Belleza

Estos son los 20 pueblos más bonitos de España

  • El periódico británico ha elaborado una lista cogiendo como referencia a la asociación Los Pueblos Más Bonitos de España

Cudillero, uno de los pueblos más bonitos de España.

Cudillero, uno de los pueblos más bonitos de España. / Lne

10
Se lee en minutos
Natalia Vaquero
Natalia Vaquero

Periodista

ver +

Recorrer los pueblos más bonitos de España es descubrir lo más bello y auténtico de uno de los países más antiguos del mundo. Nuestro patrimonio material e inmaterial, nuestra belleza y el exquisito cuidado por los pequeños detalles hacen de nuestros pueblos la mejor elección para retroceder en el tiempo y dejarse llevar por las emociones. Esta es la lista elaborada por la asociación de 'Los Pueblos Más Bonitos de España'. El periódico británico 'The Times' ha dedicado uno de sus reportajes a recoger sus lugares favoritos.

Agulo (La Gomera)

Conocido como el bombón de La Gomera, por su belleza, Agulo es un inmenso mirador teñido por el verde de sus cultivos sobre el océano Atlántico, y por sus calles empedradas, que nos llevan a la hermosa iglesia de San Marcos con sus blancas cúpulas, en contraste con el tono rojizo de las tejas de las casas. 

Agulo es una de las poblaciones más pequeñas a la par que más antiguas de la isla de La Gomera, con unas vistas privilegiadas a Tenerife y a su imponente volcán El Teide, su casco antiguo es uno de los mejores conservados de todo el archipiélago, y está formado por estrechas y empedradas calles nos transportará a tiempos pasados.

Agulo.

/ E.P.

Teguise (Lanzarote)

Situada en el nordeste de la isla de Lanzarote, la villa de Teguise fue una de las primeras poblaciones fundadas en las Islas Canarias. Capital de Lanzarote hasta 1847, conserva un notable conjunto de edificaciones de gran valor histórico-artístico. Destacan el castillo de Santa Bárbara, ahora convertido en Museo de la Piratería; el Palacio Spínola, ubicado en una casona señorial del siglo XVIII; la antigua iglesia de Guadalupe, y el convento de San Francisco.

Teguise.

/ E.P.

Alcalá del Júcar (Albacete)

Alcalá del Júcar se encuentra situado en el noroeste de la provincia de Albacete, englobado dentro de la comarca de La Manchuela. Fue declarado conjunto Histórico-Artístico en 1982. En 1986 le fue concedido el tercer premio, después de la Torre Eiffel y la Gran Mezquita de Estambul, a la mejor iluminación artística. El 30 de mayo de 1998 en Villanueva de los Infantes, el Ayuntamiento recibió de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, el “Premio de Turismo 1998”, por su labor en la promoción y desarrollo turístico.

Alcalá del Júcar.



/ E.P.

Alcúdia (Mallorca)

Alcúdia es uno de los espacios de Mallorca con una historia, una geografía y una dinámica social más singular. Es una ciudad donde la historia está viva: los restos arqueológicos de la ciudad romana de Pol·lèntia son muy importantes, los dos recintos de murallas, uno medieval y el otro renacentista, hacen que Alcúdia sea especialmente atrayente por su carácter histórico. Alcúdia fue fundada como villa por el rey Jaume II en 1325, el emperador Carlos V le concedió el título de Ciudad Fidelísima. 

Alcúdia.

/ E.P.

Genalguacil (Málaga)

El pueblo conocido como "los jardines del visir" ha ido creciendo a lo largo de un terreno escalonado, herencia de sus fundadores árabes, y muestra todo su esplendor entre castaños, encinas y alcornoques. 

Situado en el corazón del Valle del Genal, uno de los parajes más vírgenes de Andalucía, su casco histórico formado por encaladas casas bajas, permite que destaque la iglesia parroquial de San Pedro de Verona.

Genalguacil (Málaga).


/ E.P.

Pampaneira (Granada)

En el barranco de Poqueira y dentro de la comarca de La Alpujarra, se encuentra éste bonito pueblo blanco que ha mantenido su aspecto berebere.

La pequeña plaza de Pampaneira es punto de reunión para todos los del pueblo mezclados con los turistas, y es donde se realizan actos culturales o conciertos.

El pueblo tiene grandes desniveles, pero entre tanto rincón bonito, el desnivel y el cansancio parecen no notarse.     

Pampaneira.

/ E.P.

