Medidas de la sexta ola

Catalunya levanta restricciones con el covid-19 todavía en expansión

  • Desde el viernes 28 de enero ya no se aplican limitaciones de aforo y reuniones, así como deja de pedirse el uso de pasaporte covid

  • Los expertos ven "precipitado" el fin de las restricciones y recuerdan que el virus sigue "tensionando" el sistema sanitario

Último día de pasaporte Covid en restaurantes. Un empleado pide pasaporte covid por último día en un restaurante del Born

Último día de pasaporte Covid en restaurantes. Un empleado pide pasaporte covid por último día en un restaurante del Born / Jordi Otix

5
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

Catalunya ya se ha desprendido de gran parte de las restricciones trazadas para frenar la expansión del coronavirus responsable de la (todavía) pandemia de covid-19. Esta desescalada exprés, a diferencia de otras oleadas donde las restricciones se levantavan poco a poco hacia finales de la curva, se produce en un momento de especial incertidumbre. Los datos epidemiológicos, lejos de ser favorables, dejan entrever signos de "desaceleración" del virus y "estabilización" de algunos indicadores. Pero, según argumentan los expertos, siguen sin ser buenos. La Rt, aunque parece estar a la baja, indica que ahora mismo el virus sigue en expansión tras más de cien días de crecimiento. Los datos de este viernes indican que, tal y como ha argumentado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, "todo apunta a que hemos doblegado la curva de la sexta ola de covid". Aun así, tal y como destacan epidemiólogos consultados por este diario, no hay que olvidar que los registros siguen sumando más de 30.000 contagios diarios y que, mientras, el sistema sanitario sigue tensionado por el impacto de este virus.

Este mismo viernes, Catalunya elimina las limitaciones de aforo y reuniones, así como el uso de pasaporte covid-19 en todo tipo de establecimientos. Según recoge el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC),  la decisión se basa en un informe del director de la Agencia de Salud Pública de Catalunya, emitido el 26 de enero de 2022. El diagnóstico dibuja un balance lleno de claroscuros. Por un lado, señala que el coronavirus "está en una fase de transmisión comunitaria no controlada y sostenida que puede exceder las capacidades de respuesta del sistema sanitario". Por el otro, valora positivamente la "reducción" de algunos indicadores asistenciales, así como la estabilización de las cifras de visitas por covid-19 en la atención primaria y los ingresos por esta enfermedad. Con este balance sobre la mesa, el Govern "considera justificado" levantar el grueso de las restricciones. En esta misma línea, el 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, se ha mostrado partidario de que las discotecas y otros locales de ocio nocturno reabran el 11 de febrero

¿Pero es este el mejor momento para levantar las medidas? Según argumentan varios expertos interpelados por EL PERIÓDICO, el fin de las restricciones llega en un momento especialmente complicado. "Eliminar medidas ahora mismo es precipitado. Lo prudente sería ir desescalando de manera progresiva conforme mejoren los indicadores, no levantar todas las restricciones cuando todavía estamos en la cresta de la ola", argumenta el epidemiólogo Antoni Trilla, miembro del comité asesor sobre covid-19 de la Generalitat. "El debate sobre las restricciones es una ecuación muy compleja. Desde el punto de vista científico y sanitario está muy claro que ahora mismo no estamos en una situación favorable y que lo mejor sería mantenerlas. Pero también es cierto que hay que tener en cuenta que hay otros factores, como el impacto social y económico de estas medidas", reflexiona el doctor.

"Eliminar medidas ahora mismo es precipitado. Lo prudente sería ir desescalando de manera progresiva"

Antoni Trilla, epidemiólogo

Trilla, por parte, apunta a uno de los principales ‘termómetros’ para medir el impacto del covid-19: el sistema sanitario. Para ilustrar el momento de "tensión" que todavía viven hospitales y centros de atención primaria, el especialista traslada la siguiente pregunta para medir la magnitud que (todavía) hoy supone el covid-19: "¿Si usted necesitara atención médica, ya sea por covid-19 o por cualquier otra enfermedad,  puede el sistema sanitario atenderle correctamente? Ahora mismo hay muchos hospitales que siguen desprogramando cirugías no esenciales, hay mucho personal sanitario de baja y en la primaria no dan abasto para atender a más pacientes", comenta el doctor. "No hay varitas mágicas para solucionar esto, pero urge reforzar el sistema sanitario. Desde ampliar la capacidad de las uci hasta mejorar los contratos y captar más personal", añade.

Un cliente enseña su pasaporte covid por último día en un restaurante del Born

/ Jordi Otix

¿Efecto rebote?

Noticias relacionadas

El ‘adiós a las restricciones’ podría, por un lado, ralentizar la bajada de la curva de la sexta ola y, por el otro, podría generar un "efecto rebote". "El levantamiento de las medidas podría generar una falsa sensación de seguridad porque, en el fondo, traslada el mensaje de que la pandemia ya se ha acabado", explica Salvador Macip, también miembro del comité asesor y científico de la Universitat Oberta de Catalunya. "El problema de crear falsas expectativas es que cuando se incumplen, porque la pandemia es muy impredecible, también generan mucha frustración. Y cuanto más aumenta la fatiga pandémica más complicado será que si el día de mañana se vuelven a complicar las cosas, la gente respete las medidas", comenta el especialista, también afiliado a la Universidad de Leicester.

"El levantamiento de las medidas podría generar una falsa sensación de seguridad"

Salvador Macip, médico e investigador

El especialista pronostica que, a corto plazo, habrá que esperar al menos "unas semanas" para ver si el covid-19 frena su avance. Si todo va bien, comenta Macip, de cara a la primavera todo apunta a que estaremos en una situación más tranquila. Sobre todo porque entre la gente que ya ha pasado el covid-19 y la que ha recibido una dosis de refuerzo ya habrá un poco más de ‘inmunidad colectiva’ frente a este virus. Más allá de esta previsión, el científico apunta a que no es prudente realizar previsiones a largo plazo. O hablar de cuándo llegará el fin definitivo de la pandemia. "No es realista marcar plazos o fechas límites para 'volver a la normalidad' porque, como ya hemos visto en estos dos años, la pandemia puede cambiar en cuestión de semanas. Lo importante es marcarse como objetivo disminuir el máximo posible el número de casos", comenta. Entonces sí podremos respirar un poco más tranquilos.