93 municipios en riesgo extremo

La ola de calor provoca una treintena de incendios en Catalunya

 Los Bomberos de la Generalitat trabajan en la extinción de ocho incendios, aunque son dos los de mayor magnitud, el de Artesa de Segre (Lleida), que ya afecta a unas 500 hectáreas de vegetación, y el de Corbera d’Ebre (Tarragona), donde se trabaja en un área de 200 hectáreas. EFE/ Ramón Gabriel

Los Bomberos de la Generalitat trabajan en la extinción de ocho incendios, aunque son dos los de mayor magnitud, el de Artesa de Segre (Lleida), que ya afecta a unas 500 hectáreas de vegetación, y el de Corbera d’Ebre (Tarragona), donde se trabaja en un área de 200 hectáreas. EFE/ Ramón Gabriel / EFE/ Ramón Gabriel

6
Se lee en minutos
El Periódico

Entre 3.000 y 4.000 hectáreas calcinadas en Catalunya, según el jefe de Bombers de la Generalitat, David Borrell.

Ese es el balance provisional de la cadena de incendios forestales "simultáneos y dispersos" (en palabras del ‘conseller’ de Interior, Joan Ignasi Elena) que, con epicentro en Artesa de Segre (Lleida) y tras cuatro días ardiendo, intentan poner bajo control los servicios de extinción.

Las cifras han ido creciendo a lo largo del día con una treintena de puntos activos en el territorio catalán que complican las tareas de los bomberos por la multiplicación de fuegos, el calor y el viento del sur.

Un total de 93 municipios de 13 comarcas están en riesgo extremo en una jornada en la que, de forma preventiva, se restringió el acceso a cuatro espacios naturales, Baronia de Rialb, Montsec d’Ares, Montsec de Rúbies y Montsant.

Por su parte, el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, ha destacado que "se han cumplido todos los trabajos operativos para hacer frente a la treintena de incendios que afectan a Catalunya" en un sábado que fue "duro y cansado", por la simultaneidad de la treintena de incendios de vegetación, más una veintena de otros servicios, y por las fuertes reanudaciones en el fuego de Artesa de Segre.

No obstante, Elena espera un domingo "extremadamente complicado" para el control y extinción de los diferentes fuegos. "Hay un acumulado de calor que no baja, que no permite que desciendan las temperaturas; a la vez, hay incendios activos, y hay unos rayos dispersos que van cayendo por el territorio", ha explicado el conseller.

La previsión es la de poder estabilizar el domingo por la mañana la mayoría de incendios forestales.

Un sábado de múltiples incendios

Borrell, admitió ya este mediodía que a lo largo del sábado sería imposible estabilizar el fuego en Artesa de Segre y cerrarle los caminos para que siguiera avanzando.

Todavía más después de que se detectara otro incendio en Olivella (Garraf), y que afecta al espacio natural protegido y que obligó a confinar las urbanizaciones de Cal Surià y Can Mitjans, sumado a otro en el Pedraforca y uno más en Santa Coloma de Gramenet, cerca del parque de Can Zam. Todos ellos ya estabilizados.

Las 70 dotaciones de bomberos que trabajan sobre el terreno, 13 de ellas aéreas, se enfrentaban a las llamas para que no rebasaran un perímetro de 5.000 hectáreas fijado desde el centro de coordinación, pero el fuego contó con un aliado no inesperado, pero sí muy inoportuno, un viento de componente sur, muy cálido, con rachas de hasta 50 kilómetros por hora. El jefe de los bomberos avisó de que la superficie potencialmente amenazada es de unas 20.000 hectáreas. Actualmente, el incendio de la localidad del Segrià ya supera las 2.400 hectáreas quemadas, según datos provisionales, la mayoría de ellas de masa forestal.

