Dos meses de erupción

La lava del volcán de La Palma deja a 2.120 personas sin casa

  • 529 de las 1.182 viviendas destruidas son vivienda habitual

  • La sismicidad se reactiva y registra el récord de la erupción con más de 300 temblores en 22 horas

La lava del volcán de La Palma deja a 2.120 personas sin casa
7
Se lee en minutos
A. Castellano / N. Navarro

El volcán de La Palma, que cumple hoy 60 días desde su erupción, ha dejado a 2.120 palmeros sin hogar. El Instituto Canario de Estadística (Istac) publicó recientemente la relación de población que ha perdido su vivienda por culpa de la lava y el número de edificaciones afectadas, entre las que destaca que de las 1.184 viviendas de uso residencial destruidas, 529 tenían población empadronada; el resto pertenece en su gran mayoría a viviendas vacacionales o segundas residencias. La erupción continúa mientras tanto con un incremento considerable de la sismicidad hasta superar ayer los 300 terremotos, convirtiéndose en el día de la serie histórica con más temblores. Los científicos se muestran cautos y están a la espera de la evolución en los próximos días para determinar si se trata de una reactivación o de un impulso puntual.

El municipio más afectado por el proceso eruptivo es el de Los Llanos de Aridane con hasta 1.602 vecinos que han visto perder su vivienda, el 75,6% del total. No obstante, la lava ha enterrado barrios como Todoque, Callejón de la Gata, Los Campitos o gran parte de La Laguna. El Paso es la otra población perjudicada, con 391 residentes (18,4%) que se han quedado sin casa. Estos están empadronados, sobre todo, en la zona de El Paraíso. Por su parte, Tazacorte acumula 127 habitantes afectados, la mayoría de pequeños pagos como Los Barriales y El Pampillo.

Y es que durante las más de ocho semanas que el proceso eruptivo lleva activo han quedado sepultados 1.184 inmuebles habitables. De estos, el 44% (las 529 ya citados) pertenecen a primeras residencias, mientras que el 66% restante (655) están dedicados a vivienda vacacional, segundas residencias o edificaciones donde vivían personas que no estaban empadronados en el municipio, según indicaron fuentes del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca).

El magma avanza entre las montañas de La Laguna y Todoque y no se descarta otro delta

Para que los afectados por el volcán vuelvan a arraigarse en el valle de Aridane, la Plataforma de Afectados por la Erupción del Volcán Cumbre Vieja 2021 presentará mañana un proyecto multidisciplinar que comprende la construcción de una nueva ciudad en un área de 400.000 metros cuadrados con 543 viviendas. El plan, que pretende trasladar la habitabilidad de los barrios de Todoque y La Laguna a un entorno cercano dentro del mismo municipio, recoge un esquema de ciudad abierta con viviendas unifamiliares, ya sean aisladas, adosadas o en hilera, además de un colegio, zona comercial, equipamiento deportivo, centro de salud y una plaza con una iglesia, informó Europa Press.

«Estamos seguros de que este proyecto se adapta, en la mayor parte de lo posible, a las necesidades y calidad de vida que tenían la mayoría de los afectados antes de la erupción, ya que no hemos dejado atrás el sustento económico», dicta el propulsor del proyecto, el arquitecto Sergio González-Jaraba. En su opinión, «un cataclismo de esta índole y tras estar pasando por otro a nivel mundial como es la pandemia, nos deja a todos un poco descolocados, si a eso le sumamos las diferencias políticas e intereses, la pérdida de tiempo y el agotamiento de los esfuerzos nos lleva a todos a la ruina como personas». Por ello, indicó, «será un trabajo en conjunto con el Gobierno, el equipo de profesionales y los damnificados, para consensuar un acuerdo sobre este proyecto y ponerlo en marcha en la mayor brevedad posible».

