Tensión en el sistema penitenciario

Un preso arranca de un mordisco la punta del dedo a un funcionario en Quatre Camins

Justicia revisará el protocolo de contención en las cárceles porque "no funciona y ha aumentado la inseguridad"

Entrada de la cárcel de Quatre Camins.

Entrada de la cárcel de Quatre Camins. / ACN / ALBERT SEGURA LORRIO

4
Se lee en minutos
Juan José Fernández

Se había pasado la noche anterior chillando y golpeando la ventana de su celda del módulo del Departamento Especial de Régimen Cerrado (DERT, en sus siglas en catalán) de la prisión de Quatre Camins. Al día siguiente, este martes, el preso A., en régimen de primer grado por su perfil violento, fue cambiado de celda... y atacó.

Un funcionario de la cárcel barcelonesa ha resultado herido de gravedad después de que A. le haya arrancado de un mordisco la punta del pulgar de la mano izquierda, pese a que llevaba guantes protectores.

Según confirman a este diario fuentes del centro penitenciario, la agresión se produjo hacia las 17 horas de este martes cuando el interno se alteró con el traslado, que se había iniciado sin especiales medidas de seguridad, porque se le veía calmado. Las autoridades de la prisión habían decidido cambiarlo de bloque en el módulo especial para preservar su seguridad, porque, por haber pasado la noche en total agitación, no había dejado dormir a sus vecinos y estos podían agredirlo.

En el traslado, el preso agredió a los tres funcionarios que le cambiaban de celda. El Departament de Justícia de la Generalitat ha asegurado que revisará el protocolo de contención en las cárceles porque "no funciona y ha aumentado la inseguridad"

El preso cumple una condena de dos años y hace un mes fue trasladado a las dependencias del DERT del centro penitenciario de Quatre Camins, en La Roca del Vallès (Barcelona), tras agredir a otro interno. También le había mordido, en esta ocasión en una oreja, y también provocando lesiones de gravedad.

Además de las heridas causadas en una mano al principal damnificado, el interno ha provocado lesiones leves a los otros dos funcionarios que lo llevababan. Los tres vigilantes tuvieron que pedir refuerzos para poder reducir al interno, según Justícia.

Investigación interna

Según las fuentes de Justícia, la Secretaría de Mesures Penals ha abierto una información reservada al interno y le denunciará ante el juzgado de guardia por esta agresión, que se produce antes de que los agredidos sean considerados agentes de la autoridad, como piden los sindicatos penitenciarios y han recogido en una enmienda a la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana presentada por PSOE y Unidas Podemos.

El funcionario fue atendido en un primer momento por los servicios médicos de la cárcel y posteriormente fue trasladado a la mutua, han contado los sindicatos CSIF, UGT y CCOO . La CSIF ha denunciado que esta agresión se habría podido evitar "si los responsables del centro hubieran tomado las medidas de seguridad oportunas para frenar las continuas muestras de violencia de este interno y otros".

Por su parte, el sindicato ACAIP ha denunciado que esta agresión "es consecuencia" de circulares internas del sistema penitenciario catalán "que han dejado al personal penitenciario sin herramientas para gestionar las conductas más inadaptadas y violentas". Aluden, entre otras, a una polémica circular 221, sobre el protocolo seguido para inmovilizar a los internos agresivos.

Antecedentes

El interno agresor, de origen magrebí, acumula partes por amenazas a funcionarias, escupitajos e insultos machistas hacia ellas, pero los Servicios Penitenciarios "no han hecho nada al respecto, ningún protocolo ni seguimiento", según un anota de la CSIF.

Ante estos hechos ni el jefe de Unidad Especializada del DERT, "que curiosamente le había autorizado un cambio de celda a un bloque menos regimental", ni el equipo directivo "han sido capaces de establecer unas directrices claras para salvaguardar la integridad de los funcionarios de los cuales son responsables", según CSIF.

El sindicato también ha denunciado que el centro no facilitó una ambulancia al funcionario agredido, por lo que tuvo que ser trasladado al hospital por un compañero, lo que consideran una "negligencia" por parte del equipo directivo que debería tener "consecuencias penales".

CSIF exige el cese de todo el equipo directivo del Centro Penitenciario de Quatre Camins. Por su parte, UGT-Prisiones considera la 'consellera' de Justícia, Lourdes Ciuró, responsable "directa" de las agresiones que sufren los trabajadores penitenciarios.

"Los responsables penitenciarios, con la 'consellera' al frente, son los únicos culpables del ambiente irrespirable que se vive en los centros penitenciarios catalanes, ya que mantienen conscientemente una plantilla bajo mínimos y envejecida, con una medida de edad que roza los 54 años y que en algunos centros se aproxima a los 59", ha denunciado UGT-Prisiones.

También CCOO ha denunciado la agresión. Esta central pedirá responsabilidades a la administración penitenciaria "por la ausencia de respuesta institucional en defensa de los derechos y condiciones laborales" de la plantilla de la cárcel barcelonesa, según ha recogido EFE.

Noticias relacionadas

Nuevo protocolo de Justícia

Tras los últimos incidentes en prisiones, delegados sindicales se encerraron en la sede del Departament de Justícia y se reunieron con altos cargos. La 'consellera', Lourdes Ciuró, se ha comprometido a trasladarles la próxima semana la propuesta de nuevo protocolo, incorma la ACN, que debería entrar en vigor el próximo 1 de enero. También les propondrá varias mejoras como considerarlos agentes de la autoridad y convocar a más plazas de funcionario.