A lo que se han enfrentado los bomberos estos días en plena ola de extremo calor con temperaturas cercanas a los 40 grados no es solo a un gran incendio, sino a una treintena de fuegos. El principal es el de Artesa de Segre, pero la vegetación ha ardido con fuerza en Olivella, Lladurs, Castellar de la Ribera, Ogern, Sallent, Peramola, Cabó, Corbera d’Ebre… Algunos de ellos han podido ser sofocados o, como mínimo, acotados, pero en paralelo crecían los problemas en otros puntos por causas, como sucede a menudo, desconcertantes.

Un pirómano, detenido

Los Mossos d’Esquadra detuvieron de madrugada a un presunto pirómano, al que acusa de estar detrás de cinco fuegos detectados en Navès (Solsonès). El detenido es un joven de 25 años que fue primero visto por un vecino cerca de uno de los fuegos cuando caminaba por la carretera. Le preguntó si sabía cómo se había originado el incendio y respondió que no. A través de un grupo de ‘whatsapp’ que comparten residentes en la zona se comentó el extraño comportamiento de aquel joven y crecieron las sospechas. Finalmente le localizaron escondido en una caseta abandonada.

Con todo, el origen del incendio que más preocupa a los bomberos parece ser que tuvo causas naturales. La investigación llevada a cabo sugiere que fue un rayo que impactó contra un árbol lo que desencadenó la primera llama. Las condiciones meteorológicas de la semana ya hacían prever lo peor. Se aconsejó a los agricultores que extremaran las medidas de seguridad y se advirtió a la población en general que fuera prudente, pero las altísimas temperaturas convertían cualquier rayo en una potencial amenaza. La previsión meteorológica cara a los próximos días es algo más benévola e incluso no se descartan episodios de lluvia que echen una mano a los bomberos.

Ola de incendios por media España

En otras zonas de España la situación está resultando aún más complicada y trágica. El incendio que afecta la Sierra de la Culebra ha carbonizado unas 25.000 hectáreas, en su mayoría de superficie forestal arbolada de pino, monte bajo y matorral, convirtiéndose en el mayor del siglo en la provincia de Zamora. El fuego avanza sin control en dirección norte y ya llega al valle del río Tera y los vecinos de 20 pueblos se han visto obligados a dormir fuera de casa.

Ese incendio forestal ha llegado a las inmediaciones de la vía ferroviaria de Alta Velocidad Madrid-Galicia (AVE) a la altura de Val de Santa María, lo que ha obligado a cortar el trazado ferroviario entre las estaciones de Sanabria Alta Velocidad y Zamora.

El origen del incendio estuvo en los rayos caídos en una tormenta seca que han causado varios focos de inicio de fuego que han hecho necesaria la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

En Navarra se ha activado el Nivel 2 del Plan de Emergencias por Riesgo de Incendios Forestales debido a los incendios que se han declarado este sábado en varias localidades de la comunidad. Estos incendios han obligado a desalojar parte de la población de cinco localidades cercanas al foco del incendio. También se han desalojado a alrededor de 2.500 personas del parque Sendavida y se ha solicitado, además, el desalojo del pantano de Alloz para facilitar la recogida de agua por parte de los medios aéreos. Igualmente, se ha habilitado el frontón de Puente la Reina para albergar a las personas desalojadas.

En Cáceres se ha declarado en las últimas horas un incendio forestal en el término municipal de Hervás y su evolución era desfavorable, según la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural de Extremadura. Las llamas han afectado a una zona de robledal de difícil acceso y alto valor ecológico.

Noticias relacionadas

También en Aragón centraban su atención en el incendio de la localidad zaragozana de Nonaspe, un fuego se inició en una parcela frutícola y en el que han trabajado hasta ahora más de 200 personas, entre efectivos del Gobierno aragonés y de la UME, junto a unos 14 medios aéreos.

Por su parte, la Generalitat Valenciana ha dado "prácticamente por estabilizado" el incendio declarado ayer en Caudiel , en la provincia de Castellón, tras quemar unas 100 hectáreas. El origen del incendio está bajo investigación judicial, pero el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que ha visitado la zona, ha avanzado que la administración autonómica pedirá a Renfe y a Adif que "tomen las decisiones que correspondan" si las chispas provocadas por el frenado de un tren fueran el origen.