ALERTA SANITARIA

Los pediatras, sobre la viruela del mono en niños: "Si hay contacto estrecho, se debe pensar en vacunarles"

Niños, embarazadas o personas inmunodeprimidas, serían los más vulnerables en caso de contagio porque la enfermedad puede ser más grave, advierten desde el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría

Los pediatras, sobre la viruela del mono en niños: "Si hay contacto estrecho, se debe pensar en vacunarles"
6
Se lee en minutos
Nieves Salinas
Nieves Salinas

Periodista

ver +

El 70% de la población mundial no está inmunizada contra la viruela tradicional, una enfermedad ya erradicada y que, para sorpresa de la comunidad científica internacional, vuelve a cobrar un protagonismo inusitado a costa de la conocida como 'monkeypox' (viruela del mono), una dolencia muy poco frecuente causada por un virus endémico de África central y occidental. Niños, embarazadas o personas inmunodeprimidas contactos estrechos de positivos, serían los más vulnerables en caso de contagio. Por eso, los pediatras consideran que, si se dan casos de menores, improbable pero no descartable "en un ambiente doméstico", habría que pensar en vacunarles.

Así lo explica a El Periódico de España, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico, el doctor Ángel Hernández Merino, miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP). El médico habla de un virus cuya capacidad de transmisión es limitada y se muestra esperanzado en que la situación se pueda controlar. En España, el país con más casos de Europa por el momento, el Ministerio de Sanidad ha informado esta martes que el Instituto de Salud Carlos III ha confirmado 51 casos positivos a 'orthopoxvirus' de los que 20 se han confirmado como viruela del mono tras la secuenciación parcial del virus y los otros 31 están a la espera de resultados de secuenciación.

Desde el departamento que dirige Carolina Darias también informan de que otros 35 casos analizados han dado negativo para viruela humana y para otros orthopoxvirus y, por lo tanto, se descartan. Esta misma tarde, la ministra, a la entrada al pleno del Senado, ha asegurado que en España ya se están detectando más casos negativos del virus del mono que positivos, por lo que confía en que la tendencia se mantenga.

70% de población mundial sin vacunar

En cualquier caso, el doctor Hernández Merino señala que hay que mantenerse alerta. Y se remite a un dato contundente: el 70% de la población mundial no está vacunada frente a la viruela, por lo que si se produjera una transmisión alta del monkeypox "sería una catástrofe". Y, continúa, las personas con mayor riesgo -en ese grupo estarían niños, embarazadas o pacientes con inmunosupresión- deben tener más precaución si han sido contactos estrechos de un caso positivo.

Aunque es una enfermedad leve, puede ser grave para niños, embarazadas o personas inmunodeprimidas

"No es fácil que los niños u otras personas puedan contagiarse, pero puede ocurrir", reseña. En este caso, aún tratándose de una enfermedad leve, añade el especialista, y siempre en ese colectivo de más riesgo, la dolencia puede ser más grave. Precisa, de momento no les inquieta ya que la gran mayoría de los casos se han dado entre hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres. "Este virus que está circulando no es un virus nuevo. Sí ha sorprendido el incremento importante de casos en ese grupo, porque no se había visto anteriormente", apunta.

Por tanto, añade, en el caso de que un niño, por ser contacto estrecho en "un ambiente doméstico", resultara contagiado, las autoridades sanitarias deben plantearse esa vacunación. Así, añade, está sucediendo en el Reino Unido donde sí se ha previsto que entre esos contactos cercanos haya niños, embarazadas o personas inmunodeprimidas para las que sería aconsejable la inmunización. Al dermatólogo le consta que el Ministerio Sanidad ya valora ese escenario.

Se remite también a las recomendaciones lanzadas ayer por el el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) en la misma dirección: vacunación sólo de contactos estrechos con mayor riesgo. "Habrá que esperar y ver de forma individualizada cada caso", añade el pediatra.

El último gran brote de viruela

El médico recuerda que el último brote endémico de viruela tradicional se declaró y contuvo rápidamente en Somalia en 1977. Gracias al Programa de Erradicación de la Viruela, se obtuvieron instrumentos fundamentales sobre la vigilancia de la morbilidad, los beneficios de la vacunación y la importancia de la promoción de la salud en la lucha contra enfermedades como la poliomielitis y la enfermedad por el virus del ébola.

