Semana Santa con mascarillas

La mascarilla dejará de ser obligatoria en interiores el 20 de abril

  • La entrada en vigor del real decreto que relaje el uso del tapabocas será el 20 de abril

  • La medida de protección seguirá siendo preceptiva en el transporte público, los hospitales o las residencias

La mascarilla dejará de ser obligatoria en interiores el 20 de abril
4
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

Por fin se ha desvelado el misterio. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha informado este miércoles a los consejeros reunidos en un Consejo Interterritorial de Salud que el gobierno aprobará el fin de la obligatoriedad de la mascarilla en interiores en el Consejo de Ministros del 19 de abril. Darias ha explicado posteriormente que el real decreto con los cambios se publicará en el BOE al día siguiente y entrará en vigor ese mismo día, es decir, el 20 de abril.

No obstante, la Ponencia de Alertas, que reúne a los expertos del Gobierno y las comunidades, ha reclamado que el tapabocas siga usándose en determinados ámbitos como el transporte público, los hospitales, los centros de salud o las residencias de ancianos, y el Ejecutivo seguirá sus recomendaciones a la hora de modificar el decreto que regula el uso de la medida de protección frente al covid. Asimismo, los técnicos han recomendado "un uso responsable" cuando haya aglomeraciones de personas y personas vulnerables. En el ámbito escolar, decae la obligación salvo para el profesorado que sea vulnerable. Y de forma voluntaria, evidentemente, se podrá seguir usando, siempre que se perciba que existe un riesgo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abrió por primera vez la puerta a desterrar la mascarilla el 21 de febrero pero la decisión se ha ido retrasando debido a que la incidencia no ha bajado tanto como se esperaba y ni entre los técnicos ni entre las comunidades había unanimidad sobre cuando dar este paso. Por ejemplo, en los últimos días Andalucía y Extremadura han reclamado que se espere a tomar la decisión unas semanas más, dado que ha pasado poco tiempo desde que entró en vigor la modificación del sistema de vigilancia mediante el cual solo los enfermos graves de covid y la población vulnerable hace cuarentas.

Por el contrario, comunidades como la de Madrid o Catalunya llevan semanas reclamando al Gobierno que no demore más la decisión debido a que la alta cobertura vacunal ha provocado un descenso de la incidencia y que el covid cause estragos más leves. Pero el Ministerio de Sanidad ha preferido, siguiendo también el criterio de los técnicos, esperar a que pase la Semana Santa, dado que en este este periodo se incrementan las interacciones sociales.

El 'conseller' catalán, Josep Maria Argimon, no ha podido acudir este miércoles a la reunión semanal del Consejo, que en esta ocasión se ha celebrado de forma presencial en Toledo, pero la conselleria de Salut ha enviado esta mañana una carta al Ministerio en la que ha insistido en la necesidad de desterrar ya el tapabocas, dando prioridad al "entorno escolar".

De hecho, Argimon amenazó días atrás a Sanidad con pedir al Govern que retirara la obligación de la mascarilla en las aulas si el Gobierno central no daba este paso, pese a que el decreto que regula la medida de protección es competencia estatal. Madrid, a su vez, ha lamentado este miércoles que el Gobierno demore la decisión hasta después de Semana Santa. Otros consejeros, por el contrario, han aplaudido la decisión.

Tras dejar atrás la fase aguda de la pandemia, el nuevo sistema de vigilancia no contabiliza todos los casos (dado que solo se realizan test a los mayores de 60 años, a los vulnerables o a quienes estén ingresados) y, por tanto, ya no hay una estadística que mida la incidencia en toda la población. No obstante, los datos en las personas mayores de 60 años indican que el covid sigue estancado en unos 400 casos por 100.000 habitantes (en concreto 426 según los últimos datos), cuando los especialistas pronosticaran que en Semana Santa la incidencia se situaría en unos 50.

El entorno europeo

El descenso de la curva se ha frenado pero como la presión hospitalaria no acusa esta relantización, el Gobierno ha decidido acabar con la restricción más importante que sigue vigente, el uso de la mascarilla en todos los interiores, en línea con la decisión adoptada por otros países europeos como Francia, Reino Unido o Noruega. Asimismo, el Congreso solicitó relajar el uso de las mascarillas el 31 de marzo a través de una moción de Ciudadanos que salió adelante con el apoyo de PSOE y Vox, la abstención de Unidas Podemos y el voto en contra de PP y PNV.

Noticias relacionadas

"Desde la gradualidad y contando con el asesoramiento de los expertos, he participado al Consejo que el próximo día 19 de abril llevaremos un real decreto al Consejo de Ministros en virtud del cual dejarán de ser obligatorias las mascarillas en interiores, quedando algunos supuestos imprescindibles", ha explicado la ministra en un receso de la reunión territorial.

A su vez, el presidente castellano manchego y anfitrión del Consejo Interterritorial, Emiliano García-Page, ha aplaudido una decisión "prudente" que llega en un momento que "España necesita como nunca tirar para alante".

Temas

Mascarillas