Movilidad

“Evitémoslo”, la nueva campaña de concienciación vial sobre la fragilidad de los ciclistas

La acción incide en la importancia del respeto mutuo entre este colectivo vulnerable y el resto de usuarios de la carretera

Imagen de la campaña “Evitémoslo”

Imagen de la campaña “Evitémoslo” / SCT

4
Se lee en minutos

La bicicleta se consolida como medio de transporte habitual que permite avanzar hacia una movilidad más segura, sostenible y saludable. Con el crecimiento del uso y de los espacios destinados a este vehículo, cabe recordar también cuáles son los derechos y deberes de circular en bicicleta y de los demás vehículos en su interacción con los ciclistas. Y es que los ciclistas, con los peatones y el resto de conductores, tienen la responsabilidad compartida de hacer un uso de la red vial de forma cívica y respetuosa. Desde el 2010 hasta ahora han muerto 81 ciclistas en las carreteras catalanas y otros 641 han resultado heridos de gravedad. Si nos fijamos en algunos de estos años, en el 2021, hasta el 2 de diciembre, han perdido la vida cuatro ciclistas en zona interurbana, tres varones y una mujer. En todo el año 2020, fallecieron nueve ciclistas en carretera, ocho hombres y una mujer; en 2019, nueve ciclistas también, todos hombres; y en 2010, perdieron la vida siete ciclistas, cinco hombres y dos mujeres. Todas las víctimas mortales de los años citados a modo de ejemplo, salvo una, fueron provocadas por colisiones entre la bicicleta y otro vehículo. Solo en un caso del 2020, el ciclista era el único usuario implicado.

Desde 2010 han muerto 81 ciclistas en las carreteras catalanas y otros 641 han resultado heridos de gravedad

Toda pérdida viene acompañada de una tragedia humana sobre la que es necesario concienciar y aprender para evitar otras. Por ello, el Servei Català de Trànsit (SCT) ha puesto en marcha una nueva campaña de concienciación vial que tiene como objetivo prevenir y evitar los accidentes de ciclistas, uno de los colectivos más vulnerables de la red vial. Con el lema, “Evitémoslo” la acción divulgativa muestra la fragilidad de los ciclistas e incide en la importancia del respeto mutuo entre este colectivo y el resto de usuarios de la carretera. El ‘spot’ quiere transmitir la necesidad, por un lado, de mayor percepción del riesgo y conciencia de la propia vulnerabilidad a los ciclistas, y por otro, respeto y colaboración a los conductores de vehículos motorizados. En este sentido, la campaña apela a una responsabilidad compartida y a una convivencia respetuosa en la red vial para reducir la siniestralidad de los ciclistas.

La narrativa del anuncio está basada en hechos reales y entrelaza dos perspectivas de un mismo hecho que es un accidente de tráfico en el que murió un ciclista. El ‘spot’, filmado con actores, muestra cómo un grupo de ciclistas lleva uno de ramo de flores en una carretera para recordar a la víctima, mientras un amigo recuerda y narra el fatídico momento. En el anuncio también se relata la otra cara de la moneda: cómo vivió el siniestro el causante del accidente y cómo le acompaña el sentimiento de culpabilidad.

Para una conducción segura y una buena convivencia en el espacio público

Para que haya una conducción segura y una buena convivencia en la red vial, hay que recordar lo siguiente:

Noticias relacionadas
  • Las bicicletas no pueden circular por autopistas.

  • En carretera las bicicletas pueden circular por el arcén de las autovías, excepto cuando haya una señal de prohibición, y por el arcén de la carretera, si no hay espacio habilitado.

  • En carretera, para conducir una bicicleta es obligatorio llevar casco, y en ciudad también lo es para los menores de 16 años.

  • En carretera, para mejorar la presencia de la bicicleta, es necesario llevar una prenda reflectante.

  • Para ganar visibilidad, la bicicleta debe llevar obligatoriamente un catadióptrico trasero y es recomendable también en los pedales y en las ruedas, además de llevar encendidas las luces delantero y trasera.

  • La luz de posición delantera debe ser de color blanco y la trasera, de color rojo; el catadióptrico posterior debe ser del mismo color.

  • Las bicicletas tienen prioridad cuando circulan por un carril bici, por un paso para ciclistas o por un arcén señalizado.

  • Las bicicletas pueden circular en columnas de dos, invadiendo la calzada, excepto en las autovías, donde no se puede salir del arcén; en tramos con poca visibilidad o con la calzada en mal estado deben circular en fila.

  • Las bicicletas deben respetar siempre las señales de tráfico así como también los peatones y ceder el paso a los pasos de peatones.

  • Las bicicletas deben señalizar previamente las maniobras a realizar utilizando los brazos, principalmente en un giro o cambio de carril.

  • Los vehículos a motor deben dejar una distancia de seguridad no inferior a 3 m cuando circulen detrás de las bicicletas y no deben realizar maniobras que pongan en peligro su seguridad.

  • En carretera, si un vehículo quiere adelantar una bicicleta, debe mantener una distancia lateral mínima de 1,5 metros y puede invadir el carril contrario incluso si existe una línea continua.

En definitiva, la fragilidad del colectivo ciclista hace que paguen muy caro tanto un error suyo como una negligencia o distracción de un conductor de un vehículo a motor. Por eso todos los usuarios de todos los vehículos deben recordar cuáles son sus derechos y deberes durante la conducción y desplazarse de una forma responsable y consciente para garantizar una movilidad más segura y evitar que más ciclistas mueran en las carreteras.