"Entre 1970 y 1977 la vacunación de la viruela en España empezó a disminuir paulatinamente", recuerda el médico

Con 131 casos confirmados y otros 106 sospechosos de la viruela del mono a nivel mundialsegún ha informado este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS), el miembro del Comité Asesor de Vacunas de la AEP echa la vista atrás sobre los niños que, en España, recibieron la vacuna de la viruela tradicional: la gran mayoría hasta 1970. "Entre 1970 y 1977 la vacunación en España empezó a disminuir paulatinamente y con ritmos distintos, y a partir de ese año fueron vacunados una minoría y desde 1979/1980 se suspendió la campaña", rememora. Entre quienes habían pasado la enfermedad, relata, quedaron esas imágenes de "rostros picados" por la dolencia que se sigue viendo en algunas personas mayores.

El pediatra advierte que la extensión del virus "sería una catástrofe de proporciones que pone los pelos de punta"

Una vez que se erradicó la enfermedad, continúa, no hubo "rastro del virus en el mundo. En 1980, la Asamblea Mundial de la Salud la declaró oficialmente erradicada. A partir de ese momento, no se vacunó a nadie salvo a pequeños colectivos con un riesgo extremadamente alto como eran las personas que trabajaban en laboratorios". Pero, indica, desde que se puso fin a la viruela tradicional, las autoridades sanitarias trazaron un plan porque no podía descartarse que, en algún punto, volviera a resurgir. "Sería una catástrofe de proporciones que pone los pelos de punta imaginando que podía pasar" añade insistiendo en ese 70% de la población mundial no inmunizada.

Pese a que la viruela tradicional se erradicó, se siguió trabajando en con vacunas nuevas y desarrollar antivirales

En esa línea, continúa se trabajó en dos objetivos fundamentales: "contar con vacunas nuevas que tuvieran mucha menos reactividad que las que se ponían entonces (que daban sus problemas, pero evitaban lo otros) y desarrollar antivirales". En lo relativo a las vacunas, explica, han surgido algunas de tercera generación que ahora se podrían utilizar contra la viruela del mono. Fundamentalmente, la del laboratorio danés Bavarian Nordik que sería la que podría resultar eficaz contra este virus particular que tanta alarma sanitaria ha generado en los últimos días.

Reservas frente a la vacuna

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) la autorizó en 2013 frente a la viruela tradicional. "Uno de los planes era tener vacunas por si surgiera esa eventualidad, pero nunca se imaginó que fueran a ser utilizadas, por eso hay tan pocas reservas", puntualiza. En el caso de su administración a menores en riesgo por contacto estrecho con un caso confirmado, "hay cierta reticencia", añade el pediatra porque sólo está autorizada para adultos y no se hicieron estudios en niños. En Reino Unido, añade, sí se baraja la posibilidad de usarla en niños en casos especiales. "Eso sólo lo pueden decidir las autoridades sanitarias", remarca el pediatra.

Reino Unido pondrá a disposición de los positivos y de sus contactos estrechos las más de 4.500 dosis de la vacuna que tiene

Noticias relacionadas

En este país, el ministro de Sanidad, Sajid Javid, ha anunciado que van a poner a disposición de las personas que hayan dado positivo y de sus contactos más estrechos las más de 4.500 dosis de la vacuna que tiene, y, en previsión de que el brote pueda ir a peor, ya ha anunciado que van a comprar más, aunque no se ha dado una cifra concreta.

"El otro brazo disponible son los antivirales", añade el médico. En enero este año, explica, la EMA autorizó el antiviral Tecovirimat SIGA, que es un antiviral específico para la viruela y que podría resultar eficaz para el monkeypox. El médico advierte que el hecho de que meses después se hayan detectado casos de viruela del mono, ha desatado "algunas teorías de la conspiración porque se aprueba y meses después aparece la enfermedad en países no endémicos". El otro antiviral que se contemplaría para atajar esta enfermedad es el cedofovir, que es más antiguo. Ambos serían potenciales tratamientos contra la dolencia, finaliza.