Miles de 'likes'

Las borracheras con el hashtag #PapaGorda22 deslucen la Feria de Abril

Los feriantes cuelgan en Twitter centenares de imágenes y vídeos humillantes de gente ebria

Alvaro Monge

2
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Lo que viene a ser una buena borrachera, en Andalucía se conoce como una 'papa gorda'. Como es lógico, se acentúan cuando hay celebraciones y la Feria de Abril de Sevilla es la fiesta por excelencia. Además, ha vuelto tras dos años en blanco por el covid: los feriantes tienen muchas ganas de revivirla y las restricciones en el ocio han mellado la resistencia etílica. Por si esta combinación no fuera suficiente, entran en juego las redes sociales.

La locución traspasó la pantalla en 2019, cuando se comenzaron a publicar en Twitter fotografías de personas ebrias por las casetas bajo el 'hashtag' #PapaGorda19. Luego vino el coronavirus y #PapaGorda22 ha explotado. Tanto, que lo que comenzó siendo una broma se ha convertido un recopilatorio de escenas comprometidas y hasta humillantes.

La Feria de Abril terminó el pasado 7 de mayo, pero Twitter es un cajón de sastre y allí siguen centenares de tuits con miles de 'likes' a imágenes y vídeos de gente andando con dificultad, vomitando y durmiendo en calle o encima de un coche. También aparece gente orinando en medio de la feria, llegando a las manos por no sé sabe bien qué motivo y hasta manteniendo relaciones sexuales en espacios públicos.

Publicación de contenido sensible

Noticias relacionadas

Hay publicaciones en las que ha tenido que intervenir Twitter, que indica que son tuits que pueden contener "mantener sensible".

La broma ha acabado perdiendo la gracia. Un lector de EL PERIÓDICO, Miguel Ángel Albes Cabello, se ha hecho eco de lo ocurrido. En una carta al director titulada 'Vídeos humillantes en el marco de la Feria de Sevilla', opina: "Mentiría si afirmara que no me he reído viendo alguno de estos vídeos o fotos, pero todo son risas hasta que formas parte de ellos, por lo que pienso que se debería sancionar estos actos, los cuales humillan a las personas y ensucian el verdadero arte y la alegría que se respiran en la feria sevillana". Razón no le falta.