Incremento de casos

Las urgencias dan la voz de alarma: tienen más pacientes que en otras olas

  • El colapso de la atención primaria está provocando un aluvión de pacientes en las urgencias

  • Personas con síntomas leves o que han sido contacto estrecho acuden al hospital en busca de un diagnóstico

Camas con enfermos en el hospital de Son Espases en Mallorca.

Camas con enfermos en el hospital de Son Espases en Mallorca.

3
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

Todo aquel que conoce estos días a algún contagiado o contacto estrecho de covid sabe de las dificultades que existen para contactar con la atención primaria. Las redes sociales están llenas de testimonios sobre la imposibilidad de conseguir cita, las largas colas en los centros de salud o en los laboratorios privados para realizarse un test que confirme si los síntomas o el contacto estrecho indican que hay un nuevo contagiado. Incluso cuando un test de autodiagnóstico, que se han agotado en muchas farmacias, ya ha confirmado un positivo.

Ante la falta de respuesta, muchas personas, aunque tengan síntomas leves, acuden a las urgencias de los hospitales y los centros de salud, lo que está provocando que la presión en estos servicios sea mayor que en anteriores olas, según advierte la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), que ha emitido un comunicado en el que afirma que, en estos momentos, los servicios de urgencia son "la principal vía de entrada de pacientes" y es tal la presión asistencial que la situación "es insostenible".

El jefe de urgencias del hospital La Fe de Vàlencia e integrantes SEMES, Javier Millán, afirma que la saturación es mayor que en las anteriores olas porque la variante ómicron está multiplicando rápidamente los contagios pero también acuden a urgencias pacientes de otras patologías, como por ejemplo de accidentes de tráfico o de traumas, que en la primera gran ola apenas acudían al hospital debido al confinamiento o al miedo al virus. Y lo corrobora desde Murcia María José Campillo, urgencióloga y miembro de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), quien señala que este invierno está habiendo muchos más virus que el invierno pasado, muchos más cataros con síntomas similares a los que provoca el covid y, ante un menor miedo a acudir al hospital, la afluencia de pacientes es "más alta que en las anteriores olas".

"Sentido común"

Y eso que apenas hay casos de gripe todavía, con lo que la situación puede ser peor en un futuro próximo. Es tal la saturación, que algún médico ha pedido en las redes sociales que no se acuda a las urgencias hospitalarias ante una infección respiratoria leve; si se ha dado positivo en un test de farmacia, se ha mantenido un contacto estrecho o se está a la espera de una PCR pero no se reviste gravedad. Sin embargo, la sociedad médica de urgenciólogos no secunda públicamente la recomendación porque "sin valorar a un paciente no podemos decir si puede o no acudir a urgencias", según explica Millán.

Noticias relacionadas

Pero el representante de Semes pide "sentido común y sensatez" a la hora de asistir a los hospitales, dado que hay afluencia de pacientes leves o a la espera de un diagnóstico debido al "colapso" que sufre la Atención Primaria. "Cuando el primer nivel está colapsado y no se consigue acceder, lógicamente la gente va a urgencias, primero a las de los centros de salud, en las comunidades que existen, y si no hay respuesta, a los hospitales", secunda Campillo.

Las soluciones

Para hacer frente al aluvión, la Sociedad de Medicina de Urgencias reclama que se refuercen las plantillas, tanto en las urgencias como en los centros de salud y que, tras años de promesas incumplidas, se apruebe la especialidad de urgencias, para que la formación y la atención sea similar y homologada en toda España, en línea con los estándares europeos. Y recuerdan que los profesionales, tras más de un año de pandemia, están "al límite".