Hasta que ese plan de radicación de la población llegue a buen puerto, la lava sigue avanzando sin tener piedad por los más de 7.000 palmeros que continúan desalojados. Aunque las coladas han dejado de crecer a lo ancho, el material incandescente sigue su camino a través de ríos y tubos volcánicos que descargan sobre todo entre las montañas de Todoque y La Laguna, reptando por encima de la denominada colada número 4 que por momentos avanzó ayer a una velocidad de 70 metros la hora, según indicó el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). En las últimas horas, el engorde de esta lengua ha afectado a varias edificaciones aunque su frente aún permanece invariable a unos 340 metros del mar. La directora en Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, apuntó que en las imágenes grabadas por las cámaras térmicas «se ve claramente que hay un aporte principal» entre las dos montañas, pero no se aventuró a adelantar si llegará al océano. «Las coladas avanzan, cambian de curso día a día, depende del aporte que tenga», declaró en la rueda de prensa diaria en la que se informa de la evolución del volcán. En caso de que toque el agua, esta lengua formaría un nuevo delta independiente del ya creado en la playa de Los Guirres y que tiene ya un tamaño de 42 hectáreas.

Blanco hizo referencia al «notable» incremento de la sismicidad a profundidades medias. Este episodio de temblores se inició a las cinco de la tarde del pasado martes y continuó durante toda la jornada de ayer. El número de terremotos entre las 00.00 y las 22.00 horas del miércoles ya había superado al de cualquier día desde que el 19 de septiembre se inició la erupción: 301. Esta cifra supone hasta 40 más que el día de mayor actividad, el 27 de octubre con unos 260, y además multiplica por cinco los 60 que se registraron el martes. Un total de 23 sismos fueron sentidos por la población, con cuatro de ellos por encima de la intensidad 4 (uno de 4,8, dos de 4,7 y uno de 4,6) y una magnitud de IV (ampliamente observado).

Al unísono con la sismicidad incrementó el tremor, que mide el ruido que hace el magma en su ascenso por los tubos volcánicos. Así, el comité científico señaló en su informe diario que debido a la subida de su amplitud está en niveles medios cuando en los últimos diez días se situaba en bajos. Ambos parámetros regresaron a registros de finales del pasado mes de octubre y, como ya han indicado los científicos en anteriores ocasiones, están a la espera de la evolución para determinar si se trata de un hecho puntual o de una reactivación del volcán, que, como declaró el martes María José Blanco, está en un «nivel más bajo de actividad» pero que, «desde luego, a corto plazo no se va a terminar».

En estos mismo términos se pronunció ayer el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, durante una visita con los medios de comunicación al barrio de La Laguna: «Cuando me preguntan si hay alguna variable que indique el fin, hemos estado diciendo permanentemente que no podemos asegurar nada: que las cosas son como son y que el volcán nos sorprende día a día», declaró. Morcuende incluso no descartó que se regrese a niveles del pasado mes de octubre, con mayor explosividad y energía.

Los datos positivos se produjeron con la deformación del terreno, que desde comienzos de noviembre se observa una notable disminución de la deflación regional, y el dióxido de azufre en el penacho, que registró entre 2.000 y 3.000 toneladas que refleja una clara tendencia a la baja durante los últimos días.

El cambio de la dirección del viento puede afectar a partir de esta noche al tráfico aéreo

Noticias relacionadas

El volcán emitió, asimismo, una gran cantidad de cenizas que los vientos alisios empujaron hacia el suroeste. Esto permitió que los valores de partículas menores de 10 micras se situara ligeramente por encima de los 50 microgramos por metro cúbico, que determinan si la calidad del aire es aconsejable o no, en la estación de Los Llanos de Aridane, donde, sin embargo, se vivieron ayer momentos de alta concentración de dióxido de azufre hasta situarse en «muy desfavorable». En Puntagorda, por su parte, se situó en «regular» por la presencia de este gas. La consejería de Educación mantiene para hoy las clases lectivas presenciales en los municipios de Los Llanos de Aridane, El Paso, Tazacorte, Tijarafe y Puntagorda.

La previsión meteorológica apunta que a partir de la próxima madrugada el viento rolará de este a oeste, por lo que es probable que afecte a la operatividad del aeropuerto de La Palma.