Sexta ola

El Gobierno rechaza la aplicación en toda España de las medidas contra el covid de Catalunya

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa. / José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

El Gobierno no considera necesaria la aplicación en toda España de las medidas para frenar la sexta ola anunciadas por Catalunya, que quiere cerrar el ocio nocturno, limitar los aforos en bares y restaurantes, reducir a 10 el número de comensales en las reuniones familiares y recuperar el toque de queda de 1 a 6 de la madrugada. Todas estas restricciones, a solo tres días de Nochebuena, son muy similares a las de la pasada Navidad, pero el Ejecutivo considera que el momento actual es otro, debido a la elevada cobertura vacunal, que ha provocado que el número de hospitalizaciones y muertes sea muy inferior al de las olas anteriores. 

En la Moncloa subrayan que tampoco tendrían competencias para extender a todo el Estado las restricciones catalanas, que por otra parte no son compartidas por el resto de las autonomías, que o bien son partidarias de no hacer nada (caso de la Comunidad de Madrid) o bien defienden, como hacen siete de ellas, la recuperación de la mascarilla en exteriores, una iniciativa que se ha demostrado poco útil, ya que el contagio al aire libre, concluyen todos los estudios científicos, resulta muy poco probable. Ante la Conferencia de Presidentes que se celebra este miércoles de forma telemática, el principal mensaje del Ejecutivo es “prudencia y tranquilidad”.

“Cada comunidad tiene que evaluar su situación. Los escenarios son muy distintos en unas y otras. Y las competencias son suyas”, señalaron fuentes del Gobierno, después de que el ‘president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, reclamara que sus medidas, “duras” pero “eficaces”, se extiendan al resto de territorios. Los colaboradores de Pedro Sánchez insisten en que no se puede comparar la situación en Navarra, por ejemplo, donde la incidencia acumulada es de 1.488 casos por cada 100.000 habitantes, que la de Andalucía, comunidad donde el baremo se reduce hasta 440. 

"Tenemos los indicadores disparados y la situación es crítica. Ante una situación como esta, el Govern no puede quedarse de brazos cruzados. Tenemos que actuar y hemos actuado. Quedarse de brazos cruzados no era coherente ni responsable. Hubiera sido temerario, una inhibición", señaló Aragonès, que también pidió al Ejecutivo que recupere los fondos covid para todas las autonomías para hacer frente a las “consecuencias económicas y sociales” derivadas de la sexta ola, marcada por la irrupción de la variante ómicron, mucho más contagiosa. Aun así, el impacto en Catalunya está siendo por el momento menor que en otros lugares: la incidencia se sitúa allí en 662 casos, frente a los 695 de la media nacional. 

Acusaciones de tardanza 

En cualquier caso, el Gobierno rechaza cargar contra las restricciones anunciadas por la Generalitat. “Están en su derecho, igual que el resto de autonomías”, explicaron en la Moncloa. Pero no creen que el escenario sea como para aplicar el toque de queda en toda España. “No estamos en eso”, continuaron las mismas fuentes, resaltando que la convocatoria de esta Conferencia de Presidentes, a diferencia de otras citas del mismo organismo, ha sido “bien recibida” por todos los territorios, aunque varios de ellos, como Catalunya y Euskadi, consideren que llega “demasiado tarde”.

“No hemos llegado tarde porque nunca habíamos dejado de estar”, contestó la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, tras el Consejo de Ministros. Rodríguez insistió en que el momento actual es “distinto” al de otras olas, subrayando que el 83,7% de los mayores de 70 años ya tienen puesta la dosis de refuerzo, y que es en ese “tramo de edad donde menos ha afectado la incidencia”. 

“Hoy podemos decir que estamos más preparados, que tenemos más instrumentos y experiencia. La Conferencia va a ser un buen momento de ponerlo en valor”, continuó la portavoz, que evitó concretar nada sobre la propuesta que llevará Sánchez en su reunión con los mandatarios autonómicos. “Prudencia y tranquilidad”, insistió. 

Noticias relacionadas

Fuentes de la Moncloa aclararon que el presidente del Gobierno escuchará a las comunidades, pero que al mismo tiempo hará propuestas. El documento que defenderá, aseguraron los colaboradores del jefe del Ejecutivo, no será el de la Ponencia de Alertas, adelantado por El Periódico de España. El organismo, que reúne a los expertos del Ministerio de Sanidad y las comunidades, lleva planteando desde principios de diciembre medidas como reducir el aforo en restaurantes o cerrar los interiores de esos establecimientos, clausurar el ocio nocturno y limitar al 50% el público en los eventos multitudinarios. El Ejecutivo no cree que haya que llegar tan lejos. Al menos, de momento.