pobreza energetica

Entidades sociales piden "ayudas urgentes" para las facturas de luz disparadas

  • En 2021 el precio de las facturas de electricidad de los clientes vulnerables de Endesa se duplicó pasando de 10,8 millones anuales a 19,2

  • La Taula del Tercer Sector y la Aliança contra la Pobresa Energètica avisan de que cada vez hay más familias "ahogadas" por los precios de los suministros

Protesta por el precio de la luz.

Protesta por el precio de la luz.

3
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

La Taula d'Entitats del Tercer Sector y la Aliança contra la Pobresa Energètica, que atienden a las familias vulnerables que no pueden pagar las facturas de la luz, avisan de que la actual situación de subida de precios se está haciendo insostenible para muchos hogares, hasta el punto de que sus facturas han duplicado los importes. Lo han dicho estas organizaciones este martes, un año después de que Endesa se aviniera a condonar la deuda acumulada de las familias con pobreza energética. Piden ayudas económicas y alertan de que hay cientos de clientes vulnerables en otras compañías que están haciendo frente al alza de los precios con angustia y terror. Los datos de Endesa muestran que el precio a pagar en las viviendas más necesitadas ha pasado de 10,8 millones en 2020, a 19 millones de euros en 2021. La Generalitat habla de una situación de "emergencia energética" y anuncia un encuentro con alcaldes para concretar cómo se harán los pagos.

La ley catalana de pobreza energética protege a las familias pobres de los cortes de luz. Es decir que, si así lo acreditan los Servicios Sociales, deben tener acceso a la electricidad a pesar de no pagar los recibos. El drama viene cuando los afectados ven que sus deudas van aumentando sin saber como la van a pagar, con amenazas incluidas. Hace un año, Endesa se comprometió con el Govern a condonar la deuda de sus 35.000 clientes vulnerables desde 2015 hasta 2018 (23,7 millones) y a pagar al 50% la deuda contraída des de 2019 hasta la actualidad. El coste restante lo asumían la Generalitat y los entes municipales.

"Lo que aún no sabemos es cómo se van a pagar todas las facturas de 2021, y aún menos las del 2022", se ha quejado la presidenta de la Taula del Tercer Sector, Francina Alsina, que ha señalado que tras la pandemia hay un millón de pobres más en Catalunya. "Cada vez son más las familias que no pueden pagar los recibos, y las que están protegidas por la ley se les ha duplicado la factura, tienen deudas mucho más altas", ha añadido Campuzano. Los datos de la compañía también lo indican así. En tan solo un año las facturas de las familias que tienen un informe de vulnerabilidad social se han duplicado, pero además han crecido un 11% las que han necesitado el Bono Social Eléctrico. "Sabemos que hay muchas más que lo necesitan", agregan desde Endesa. La eléctrica está esperando que las administraciones desplieguen el Fondo de Atención Solidaria que pague los recibos de 2021 para todas las familias afectadas. "Es en lo que estamos trabajando ahora con los ayuntamientos", ha expresado la 'consellera' de Drets Socials, Violant Cervera, este martes tras la rueda de prensa del Govern.

Emergencia energética

Noticias relacionadas

Las entidades sociales también insisten en que hay cientos de clientes de otras compañías, especialmente Naturgy e Iberdrola, que no han accedido a ningún tipo de condonación de la deuda. Son hogares que ya temen encender la luz, la caldera o la calefacción porque desconocen completamente si su deuda se va a saldar algún día. "Hay que aplicar la misma condonación que con Endesa, si conseguimos esto tenemos el 85% de clientes vulnerables en Catalunya protegidos", ha explicado Campuzano. Cervera se ha limitado a decir que el Govern está intentando abrir conversaciones con estas dos empresas, pero ha asumido que la "emergencia energética" por el alza del precio de la luz, esto debe hacerse "lo antes posible".

Otra de las problemáticas sin resolver es el de los contadores sociales de luz para las familias que ocupan viviendas porque no pueden acceder a pisos de alquiler social. "Sólo se han puesto 16 contadores sociales, muchos ayuntamientos no quieren facilitar los trámites de estas familias, cosas tan básicas como el empadronamiento o el informe social", ha afirmado Campuzano, señalando a la Generalitat para que haga cumplir el acuerdo.