Complejo caso policial

El sospechoso de los asesinatos en serie de gais se entrega a la policía

  • La Ertzaintza buscaba al hombre, de 25 años y con antecedentes policiales, por la muerte de cuatro varones en Bilbao

  • El presunto agresor quedaba con sus víctimas a través de una web de contactos para gays, los drogaba y les robaba sus tarjetas bancarias

4
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +

El hombre más buscado de Euskadi se ha entregado a la policía este jueves. El sospechoso, un hombre de 25 años y con antecedentes policiales, estaba considerado como el presunto asesino en serie de al menos cuatro hombres. El juez ha decretado el secreto de las actuaciones por lo que no se conoce ningún dato oficial o detalle sobre la investigación. Según el Departamento vasco de Seguridad, el sospechoso, de nacionalidad colombiana y con varios antecedentes, se ha presentado voluntariamente este jueves en dependencias de la Ertzaintza al ver su rostro en los medios de comunicación como el presunto homicida, y con la intención de "colaborar" en el caso. La Ertzaintza le ha detenido para poder interrogarle en el marco de las investigaciones.

El presunto asesino ha estado actuando hasta ahora, siempre en Bilbao, de un modo similar en todos los casos. Se ha estado citando con sus víctimas -todos hombres- a través de una página de contactos para homosexuales. Una vez en su casa, les suministraba una sustancia estupefaciente con la que conseguía atontarles y sonsacarles los datos bancarios. Cometido el crimen, huía del domicilio con las tarjetas de crédito y a los pocos días sustraía el dinero en cajeros automáticos y a través de transferencias.

La policía autonómica vasca le atribuye cuatro muertes registradas entre septiembre y octubre del año pasado aunque baraja la posibilidad de que la macabra lista aumente hasta ocho, según informa 'El Correo'. El sospechoso podría haber sustraído un botín de miles de euros, tiene antecedentes por estafas con tarjetas bancarias y se ha movido por varias comunidades autónomas, Madrid incluida.

En las redes sociales, algunas voces se muestran indignadas ante la “pasividad” de la sociedad y los medios de comunicación, que, en su opinión, no están dando mucha cobertura al caso policial dado que las víctimas pertenecen a la comunidad LGTBI.

Tanto Gehitu como Aldarte -dos asociaciones vascas de gays, lesbianas y trans- no comparten esta opinión. A su juicio, el suceso tiene escasa información oficial y es tan complejo que hay que dar tiempo a los agentes para investigar. Ambas asociaciones sí que reconocen a EL PERIÓDICO el miedo que el presunto asesino en serie ha generado entre la comunidad homosexual vasca. “Claro que da miedo. Cunde la sensación de inseguridad porque parece que estamos delante de un psicokiller”, explica un portavoz de Gehitu.

Fuentes de Gehitu y Aldarte añaden que este escabroso y complicado caso es “la punta del icerbg de las agresiones LGTB fóbicas”, que van en aumento. De ahí, su petición a las autoridades sociales y políticas para aumentar las medidas preventivas de concienciación y sensibilización entre la población. El 17 de mayo es el día internacional contra la LGTB fobia y la comunidad gay pide que la jornada sirva “para reflexionar sobre los derechos de todos y de todas y la construcción de una sociedad más justa, plural, diversa e igualitaria”.

Muertes sin conexión

El caso del presunto asesino en serie es muy complicado porque, en un primer momento, las muertes de varones registradas en Bilbao no tenían conexión. Al no hallar nada sospechoso en el domicilio de los fallecidos, eran consideradas muertes súbitas y naturales, quizá achacables a problemas cardíacos no diagnosticados previamente. Al realizar la autopsia, los forenses tampoco encontraron nada sospechoso.

El caso dio un giro de 180 grados en octubre de 2021, cuando el hermano de un varón de 43 años fallecido en su domicilio del casco viejo de Bilbao denunció que, pocas horas después de su muerte, alguien había sustraído el dinero de su cuenta bancaria. El análisis de sangre de la víctima confirmó la presencia de GHB, un potente depresor del sistema nervioso central conocido como ‘éxtasis líquido’. Se trata de una droga inodora, incolora e insípida que actúa rápidamente y que es consumida para conseguir euforia, desinhibición en las relaciones sociales y aumento de la libido. Sin embargo, en función de la persona que la toma y la cantidad, sus efectos pueden ir desde la somnolencia y la confusión hasta fuertes dolores de cabeza, problemas respiratorios, alucinaciones, delirios y coma.

Fuentes sanitarias explican que, en el mercado ilegal, esta droga circula en forma de líquido transparente y se consume por vía oral generalmente mezclada con agua y otras bebidas, por lo que es difícil controlar la dosis consumida. El ‘éxtasis líquido’ está relacionado con las agresiones sexuales inducidas por drogas.

A raíz del revelador hallazgo del GHB en el cuerpo del varón de 43 años, la policía ató cabos y empezó a sospechar que las otras tres muertes previas de hombres registradas en Bilbao y presuntamente naturales podían ser atribuibles a la misma persona.

Un superviviente

Noticias relacionadas

Otro giro importante que dio el caso fue a raíz del relato de un superviviente. En diciembre de 2021 un hombre denunció a la Policía que un varón con el que quedó en su casa a través de una web de contactos le intentó estrangular al poco de llegar al domicilio. En el forcejeo, la víctima gritó y pidió ayuda. Alertados por los alaridos, los vecinos llamaron a los servicios de emergencias. El delincuente huyó, pero, según informa El Correo, se dejó en el piso una mochila con documentos y una botella de ‘éxtasis líquido’.

Ese mismo diario explica que el sospechoso mandó un mensaje al hombre pidiéndole disculpas por su comportamiento, como si se hubiera tratado de un acto impulsivo y no delictivo. En todo caso, el hallazgo de la mochila es vital para la investigación que está llevando la Ertzaintza con el objetivo de dar caza y captura al presunto asesino en serie, que está por ver que sea el hasta ahora principal sospechoso.