Movilización en la educación

Huelga de profesores en Catalunya: el conflicto se enquista y los sindicatos mantienen el pulso

Docentes durante la manifestación en Barcelona en el cuarto día de huelga, entre los Jardinets de Gràcia y el Departament d’Educació.

Docentes durante la manifestación en Barcelona en el cuarto día de huelga, entre los Jardinets de Gràcia y el Departament d’Educació. / Ferran Nadeu

5
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

El cansancio después de tres jornadas de huelga no ha impedido este martes que más de 10.000 profesores, según cifras de la Guardia Urbana, hayan vuelto a salir a las calles, en el cuarto paro del mes, para protestar contra las políticas del Departament d’Educació y exigir la reversión de los recortes que pesan sobre la educación pública catalana desde hace más de 10 años y, de paso, el cese del ‘conseller’ Josep Gonzàlez-Cambray.

La cifra de manifestantes es la mitad de la registrada el 15-M pero similar a los paros del 16 y 17 de marzo, con lo cual queda claro que los docentes siguen muy movilizados. En los centros educativos, el paro tuvo un seguimiento del 9,9% según cifras de Educació y del 50% según Ustec y CCOO. 

En el ánimo de los docentes pesa fallida negociación con el Departament d'Educació. Los sindicatos, molestos con el Departament, tienen claro que mantendrán el pulso y este miércoles, coincidiendo con la última de las huelgas convocadas este mes, debatirán nuevas movilizaciones. 

Desde primera hora del día, los piquetes informativos provocaron un auténtico caos viario en Barcelona. Los manifestantes salieron de Jardinets de Gràcia rumbo a la sede de la ‘conselleria’, en la Via Augusta. Allí les esperaba un impresionante dispositivo de antidisturbios de los Mossos. El blindaje impidió que los profesores pudieran acceder a las puertas del edificio, a diferencia de lo que ocurrió el 15-M, cuando hubo algún momento de tensión entre algunos manifestantes y los agentes que custodiaban el edificio. “Somos docentes, no delincuentes”, “Menos policía y más educación” corearon los profesores, molestos por un despliegue policial que consideraron desproporcionado.

Dispositivo de antidisturbios a las puertas del Departament d'Educació con motivo de la huelga de profesores.

/ Ferran Nadeu

Cambray fue de nuevo el blanco de los manifestantes, que pidieron su cese. Y también cargaron contra ERC, con un aviso: "Esquerra, si esto dura, os pasará factura". Desde el Parlament, la CUP les respaldó entrando a registro una moción en la que piden la dimisión de Cambray y exigen su reprobación porque “no ha sido capaz de dialogar y de llegar a acuerdos con la comunidad educativa”. 

Rotas las negociaciones, la sectorial de Educación convocada por el Departament para este jueves podría ser una vía de diálogo. Está por ver si Ustec, CCOO, Intersindical, Aspepc, UGT, CGT y Usoc acudirán, dado que a las últimas no fueron porque opinaban que no eran espacios reales de diálogo.

Ni un paso atrás

El conflicto pues se enquista porque los sindicatos no tienen intención de dar un paso atrás. Consideran que el Departament no ha dado muestras de “ningún acercamiento”. La portavez de CCOO, Teresa Esperabé, lamentaba la “mala fe negociadora” de la ‘conselleria’. “En una mediación siempre se debe estar dispuesto a acercar posturas”, decía, y acusó al Departament de hacer propuestas “de palabra” que luego no se reflejaban en los documentos. “Así no se puede negociar”.

Uno de los escollos de la negociación hace alusión a los tiempos. Los sindicatos quieren que las mejoras se apliquen a partir del curso que viene y el Govern lo ve imposible. Fuentes del Departament señalan que las medidas planteadas por el comité de huelga tienen un “impacto económico altísimo” por lo que es imposible hacerlas todas de golpe y por ello han propuesto un calendario de ejecución que no satisface a los profesores. El portavez de Aspepc, Joan Alís, apuntaba que el calendario va más allá de esta legislatura, por lo que no es fiable. 

La propuesta de Educació

Una de las medidas que los sindicatos quieren para este próximo septiembre es recuperar la carga lectiva anterior a los recortes de 2012: de 23 horas semanales en primaria y de 18 en secundaria. Educació lo retrasa hasta el curso 24-25 en ambos casos, según la última propuesta que el lunes hizo al comité de huelga. Esta medida supondrá la contratación de 1.463 docentes en primaria y de 2.009 en la ESO. “Es mucho dinero. No es viable para dentro de seis meses”, apuntaban fuentes del Departament.

La propuesta de Educació también incluía una aplicación progresiva de la reducción de ratios que empezará este septiembre en P3 y alcanzaría los niveles de Bachillerato y FP en el curso 2029-30. Un plazo de tiempo que los sindicatos ven inaceptable.

De cara al curso 22.23, la propuesta de Educació incluye la conversión de las jornadas de un tercio a medias jornadas. También el aumento de 216 trabajadores de atención directa al alumnado y la contratación de 890 profesores. Para la FP, se planteaba incorporar a 682 profesores.

Los sindicatos no consideran esto propuestas nuevas. Argumentan que los 216 docentes forman parte de la escuela inclusiva y ya estaban previstos. En el caso de los 890 docentes es para atender la reducción de ratios de P3 y el aumento de alumnado de ESO. Y por lo que respecta a la FP, es para dar respuesta a la falta de plazas que hubo el curso pasado. 

El punto de optimismo lo ha puesto la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, que aseguró que la ‘conselleria’ continuará negociando y confió en que puedan llegar a un acuerdo “más pronto que tarde”.  

A las protestas de este miércoles se suman familias con hijos con necesidades especiales que exigen presupuesto para el despliegue del decreto de escuela inclusiva.  

Servicios mínimos

Noticias relacionadas

El Govern mantiene unos servicios mínimos de un docente por cada tres aulas en educación infantil, primaria y secundaria, el 50% de las plantillas en centros de educación especial y guarderías y se deberá garantizar la presencia de una persona del equipo directivo por cada centro, el 50% de la plantilla de monitores, servicio de cocina, servicio de acogida, extraescolares y servicio de atención al alumnado con necesidades educativas especiales.

Mañana complicada

El tráfico en Barcelona ha vivido una mañana complicada este martes. Horas antes del inicio de la manifestación, las concentraciones de profesores han causado cortes de tráfico que han dificultado la circulación en la C-31 en la plaza Ildefons Cerdà (L'Hospitalet) y en la Ronda de Dalt (en Vall d'Hebron sentido Besòs) y la Ronda Litoral (a la altura de Sant Martí en los dos sentidos). Poco después de las 11.00 horas, se había normalizado la circulación, según la Guardia Urbana.

Temas

Huelgas