La erupción continúa

El volcán de La Palma se resiste y ofrece su episodio más fuerte en un mes

  • Cesa la emisión de ceniza tras el repunte de la actividad volcánica que ofreció una columna de gases de cinco kilómetros de altura

El volcán de La Palma se reactiva y hay dudas sobre el fin de la erupción. / EUROPA PRESS / DELMI ÁLVAREZ / VÍDEO: ATLAS

4
Se lee en minutos
Patricia Ginovés

El volcán de La Palma experimentó ayer el episodio energético más potente del último mes. Durante las horas centrales del día se registraron pulsos de fuerte intensificación en el tremor y aumentó la expulsión de bombas volcánicas en la vertiente este. El episodio volcánico de la Isla Bonita cumple hoy 86 días desde el inicio de la erupción y ayer registró una «repentina y sobrecogedora» reactivación, con fuertes explosiones que se oían a gran distancia y una enorme columna de cenizas que se elevó a unos cinco kilómetros de altitud, lo que dejó tras de sí impresionantes imágenes.

El sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Itahiza Domínguez, explicó que se trata del episodio más energético del último mes, aunque no alcanza las magnitudes de las explosiones que se produjeron a comienzos de la crisis volcánica el pasado mes de septiembre. En cualquier caso explicó que en los últimos tiempos se está observando una actividad más irregular del volcán, que invita a pensar que se produzcan en las próximas jornadas más explosiones como la vivida ayer.

La jornada dominical en el volcán comenzó con muy poca actividad y poco a poco fue aumentando con el tremor volcánico hasta que alrededor de las 13:00 horas se produjo el pulso energético que hizo ascender la columna de cenizas hasta unos cinco kilómetros de altitud. Cuando este episodio terminó, se produjo un «descenso importante del tremor», una situación que no se experimentaba desde el pasado 27 de septiembre, cuando paró del todo. A partir de ese momento se fue recuperando la actividad normal del volcán en los últimos días.

Este episodio energético provocó ayer que los equipos científicos que estaban trabajando en la zona tuvieran que retirarse para mantenerse a salvo, aunque a lo largo de la tarde pudieron retomar su actividad en la zona de exclusión. A pesar de ello, los niveles alcanzados de gases como el dióxido de carbono, dióxido de azufre y monóxido de carbono en los últimos días son «muy altos» en determinados momentos y perjudiciales para la salud. Es por esto que el director técnico del Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, recordó que la mayoría de los días las personas que viven en los barrios de Las Manchas, Las Norias y La Bombilla no pueden acceder a sus casas para limpiarlas de ceniza.

La portavoz científica del Pevolca, María José Blanco, informó que antes del pulso energético también paró el rugido del volcán después de 36 horas con una actividad «bastante tranquila». El aumento de la actividad también produjo un pequeño desbordamiento hacia el norte de la colada preexistente que transcurre sobre coladas anteriores. A este respecto, Morcuende indicó que se observó una salida «importante» de lava que, aunque discurre por coladas anteriores, está siendo monitorizada por la Unidad Militar de Emergencias (UME) para obtener más datos. María José Blanco agregó que la colada más activa se precipita en dos ramales sobre la isla baja en la zona de Las Hoyas y está produciendo algunos derrames hacia el sur en zonas que, como Las Norias, no había sido previamente afectada por la lava.

Los otros centros de emisión del cono principal están muy poco activos, aunque registran una expulsión de gases muy intensa. En este sentido, Blanco previó que el penacho volcánico, que ha alcanzado los 1.400 metros, continúe orientado al sur–suroeste, lo que presenta un escenario favorable para la operatividad aeronáutica en las próximas horas. Añadió que es probable que esta situación continúe hasta mañana, que es cuando se espera que se produzca un giro del viento, a lo que se añadirá la calima que contribuirá a aumentar los valores pm10. Ese mismo día también se esperan precipitaciones localmente moderadas, principalmente en el norte y este de La Palma.

Otros parámetros

Sobre las coladas, María José Blanco precisó ayer durante la rueda de prensa que la número nueve ha experimentado un ligero ensanche hacia el sur, zona que, al menos hasta justo antes que se intensificara el tremor, era la que estaba recibiendo la mayor parte de la energía procedente del cono a través, fundamentalmente, de tubos lávicos con varios jameos.

La sismicidad sigue baja en la isla de La Palma, con una magnitud máxima en las últimas horas de 3,2 a una profundidad de 36 kilómetros y el tremor también está en niveles bajos, mientras que en las deformaciones del terreno hay estabilidad generalizada. Respecto a los gases, el sábado se alcanzó una tasa alta de dióxido de azufre, aunque sigue en decrecimiento desde el mes de septiembre. No obstante, en la zona de La Bombilla se han registrado valores «relativamente altos» de flujo difuso de CO2 y se ha observado la presencia de pájaros muertos, expresó Miguel Ángel Morcuende.

Noticias relacionadas

La calidad del aire, en relación al dióxido de azufre, durante el fin de semana osciló entre niveles buenos y muy desfavorables en Tazacorte, donde los valores han ido en descenso. También en Puntagorda se registró una mala calidad del aire y en Los Llanos de Aridane se llegó a niveles muy desfavorables, mientras que las partículas menores a pm10 han ido en descenso. En cualquier caso, el Pevolca recuerda la necesidades de continuar cumpliendo con el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico para la situación de Semáforo Rojo y de evacuación obligatoria.

Por su parte, hay 1.642 edificaciones destruidas, entre las que se encuentran 1.314 viviendas de uso particular, según datos del catastro. No obstante, el satélite Copernicus ha contabilizado 3.046 edificaciones o construcciones destruidas por la lava.