Lucainena de las Torres (Almería)

Espectacular pueblo de estampa blanca e inmaculada amenizada por el calor y cercanía que desprenden sus vecinos al hablar con ellos. Nada más entrar en el pueblo llama la atención, sin duda alguna, el exquisito cuidado con el que se mantienen sus calles y fachadas de las casas así como la delicadeza con el que sus vecinos adornan sus viviendas con flores. Flores que pintan la estampa del pueblo con colores vivos como si de un lienzo se tratase e infunden en el ambiente un aroma que hace del paseo por sus calles una experiencia inolvidable. Lucainena de las Torres es sin duda una joya a descubrir.

Lucainena de las Torres (Almería).


/ E.P.

Castellar de la Frontera (Cádiz)

Situada en un entorno rocoso con su magnífico castillo que parece vigilar todo desde las alturas, Castellar de la Frontera, en Cádiz, está considerado el pulmón verde de esa región. Sus orígenes se remontan a la Edad de Bronce aunque tiene muchos orígenes musulmanes, lo que demuestran edificios como la Torre de la Almoraima. 

La ciudad está incluida en el itinerario llamado la Ruta del Toro, que se desarrolla en la provincia de Toro, invitando a descubrir la vida de este animal en su hábitat natural. 

Castellar de la Frontera (Cádiz).

/ E.P.

Almonaster la Real (Huelva)

En la Sierra de Huelva, en los límites del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, se encuentra Almonaster, un pequeño pueblo con algo más de 600 habitantes. La localidad misma, así como sus 14 aldeas repartidas en un extenso término municipal de 320 km2, se convierten en lugar de visita obligado para todo aquél que desee descubrir un espacio patrimonial único y un paisaje rico en vegetación, lleno de esplendor y colorido.

Almonaster.

/ E.P.

Setenil de las Bodegas (Cádiz)

Situada al nordeste de la provincia, Setenil de las Bodegas es una de las localidades más singulares de los Pueblos Blancos de la Sierra de Cádiz debido a su particular entramado urbano. En él, las casas se dan cabida a diferentes niveles, situándose unas bajo la roca y otras sobre ella, configurando calles cueva, miradores y rincones de una belleza extraordinaria. En este mágico escenario jalonado de tajos tienen lugar insólitos eventos como la Semana Santa setenileña, declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

Posee una arquitectura popular de gran interés, con calles empedradas y rincones singulares y un legado histórico, cultural y monumental que lo hacen bien merecedor de la catalogación Conjunto Histórico Artístico desde 1982.

Setenil de las Bodegas (Cádiz).

/ E.P.

El Castell de Guadalest (Alicante)

Enclavado en el sector septentrional de la Marina Baixa, El Castell de Guadalest consigue que el turismo de la Costa Blanca se vea atraído por la evocadora estampa de un pueblo que ha sabido mantener, a través del tiempo, los rasgos más típicos de las poblaciones del interior alicantino.

Situado en lo alto de un peñasco a 595 m. de altitud, sus casas encajadas en la roca, dominan un extenso valle, enmarcado por las sierras de Xortà y Serrella al norte y la sierra Aitana al sur. 

El Castell de Guadalest (Valencia).


/ E.P.

Morella (Castellón)

Situada en el extremo norte de la Comunidad Valenciana y a sólo 60 kilómetros de la costa, Morella aparece en los ojos del visitante envuelta del encanto que le transmiten la posición estratégica, que llena el paisaje, y las murallas centenarias coronadas por el robusto castillo a más de mil metros de altura. Sus dieciséis torres, seis portales y casi dos quilómetros de muralla configuran una silueta única, coronada por el imponente castillo.

Morella.

/ E.P.

Tazones (Asturias)

Tazones, declarado conjunto histórico, es un pequeño pueblo marinero situado en el municipio de Villaviciosa, en pleno corazón de la Comarca de la Sidra del Principado de Asturias.

Llegar a Tazones es hacer un viaje por los sentidos, disfrutando de la visión que ofrece el contraste entre el azul del Mar Cantábrico, el verde de la costa asturiana y los tonos multicolor de las casas marineras que cuelgan sobre las laderas del pueblo. Deleitar el gusto y el olfato con las riquísimas recetas de pescados y mariscos que, día a día, se cocinan en sus numerosos establecimientos hosteleros. Sentir en la piel la brisa marina mientras se escucha el ir y venir de las gaviotas que acompañan a los pequeños botes de pescadores que regresan a puerto con las capturas del día.

