Contra la discriminación por sexos

Un juez concede a un hombre jubilado un complemento de maternidad

  • El magistrado aplica una sentencia de la justicia europea para otorgar el plus a un extrabajador de los Bomberos de Barcelona

Miguel D. en un parque cercano a su domicilio en Sant Cugat del Vallés. 

Miguel D. en un parque cercano a su domicilio en Sant Cugat del Vallés.  / JORDI OTIX

4
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Miguel D. S., de 68 años, era técnico superior del Ayuntamiento de Barcelona. Ganó la plaza por oposición. Los últimos años de su carrera profesional, hasta que se jubiló en 2018, desempeñó su labor en los Bomberos de la ciudad. En 2006, su mujer falleció con 51 años a causa de un cáncer de pulmón agresivo. Se quedó viudo con tres hijos, uno de ellos de 15 años. Un juez de lo social de la capital catalana le ha concedido un complemento de maternidad en su pensión siendo un hombre. La sentencia, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, aplica la resolución del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) de diciembre de 2019 que tumbó la normativa española, al entender que con ella se permitía un trato diferente por sexos y se vulneraba la directiva comunitaria de igualdad de trato entre hombres y mujeres.

El magistrado recoge esta doctrina, a pesar de que el Gobierno español, a raíz de la sentencia de la justicia europea, reformó la legislación en 2021 mediante un real decreto en que el que se cambiaba varios aspectos sobre este complemento, pero sigue siendo predominante su concesión a las mujeres. Solo en determinados casos pueden cobrarlo los varones. El cambio más significativo es respecto a la cantidad a percibir. Esta nueva regulación, sin embargo, también está siendo cuestionada desde el punto de vista jurídico.

La primera vez que se incorporó este complemento de maternidad a la jubilación fue en una disposición de la ley de Presupuestos del Estado para 2016, que se aprobó en octubre de 2015 con Mariano Rajoy en el Gobierno. A los pocos meses, se plasmó en el texto refundido de la ley general de la Seguridad Social, que entró en vigor en enero de 2016. Su artículo 60 establece: “Se reconocerá un complemento de pensión, por su aportación demográfica a la Seguridad Social, a las mujeres que hayan tenido hijos biológicos o adoptados” (al menos dos) y sean beneficiarias de una pensión de jubilación, viudedad o incapacidad permanente. La cantidad se gradúa a través de un porcentaje en función de si son dos o cuatro los hijos. Este plus se genera automáticamente con la jubilación.

Discriminación por razón de sexo

Es ese precepto el que anuló el TJUE. Los jueces europeos sostienen que esta normativa concede un trato menos favorable a los hombres, lo que constituye una discriminación directa por razón de sexo y prohibida por la directiva comunitaria. Los togados también rechazaron el argumento de “la aportación demográfica” de las mujeres a la Seguridad Social porque, a su entender, la aportación de los hombres es tan necesaria como la de las féminas. Además, desmontaron el argumento de que el complemento fue concebido como medida destinada a reducir la brecha salarial entre las pensiones de hombres y mujeres cuyas carreras hayan sido interrumpidas por haber tenido al menos dos hijos. En este sentido, la justicia europea sostuvo que es posible que los varones también tengan afectaciones en su trayectoria profesional si se dedican a la atención y educación de sus vástagos.

Noticias relacionadas

Más de un año después de la sentencia del TJUE, en enero de 2021, Miguel D. S. solicitó el complemento de maternidad a su pensión de jubilación. El Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social denegaron su petición porque, según justificaron, este plus a la pensión se contempla solo para la maternidad respecto a las mujeres. Su abogado, Lluís Ezquerra Escudero, presentó una demanda en la que señalaba que su cobro era "un derecho" que obliga a la Administración. El titular del Juzgado de lo Social número 3 de Barcelona, Xavier Gonzàlez de Rivera Serra, ha estimado sus argumentos y reconoce ese derecho de Miguel D. S. a percibir el complemento a su pensión previsto en la normativa de 2015 (antes de la reforma de 2021) y con efectos de 2018, cuando se jubiló.

La sentencia del juzgado de Barcelona acepta las tesis esgrimidas por Miguel D. S. “precisamente por las mismas razones” por las cuales el TJUE declaraba que la norma española no se ajustaba a la directiva europea de igualdad de trato. Como "consecuencia de esta decisión judicial”, precisa, no puede denegarse la demanda. El magistrado sostiene que la nueva regulación de 2021 (real decreto ley 3/2021) de este complemento “se acerca más a la figura de acción positiva para reducir la brecha de género que no antes”, aunque alerta que “la diferente regulación de los requisitos para acceder” a este plus por las mujeres y hombres “puede llevar también un nuevo debate jurídico, constitucional o comunitario”. El debate continúa abierto.