Ganadería

Una macrogranja de Valencia duplica su crianza de pollos de engorde hasta los 68.000 animales

La Consejería de Agricultura aceptó la solicitud en septiembre para ampliar sus instalaciones y acoger el doble de pollos para engordar y sacrificar

Una macrogranja de Valencia duplica su crianza de pollos de engorde hasta los 68.000 animales
2
Se lee en minutos
Amparo Soria

Con el debate sobre la mesa sobre la adecuación y ética de las macrogranjas, de la ganadería intensiva frente a la extensiva, son innumerables los casos de explotaciones agrarias que duplican, triplican e incluso cuadruplican su producción. Las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) necesarias para llevar a acabo cualquier ampliación de estas explotaciones lleva a la Consejería de Agricultura de la Comunidad Valenciana a aceptar -o no- estos proyectos aunque estén cuestionados socialmente, sobre todo porque se tratan de permisos con una tramitación que se prolonga durante años. Es el caso de una macrogranja en Camporrobles, en la comarca de Requena-Utiel (Valencia)dedicada al engorde de pollos, que en septiembre obtuvo el visto bueno para pasar de criar 32.000 animales por ciclo a los 68.000 que tendrá ahora.

Al año, esta explotación prevé realizar entre 5 y 6 ciclos de crianza. Es decir, como mínimo, pasarán 540.000 animales al año para ser sacrificados y destinados al consumo humano, el fin último de estas empresas, necesarias para la alimentación tal como está concebida en la actualidad. En la DIA de la consejería, rubricada por el director general de Calidad y Educación Ambiental, Joan Piquer, se da luz verde a la ampliación de la capacidad de la explotación con la construcción de una nueva nave para 36.000 pollos, "siendo por tanto la capacidad de la explotación, tras la ampliación prevista, de 68.000 pollos de engorde", señala el documento.

Los animales llegan con un día de vida a la explotación y cuando pesan 2 kilos, se envían al matadero

El proceso comienza con la llegada de los pollitos de un día a la granja, con un peso medio de 50-60 gramos. Se alojan sobre un lecho de cascarilla de arroz y la alimentación es a base de piensos compuestos. El ciclo de crianza se prolonga durante 50 días, hasta que los animales adquieren un peso de 2 kilos, por lo que llega el momento de su sacrificio. Se cargan de forma manual en jaulas para trasladarlos al matadero especializado y la granja se queda durante dos semanas vacía sometiéndose a las tareas de desinfección para comenzar de nuevo el proceso con otros animales.

El consumo de pienso que se prevé es de 1.350 toneladas al año y el consumo de agua para abastecer a los animales y para limpiar las instalaciones es de 4.093 metros cúbicos al año. En cuanto al estiércol generado, se calcula que rondará las 680 toneladas anuales y se retirarán por parte de una empresa especializada para usarlo como abono orgánico.

Noticias relacionadas

La granja se ubica a un kilómetro de Camporrobles por lo que cumple con la normativa vigente. La nueva instalación tendrá 1.918 metros cuadrados y el permiso fue solicitado en octubre de 2020 por parte del Ayuntamiento de Camporrobles en favor del promotor, Francisco Gómez García.

En su resolución, la consejería hace algunas apreciaciones y obligaciones de cara a llevar a cabo esta ampliación, tanto durante la obra como durante el funcionamiento de la macrogranja.