Tazones.

/ E.P.

Bulnes (Asturias)

Bulnes, parroquia que pertenece al municipio de Cabrales y con poco más de 30 habitantes, solo se puede llegar por funicular o andando por un camino estrecho y empinado, lo que le ha permitido mantener su patrimonio y una gran belleza.

Las construcciones tradicionales de Bulnes se visten de una piedra caliza, que contrasta con los tejados rojos de arcilla, y con sus ventanas y puertas de madera de la zona, permitiendo disfrutar de la belleza de un municipio que atesora bienes inventariados en el Patrimonio Cultural de Asturias, como la Torre del Castillo o la Iglesia de San Martín de Bulnes.

Bulnes.

/ E.P.

Cudillero (Asturias)

Dispone de un paisaje increíble, con playas únicas, verdes valles, ríos y cascadas, vertiginosos acantilados y media montaña con brañas vaqueiras.

En el municipio se conjugan tres culturas bien diferenciadas: la mariñana (pescadores y agricultores ubicados en la marina), la xalda (aldeanos de los valles interiores) y además, la vaqueira (discriminados pastores que ocupaban las partes más altas de las montañas).

Cudillero.

/ E.P.

Valverde de la Vera (Cáceres)

Valverde de la Vera es un municipio cacereño ubicado en la comarca de La Vera, declarado Conjunto Histórico en 1970, y por la que fluye el agua por sus calles empedradas gracias a las “regueras”, y sirven para facilitar su aseo y para distribuir el agua de riego de las huertas. 

Un pueblo con una arquitectura popular de tres niveles, que combina la sillería con entramados de madera y ladrillo o adobe, y donde es fácil encontrar bellos soportales sobre columnas de granito, decoradas con bolas y molduras.

Valverde de la Vera (Cáceres).


/ E.P.

Mirambel (Teruel)

Entre murallas, a 993 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la villa de Mirambel. Es un lugar donde parece que el tiempo se haya detenido, donde el visitante encontrará tranquilidad y sosiego, ideal para descansar y pasear con calma por sus calles. Sus alrededor de 130 habitantes, orgullosos de su pasado, trabajan por construir un futuro ligado al turismo y a las actividades tradicionales agrícolas y ganaderas.

Mirambel.

/ E.P.

Urueña (Valladolid)

Fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1975. En esta circunstancia influyó el hecho de estar en posesión de un caserío con características plenamente medievales, así como la existencia de un conjunto amurallado del siglo XIII que es, sin duda, el mejor conservado de toda la provincia. La muralla está unida, en el extremo sureste, al castillo, levantado en el siglo XI sobre una antigua plaza fuerte romana. 

Situada en el valle, extramuros de la población, se halla la ermita románica de Nuestra Señora de la Anunciada, bello ejemplar del románico lombardo.

Urueña.

/ E.P.

Bagergue (Lleida)

El pueblo de Bagergue es el más alto de la Val d’Aran, situado a 1419m. Todas las épocas del año tienen su esplendor, los inviernos con nieve abundante, en primavera las flores cubren todos los prados, el verano llena de vida todas las montañas y en otoño tenemos un festival de colores.

Bagergue ostenta la máxima distinción en el movimiento Viles Florides por tercer año consecutivo con 4 Flores de Honor. Este movimiento quiere mostrar y poner en valor la riqueza natural y paisajística del territorio mediante el reconocimiento público de todos aquellos proyectos de ajardinamiento, ornamentación floral, mobiliario urbano y espacios lúdicos que, tanto en el ámbito público como privado, son un ejemplo a seguir.

Bagergue (Lleida).


/ E.P.

Potes (Cantabria)

Potes, situado en el corazón del valle de Liébana y rodeado de un espectacular paisaje, es sin duda uno de los pueblos de Cantabria con más encanto. Es el punto de encuentro de ríos y culturas, de gentes e ilusiones.

Noticias relacionadas

La Villa de Potes es rica en historia. Citada documentalmente desde el siglo IX, estuvo vinculada a las casas nobles del Marqués de Santillana y a la del Infantado.

Paseando por sus calles podrán encontrar infinidad de muestras de su historia y de su cultura. No en vano, en el año 1983 la Villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico. Pero Potes no es sólo historia, su privilegiada situación en la confluencia de los 4 valles de la Comarca, hace de la villa el punto neurálgico desde el que planificar una exhaustiva visita a toda Liébana.

Potes.

/ E.P.

Temas

Turismo