Cribados en la Sanidad

Se busca a 30.000 españoles que viven con hepatitis C y no lo saben

La cifra de pacientes que el año pasado iniciaron tratamiento para curar la enfermedad está muy lejos de los niveles pre-pandemia: 1.853 nuevas terapias trimestrales en 2021 frente a 3.964 en 2019, menos de la mitad

Se busca a 30.000 españoles que viven con hepatitis C y no lo saben
6
Se lee en minutos
Nieves Salinas
Nieves Salinas

Periodista

ver +

El número de pacientes que el pasado año iniciaron tratamiento para curar la hepatitis C está muy lejos de los niveles previos a la pandemia: 1.853 nuevas terapias trimestrales de media en 2021, frente a 3.964 en 2019, menos de la mitad. En España, por tanto, quedan aún entre 20.000 y 30.000 personas que tienen hepatitis c y no lo saben. Son datos aportados desde la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE). Su coordinador y jefe de Hepatología del madrileño hospital de La Paz aseguran que son pacientes a los que "buscar y tratar".

Un retraso diagnóstico provocado por la crisis sanitaria que lleva a la AEHVE, que integra a las principales sociedades científicas y asociaciones de pacientes comprometidas con el objetivo de la eliminación de la infección, a pedir a las diferentes administraciones "mejoras" tanto en la definición de la Estrategia Nacional de Cribado como en su aplicación y ejecución en las diferentes comunidades autónomas. La entidad ha publicado un decálogo con diez recomendaciones para recuperar el ritmo de la eliminación de la hepatitis C en nuestro país.

Las recomendaciones incluyen el cribado poblacional de todos los mayores de 50 años que no se hayan hecho la prueba serológica de la hepatitis C.

Las medidas propuestas contemplan mejoras relacionadas tanto con la propia formulación de la estrategia de cribado del Ministerio de Sanidad como con su aplicación práctica. En el primer apartado, la Alianza pide tres actuaciones específicas: la incorporación del cribado poblacional de todas las personas mayores de 50 años que no se hayan realizado nunca la prueba serológica de la hepatitis C; de la recomendación de cribado universal de todos los adultos que acudan a un servicio de Urgencias a los que se les realice alguna determinación analítica; y la Incorporación de la recomendación de lo que los especialistas llaman 'Algoritmo diagnóstico integral de las diferentes hepatitis virales crónicas (B, C y D), a partir de una única extracción de sangre'.

Cribado en mayores de 50

Para esta entidad, el cribado en mayores de 50 se sustenta en los propios datos de prevalencia recogidos en la guía de cribado del departamento que dirige Carolina Darias, que son superiores en este grupo frente al resto de la población. En población general, se ha observado una prevalencia de anticuerpos frente al virus de la hepatitis c (VHC) del 0,85% y de infección activa del 0,22%. Sin embargo, la prevalencia de la infección activa en hombres nacidos entre 1958 y 1967 alcanza el 0,86%, y la de los nacidos entre 1948 y 1957 se eleva al 0,72%, estando en los otros grupos por debajo de 0,20%, con datos aportados por la AEHVE.

La Alianza recomienda el cribado universal de adultos en Urgencias de los hospitales para todos aquellos a los que se les realice alguna analítica.

En cuanto al cribado universal de los adultos en los servicios de Urgencias de los hospitales, la Alianza lo recomienda para todos aquellos a los que se les realice alguna determinación analítica y a los que no se les haya hecho previamente la prueba serológica. El objetivo es convertir a los hospitales en espacios libres de hepatitis C. Finalmente, de lo que se trata con la incorporación a la estrategia de cribado del 'algoritmo diagnóstico integral', es de que el resultado positivo de la serología frente a los virus de las hepatitis (B, C y D), así como el VIH, active el análisis del resto de virus a partir de la misma muestra serológica, especifican.

Más de la mitad de las comunidades no tienen un plan propio de eliminación de la hepatitis C.

La AEHVE agrega siete medidas más que son de mejoras tanto en la aplicación de las recomendaciones de la guía nacional de cribado como de coordinación e integración territorial de esas medidas. Los expertos subrayan más de la mitad de las comunidades no cuentan con un plan propio de eliminación de la hepatitis C adaptado a sus circunstancias. Además, critican la heterogeneidad en el cumplimiento de las medidas de cribado de poblaciones de riesgo.

