Movilidad complicada

La salida del puente y accidentes complican el tráfico, especialmente en la AP-7

  • Un accidente corta esta tarde un carril entre Sant Sadurní d'Anoia y Castellví de Rosanes

  • Durante la mañana, la autopista ha llegado a acumular 22 kilómetros de retenciones en varios puntos

2
Se lee en minutos
El Periódico

Tarde de sábado con retenciones en diversos puntos de la red viaria catalana. La AP-7 vuelve a ser uno de los puntos complicados: hay hasta 6 kilómetros de retenciones entre Sant Sadurní d'Anoia y Castellví de Rosanes (Barcelona) en dirección norte por un accidente que ha supuesto que solo haya un carril abierto. También hay un carril cortado en Subirats (Barcelona) por accidente, que provoca un kilómetro de retención, según informa el Servei Català de Trànsit.

Además, hay tres kilómetros de cola en la C-58 entre Montcada i Reixac y el Nus de la Trinitat (Barcelona), en dirección Barcelona, por otro accidente. En la C-33 hay un kilómetro de retención en Montcada, también dirección Barcelona.

Y en la B-20 hay un carril cortado en Badalona, dirección Mataró (Barcelona), a causa de un vehículo averiado, lo que ya ha empezado a provocar retención.

Numerosas carreteras catalanas han soportado la mañana de este sábado tráfico lento y retenciones kilométricas en la operación salida del puente, que se ha visto dificultada por varios accidentes en la red viaria y que es especialmente complicada en la AP-7.

Un puente de cinco días no podía pretender registrar un tráfico tranquilo. Con un sábado soleado, además, muchos de los que tenían dudas de si irse o quedarse habrán tomado carretera y manta para disfrutar de unos días de asueto. La operación salida, sin embargo, está resultando complicada, con hasta 22 kilómetros en varios puntos de la AP-7. También avanzan al ralentí los que suben a la nieve por la C-16 y experimentan la pérdida de un carril cuando está vía rápida pierde un carril al llegar a Berga.

Accidente en Gelida, este sábado

/ RAFA JULVE

Noticias relacionadas

Las retenciones en la AP-7 se registran en Granollers (sentido norte, ocho kilómetros de congestión), Gelida (dirección sur, siete kilómetros de cola), Olèrdola (hacia Tarragona, con cinco kilómetros de procesión) y Papiol (dos kilómetros de parón hacia el norte). En el caso del tramo al sur de Barcelona, un accidente parece ser el causante del desaguisado, ya que ha obligado a cortar dos carriles. Otra vía con problemas es la A2: tres kilómetros de retenciones en Abrera y otros dos en el Bruc, en ambos casos, en dirección Lleida. También las rondas de Barcelona van muy cargadas, así que esto no ha hecho más que empezar. Entre las tres y las ocho de la tarde del viernes salieron del área metropolitana de Barcelona 171.542 vehículos, el 35,37% del total esperado, cerca de 485.000 autos. Y hasta las 15 horas de este sábado ya han salido de la gran metrópolis el 95,64% de los coches previstos, más de 463.000.

La salida de Barcelona por la B-20 o Ronda de Dalt también se ve dificultada por un accidente que mantiene cortado un carril en Esplugues de Llobregat (Barcelona) y que causa cuatro kilómetros de retención desde Collserola. Las colas se suceden asimismo en la N-145 en Valls de Valira (Lleida) en dirección a Andorra, con siete kilómetros, y en la N-II en La Jonquera (Girona) en dirección a Francia, con un kilómetro de retenciones, mientras que en la C-55 un accidente está formando colas de hasta tres kilómetros en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona), en dirección a Manresa (Barcelona). En la C-17 las colas se suceden a lo largo de unos dos kilómetros en Parets del Vallès (Barcelona), un kilómetro en Malla (Barcelona) y cuatro en Ripoll (Girona), todo ello en dirección norte.

Temas

Tráfico