Vuelven los cruceros

De Dubái a Doha en siete días: cómo navegar por los emiratos

  • Los turistas pueden visitar las principales atracciones de estas ciudades levantadas a golpe de petrodólares en medio del desierto arábigo

MSC Bellissima hace el recorrido por el Golfo Pérsico.

MSC Bellissima hace el recorrido por el Golfo Pérsico. / Msc

5
Se lee en minutos
Natalia Vaquero
Natalia Vaquero

Periodista

ver +

Navegar por el Golfo Pérsico se ha convertido en todo un reclamo de invierno para los fans de los cruceros que poco a poco se liberan de las restricciones impuestas por el coronavirus. El destino se encuentra en la cima de los más solicitados por acoger las tres grandes citas internacionales de este año: la recién clausurada Expo2020 de Dubái, el mundial de fútbol de Qatar y el gran premio de Fórmula 1 de Abu Dabi. “Hemos tenido que ampliar la temporada que comenzó en noviembre y terminaba en marzo”, explican los responsables de comunicación de la naviera ítalo-suiza MSC que mantendrán hasta finales de junio la ruta de Dubái a Doha con escala en Sir Bani Yas y Abu Dabi, capital de los siete Emiratos Árabes Unidos elegida por el Rey Juan Carlos I para su retiro.

Con vuelos directos desde Madrid y Barcelona a Dubái, el crucero MSC Bellissima, con capacidad para 5.686 pasajeros zarpa del puerto Rashid hacía la isla artificial de Sir Bani Yas para pasar después por Abu Dabi y navegar de vuelta a Dubái. Todo en una semana en la que los turistas pueden visitar las principales atracciones de estas ciudades levantadas a golpe de petrodólares en medio del desierto arábigo, un territorio árido y de calor sofocante que puede alcanzar los 55 grados en pleno verano y donde la calima es un inseparable compañero más del viaje.

Qué ver en cada una de las paradas de menos de un día en un crucero:

La Palmera Jumeirah es el conjunto de islas artificiales más famoso de Dubái.

/ E.P.

Dubái

Dubái acaba de clausurar la Expo2020. En esta ciudad de inmensos rascacielos es visita obligada el Museo del Futuro con una deslumbrante muestra de eventos que nos adelantan un más que probable modo de vida para 2071.

En sus escasos 35 kilómetros cuadrados de extensión, Dubái muestra una arquitectura ultramoderna con el rascacielos más alto del mundo: el Burj Khalifa, de 828 metros de altura. Construido entre el 2004 y 2010, el edificio debe su nombre al presidente de los Emiratos Árabes Unidos.

El Dubai Mall es el centro comercial más grande y visitado del mundo con más de 1.200 tiendas. En su interior alberga una pista de hielo, un acuario con tiburones y el popular Zoco del Oro.

El hotel Burj al Arab, con 321 metros de altura en forma de vela, se levanta sobre una isla artificial situada a menos de 270 metros de la playa.

La Palmera Jumeirah es el conjunto de islas artificiales más famoso de Dubái, repletas hoteles y residencias de lujo.

Playa artificial de Sir Bani Yas.

/ E.P.

Sir Bani Yas

El jeque Sheikh Zayed bin Sultan Al Nahyan fundó Sir Bani Yas Island, un santuario costero de vida silvestre cerca de Abu Dabi. La isla es el hogar de numerosos animales salvajes, incluido el órix de Arabia, casi extinto, y un templo para las aves.

La isla se encuentra a 250 kilómetros al suroeste de Abu Dabi, tiene 17,5 kilómetros de norte a sur y 9 kilómetros de este a oeste.

Los cruceristas pueden disfrutar de un día de sol en la playa artificial construida en la isla.

La mezquita Sheikh Zayed es la más grande del país. 

/ E.P.

Abu Dabi

La capital de Emiratos Árabes tiene la esplendorosa mezquita Sheikh Zayed, la más grande del país y toda una maravilla arquitectónica del mundo moderno.

Construida entre 1996 y 2007, está hecha en mármol blanco, cuenta con cuatro minaretes, lámparas chapadas en oro y cristales de Swarovski y una capacidad para 40.000 personas. El patio está decorado con mosaicos.

En 2017, Abu Dabi inauguró su propio museo de El Louvre, en el distrito cultural de la isla de Saadiyat. Obra del arquitecto francés Jean Nouvel, su cúpula de acero parece flotar permanentemente facilitando la entrada de la luz solar a su interior.

En el hotel Emirates Palace todo es lujo. Es uno de los pocos hoteles que tiene 7 estrellas. Se trata de un resort de 394 habitaciones que posee una de las suites más caras del planeta: 680 metros cuadrados a 12.000 euros la noche.

En noviembre, Abu Dabi acogerá el Gran Premio de Fórmula 1.

Panorámica de Doha, la capital de Qatar.

/ E.P.

Doha

Excursión obligada en Doha, capital de la península de Qatar, es la que se realiza en todoterrenos por el desierto hasta llegar a un punto desde el que se puede divisar Arabia Saudí al fondo. En noviembre, este país que tiene una extensión similar a la de Murcia, celebrará el mundial de fútbol en unos impresionantes estadios que contarán con aire acondicionado hasta en los asientos.

El West Bay es una de las zonas más populares y exclusivas de la ciudad, caracterizada por sus rascacielos y parques. El distrito está en el corazón de la bahía, junto a la Corniche y muy cerca de las principales atracciones de la ciudad.

Construido en el lugar del centenario mercado comercial de Doha, a orillas del Wadi Musheireb, el zoco Souq Waqif parece un anacronismo, especialmente con el telón de fondo del espectacular horizonte modernista de Doha. Con sus puestos de adobe, el mercado y sus callejones sinuosos ofrecen una visión clara de la vida callejera tradicional. 

Exclusividad en el Yacth Club

"La gente se siente muy especial aquí", asegura Rosalía Scaldaferri, directora de MSC Yacth Club, la zona VIP de estas embarcaciones que amadrina la actriz Sofía Loren, para la que está siempre reservado el camarote 1508.

Noticias relacionadas

Scaldaferri saluda amable a sus selectos pasajeros mientras su marido, Edo, toca el piano en el salón de acceso al Yacth Club, una especie de yate de lujo dentro del crucero Bellissima de 17.1598 toneladas, 315 metros de eslora y 43 de manga.

"Los detalles y el lujo marcan la experiencia del crucero", asegura Scaldaferri, hasta el punto de que cada pasajero cuenta con un mayordomo las 24 horas que lo mismo imprime en altamar el periódico que uno quiera que coloca la ropa en los armarios de los camarotes.