La lucha contra la desigualdad

Las extraescolares pierden a uno de cada tres alumnos por la pandemia

  • Dos de cada 10 menores catalanes no realizan actividades formativas fuera de la escuela

  • Los índices de participación más bajo corresponden a familias con menos estudios y menos ingresos

Extraescolar de música en un colegio de Barcelona.

Extraescolar de música en un colegio de Barcelona. / Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

Los expertos en educación coinciden en afirmar que la educación de los niños no se acaba cuando termina el horario lectivo. Y saben que las actividades extraescolares son un factor clave del éxito educativo. Sin embargo, estas extraescolares también reproducen las desigualdades socioeconómicas. Así, según el estudio 'Educació 360º: més enllà del temps lectiu', dos de cada 10 niños y adolescentes no realizan actividades extraescolares habitualmente. Los índices más bajos de participación responden, además, a un determinado perfil: padres con menos estudios, menos ingresos familiares, de origen extranjero y familias monoparentales. Así, estas actividades, enriquecedoras, se convierten en un espacio generador de desigualdades. "El alumnado con más riesgo de fracaso escolar y en familias con peores condiciones de educabilidad es también el alumnado que menos participa en extraescolares", advertía el informe.

El estudio señalaba también que las desigualdades no solo se dan en la participación o no en las extraescolares, sino también en el tipo de actividad. Los hogares con menos ingresos realizan más refuerzo escolar, menos idiomas y menos actividades artísticas. También hay una brecha de género: las chicas hacen actividades más diversas y los chicos eligen más actividades deportivas.

La pandemia ha afectado también este ámbito educativo. Educació 360º estima que el porcentaje de participación de alumnos de primaria y de ESO en extraescolares en Catalunya ha pasado del 80% en 2019 al 55% en mayo de 2021, es decir un 31% de alumnos han dejado de hacerlas. La Encuesta de Salud de Catalunya de 2020, que ya detectó un descenso de la media de días semanales en los que se hacen extraescolares.

En base a esta fotografía de situación, la Fundació Bofill reclamaba a las administraciones, entre las 15 medidas para garantizar la equidad educativa, actuar para eliminar esas desigualdades, garantizando que todos los alumnos, "independientemente de su condición socioeconómica, puedan acceder durante todo el año a experiencias extraescolares y de ocio educativo más allá de la escuela".

Menos renta, menos participación

El Ayuntamiento de Barcelona ha recogido el guante y ha impulsado un plan para que todos los menores de 3 a 16 años de la ciudad puedan tener acceso a extraescolares, con becas que permitan que el dinero no sea un problema. "Política de tardes en barrios educadores", sería la filosofía. Los datos recabados en los barrios de la ciudad no dejan lugar a dudas: los distritos con menor nivel de renta tienen menos oferta y menos participación en extraescolares. Un 70,6% de menores practican extraescolares deportivas y solo un 48% hacen actividades no deportivas, según la Encuesta de hábitos deportivos de la población en edad escolar de Barcelona 2018. El consistorio ha detectado, además, que aquellas familias cuyos padres tienen estudios superiores son las que más eligen para sus hijos actividades de tipo cultural o artístico. En Barcelona, mientras que el 20% de menores de 16 años de familias con menos recursos no practican actividades culturales y de ocio de manera regular, este porcentaje es solo del 4% entre los menores de estrato social más elevado.

Plataforma de inscripciones

El programa ya ha arrancado la maquinaria. Cuenta para este 2022 y 2023 con un presupuesto de 23 millones de euros que servirán para financiar la estructura, la 'oficina de tardes' y para impulsar nueva oferta de actividades. Este mismo miércoles se ha constituido la mesa de trabajo con las entidades de ocio, deporte y cultura que colaboran con la iniciativa.

A partir de septiembre de 2023, las familias podrán acceder a una plataforma única, de uso fácil, desde donde elegirán las actividades a las que quieren apuntar a sus hijos y solicitarán las becas. Tendrán garantizado como mínimo dos tardes a la semana. O más si les apetece. Todos los barrios tendrán una oferta "de proximidad, de calidad, suficiente y diversa". En función de la renta familiar, podrán acceder a becas del 100%, del 80%, del 50% o del 30%, como ya sucede en las actividades de ocio de verano. El objetivo es que, para quien no tenga beca, los precios resulten también asequibles.

Cifras de escolares de Barcelona que hacen deporte como actividad extraexcolar

Prioridad para 24.000 niños

El programa se ejecutará por fases. Tendrán prioridad los 24.000 menores que el ayuntamiento estima que están en situación más vulnerable. Habrá todo tipo de actividades, también deportivas, aunque la idea es potenciar aquellas actividades que no están tan consolidadas como la práctica deportiva. "El deportivo es un ámbito muy consolidado. En cambio los idiomas, las actividades artísticas y culturales no están tan estructuradas", apuntan desde el ayuntamiento.

Noticias relacionadas

Antes, este próximo marzo, se pondrá en marcha la iniciativa 'Som artistes', una extraescolar de práctica artística dirigida a 800 niños y adolescentes que se implantará en cuatro barrios que tienen poca oferta de este tipo: el Besòs-Maresme, Bon Pastor, Trinitat Vella y Trinitat Nova. Seguirá los pasos de 'Menjallibres 2.0', un programa de refuerzo de la lectura y expresión en catalán en el que participan 500 niños de entre 7 y 9 años y que ya se está desarrollando en 30 escuelas públicas de 12 barrios de la ciudad.

"Se trata de ampliar el derecho a la educación más allá del colegio, reducir las desigualdades y avanzar en los derechos culturales de niños y jóvenes para que puedan participar en la vida comunitaria con igualdad de oportunidades", resume el concejal de Educación, Pau Gonzàlez Val.