmética no presupone tener el título oficial "y sólo sirve para confundir al paciente".

Este es el mensaje que traslada la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) al hilo del registro de profesionales, de carácter público, que prepara el Ministerio de Sanidad con los colegios de médicos y las comunidades autónomas para evitar el intrusismo y la mala praxis.

El anuncio del registro coincide con el ingreso, desde hace más de un mes, en la unidad de cuidados intensivos de un hospital madrileño de una mujer que se sometió a tres intervenciones de estética en una clínica privada de Madrid y la muerte a primeros de año de otra joven tras una operación de estética en un centro privado de Cartagena (Murcia).

En una entrevista con Efe, la presidenta electa de SECPRE, Isabel de Benito, reivindica "oficializar la especialidad" y que en los centros privados se exija la titulación de especialista a los médicos que vayan a acometer las operaciones de estética, intervenciones que no cubre la sanidad pública.

De Benito insiste en que los másteres en cirugía estética no son oficiales y la cirugía cosmética no existe como especialidad por lo que utilizar estos términos "solo persigue confundir al paciente que piensa que se está operando con alguien que ha recibido la formación adecuada, cuando en realidad no es así".

Los centros privados "pasan por alto" exigir la especialidad

Desde SECPRE insisten en que los pacientes tienen que estar informados, investigar y preguntar. La sociedad insta a que se acuda a centros que cumplan todos los requisitos del Ministerio de Sanidad, cuenten con urgencias y cuidados intensivos, y sobre todo que el facultativo tenga el título oficial de especialista.

Y es que el "problema", dicen, está en los centros privados donde "se pasa por alto" estar en posesión del título oficial y se permite hacer las operaciones a médicos sin la especialidad o con formación alternativa, e incluso a médicos de otros países con títulos sin homologar.

De Benito recuerda que un porcentaje altísimo de intervenciones, ocho de cada diez, las realizan médicos no especialistas en cirugía plástica, estética y reparadora con los riesgos que ello puede tener en la salud del paciente.

"La especialidad tiene que ser por vocación, no por afán monetario"

También en una entrevista con Efe, la vicepresidenta de Cirugía Estética de SECPRE, Nélida Grande, señala que para muchos médicos la parte más atractiva de la especialidad es la parte estética, "que es la que da dinero" pero hay una parte muy importante que es la reparadora, "que te enseña a reparar los problemas".

"Hay gente que se mete, aunque sean médicos, sin saber y esta es una especialidad que se lleva preparando 6 años de medicina y otros 6 de especialización" dice esta experta que lamenta que algunos facultativos solventen la especialidad con un curso de formación.

Grande insiste en que la especialidad hay que hacerla por vocación, "no por afán monetario porque hay que hacer las cosas por la salud del paciente y no movidos por el atractivo del dinero".

Respecto al registro de profesionales en el que trabaja Sanidad, según anunció recientemente la ministra Carolina Darias, la vicepresidenta de SECPRE subraya que es una herramienta demandada por los profesionales desde hace más de una década pero el Ministerio "va lento y ha venido dando largas" por lo que espera que esta vez sea ya la definitiva.

Según los últimos datos de SECPRE, referidos a 2018, en España se realizan casi 400.000 intervenciones de cirugía estética al año, el 83,4 % a mujeres y el 16,6 % a hombres, porcentaje este último que ha crecido cuatro puntos en cuatro años.

Noticias relacionadas

Las intervenciones que más demandan ellas son los aumentos mamarios y las liposucciones y, en el caso de los varones, las operaciones más solicitadas son ginecomastias y también liposucciones. Las que han experimentado mayor incremento en los últimos años han sido la reducción de mamas y el lifting de brazos.

Por edades, la franja de población entre los 30 y los 44 años es la que más recurre a la cirugía estética y solo el 1,9 % se realiza a menores de 18 años, en su mayoría por motivos más clínico-funcionales que estéticos.