Colapso en los centros de salud

Especialmente relevante considera la AEHVE la incorporación de un sistema eficaz de alertas en Atención Primaria para el cribado de los pacientes con factores de riesgo, en situación de riesgo o con indicaciones clínicas. Actualmente, esta práctica, recogida en la Guía Nacional de Cribado, "es bajísima" en casi todos los territorios y está siendo suplida por protocolos de actuación que son "claramente insuficientes en el actual contexto de enorme presión asistencial", apostillan desde la entidad.

El pasado febrero, en una entrevista, el doctor Javier García-Samaniego, que es jefe de Sección de Hepatología del madrileño Hospital Universitario La Paz, avisaba: "Estamos diagnosticando poco y tardíamente". El médico explicaba a este diario que el colapso que vivían los centros de salud por la sexta ola de la pandemia de coronavirus estaba teniendo graves repercusiones en otros pacientes.

La Alianza advierte de que "se están dejando de diagnosticar y empezar a tratar más de mil pacientes todos los meses y eso es un problema muy serio".

Con los últimos datos disponibles entonces -que ahora se reafirman-, el número de los que iniciaron tratamiento contra el virus de la hepatitis C (VHC) había vuelto a descender, de forma dramática recalcan los especialistas, en el trimestre de julio a septiembre de 2021. "Se están dejando de diagnosticar y empezar a tratar más de mil pacientes todos los meses y eso es un problema muy serio", advertía el médico.

Nuevamente, el coordinador de la AEHVE da un paso al frente para proponer la simplificación y descentralización de los modelos de atención a las personas de mayor vulnerabilidad -caracterizado por una amplia disparidad en las actuaciones de las diferentes comunidades autónomas, precisa-; la búsqueda de activa de pacientes que dieron positivo en una prueba de anticuerpos o con diagnóstico de viremia confirmado sin posterior seguimiento o inicio de tratamiento -con un grado de cumplimiento muy variable entre las comunidades, matiza- y la potenciación de las actividades de apoyo a los profesionales sanitarios para conseguir erradicar la infección.

Objetivo 2030

"El acierto en la definición y ejecución de las políticas de cribado es fundamental para recuperar el ritmo en el inicio de los tratamientos y avanzar así rápidamente en el objetivo de la eliminación, que en España podría lograrse en 2025", explica el doctor García-Samaniego, que advierte además del problema que supone el diagnóstico tardío. Recuerdan que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha fijado 2030 como objetivo para eliminar la infección.

Entre un 25% y un 30% de los enfermos que se diagnostican tienen ya enfermedad hepática avanzada.

Según los últimos datos, entre un 25% y un 30% de los enfermos que se diagnostican tienen ya enfermedad hepática avanzada. El especialista de La Paz insiste: "mientras que a un paciente con enfermedad hepática leve lo curamos y podemos darlo de alta, a un paciente con enfermedad hepática avanzada le curamos la infección pero no la enfermedad y requiere controles posteriores aún con la infección curada".

La hepatitis C es la primera causa de cirrosis, enfermedad hepática terminal y cáncer de hígado.

Noticias relacionadas

La hepatitis C es un importante problema de salud pública por su incidencia, morbimortalidad y costes sanitarios, advierte la Alianza. Es la primera causa de cirrosis, enfermedad hepática terminal y cáncer de hígado en los países occidentales y la primera indicación de trasplante hepático. Por todo ello es la primera causa de mortalidad infecciosa, doblando la producida por el VIH.

España es el país del mundo que más pacientes por millón de población ha tratado y curado de hepatitis C: más de 152.000 en total.

Con datos que aporta la Alianza, España es el país del mundo que más pacientes por millón de población ha tratado y curado de hepatitis C: más de 152.000 en total, lo que nos ha convertido en el primer país candidato a eliminar esta enfermedad, tan solo por detrás de Islandia. "Es preciso identificar, diagnosticar y empezar a tratar a las personas que tienen hepatitis C y no lo saben y hacerlo además en los estadios iniciales para evitar que la enfermedad evolucione, además de evitar la trasmisión y nuevos contagios", concluye García-Samaniego.

Temas

Hepatitis C