Jornadas de protesta en Catalunya

Las familias se resignan a los inconvenientes de la huelga en las escuelas catalanas

  • "El Departament d'Educació se merecía una huelga", dice aFFac, que reclama a Cambray que "se siente de verdad a hablar"

Unos técnicos tratan de abrir la puerta de la escuela Castella, en el Raval, que ha sido sellada con silicona, en el primer día de huelga de maestros.

Unos técnicos tratan de abrir la puerta de la escuela Castella, en el Raval, que ha sido sellada con silicona, en el primer día de huelga de maestros. / MANU MITRU

3
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

Las asociaciones de familias respaldan las reivindicaciones que han llevado a los docentes a la huelga, pese a la molestia que a nivel logístico de familia supone una convocatoria de huelga de nada menos que cinco días. "Para las familias la huelga es un estrés y un problema de conciliación. Nos afecta, claro, y no es lo mejor para nosotros, pero no podemos estar en contra", señala Lluís Vila, presidente de Fapaes. "Hemos de estar al lado del profesorado. No piden nada extraordinario", añade. En la misma línea, Lidón Gasull, directora de la asociación aFFac, advierte de que aunque no han pedido a sus familias asociadas un apoyo activo a la huelga, sí comparten las preocupaciones y las motivaciones de los docentes.

En el punto de mira de las familias, como en el de sindicatos y direcciones de centros, el 'conseller' d'Educació, Josep Gonzàlez-Cambray. "El Departament d'Educació se merecía una huelga", sentencia Gasull, que considera que Cambray ha faltado el respeto a la comunidad educativa. "El Departament ha ido a la suya en muchos temas importantes para la educación pública. Es hora de que Cambray se siente de verdad a hablar y negociar con la comunidad educativa", reclama la presidenta de aFFac. Diálogo, recursos y escuela inclusiva son los tres ejes en los que, al igual que las direcciones de los centros públicos que se han plantado ante la gestión del Departament, pone énfasis aFFac.

"El Departament tiene que cambiar su manera de proceder. No puede ser que explique las cosas a pelota pasada", subraya también Vila. "Primero tiene que hablar con la comunidad educativa, y luego, tomar decisiones", añade el presidente de Fapaes, entidad esta que apoya la idea del nuevo calendario y del adelanto del inicio del curso escolar. "A nosotros nos gusta la idea, pero se ha de hablar, no hacerlo de forma precipitada y sin pensarlo todo bien", apunta. Lo mismo aplica Vila a los nuevos currículums: "Nos gusta la música pero hay que afinar los acordes".

Comprende Fapaes el estado de ánimo de los maestros y de las direcciones, que están "muy tensionadas" y apoya "al 100%" la demanda de más recursos "económicos y humanos". Recursos para atender, por ejemplo, la salud mental del alumnado. "Nos llegan mensajes de profesores que dicen que no habían visto nunca antes la degradación de la salud mental y emocional de los alumnos", explica Vila, que insta a Educació a "estar alerta y destinar recursos a este ámbito".

El énfasis que han hecho las direcciones de centros públicos, que se han sumado a la jornada de huelga del 15-M, en reclamar recursos para desplegar el decreto de Escuela Inclusiva, aprobado en 2017 es motivo de esperanza para las familias con hijos con necesidades especiales. "Nos da esperanzas. Este decreto está aprobado y parado. Hace meses que el Síndic de Greuges hizo un informe sobre las deficiencias que había y nadie se ha escandalizado", explica Noemí Font, profesora y madre de una niña con espina bífida que la ha convertido en una activista en defensa de la escuela inclusiva. "Cambray habla siempre de equidad. ¿Cómo puede si tiene el decreto de la inclusiva parado?", se pregunta, indignada.

Y aprovecha para subrayar que "en los colegios públicos catalanes hay discriminación por razón de discapacidad". "Cómo puede ser que un niño con necesidades especiales no tenga apoyo para participar en una salida o excursión? O que se le invite a no quedarse en el comedor porque no hay recursos", plantea. Así que Font ha recibido con satisfacción que las direcciones de los centros pongan sobre la mesa un tema importante que tiene la educación en Catalunya: el despliegue del decreto de la Escuela Inclusiva.

Noticias relacionadas

Desde aFFac no tienen muy claro lo qué harán las familias en las tres jornadas de huelga convocadas esta semana (martes, miércoles y jueves). "Habrá de todo. Habrá familias que no llevarán a sus hijos al colegio y otras que sí. Nos están llegando muchas preguntas sobre los servicios mínimos".

Los servicios mínimos fijados por el Departament de Treball son los siguientes: en infantil, primaria y ESO habrá un docente por cada 3 aulas. En el servicio de acogida, comedor y extraescolares deberá haber un 50% de la plantilla. Y en las guarderías y escuelas de educación especial deberá estar operativo el 50% del personal.