Movilidad

La odisea de llegar y aparcar en el hospital de Can Ruti de Badalona

  • A primeras horas de la mañana, la entrada en el recinto hospitalario se convierte en una marea de coches en doble fila y un tráfico desmesurado

  • Cada día pasan unas 13.000 por el hospital y las mejoras del transporte público, con mayor frecuencia de autobuses, no consiguen paliar el problema

Una imagen del acceso y el aparcamiento con los edificios de Can Ruti al fondo.

Una imagen del acceso y el aparcamiento con los edificios de Can Ruti al fondo. / Zowy Voeten

4
Se lee en minutos
Samar Elansari

Si hay un problema en el ámbito de la movilidad que preocupa especialmente en la ciudad de Badalona es el aparcamiento del Hospital Germans Trias i Pujol, más conocido como Can Ruti. Entre semana, y en especial durante las primeras horas de la mañana, se convierte en una auténtica odisea para cualquier usuario tanto aparcar como circular ya que se encuentran con una marea de coches en doble fila y un tráfico desmesurado. Según datos proporcionados por la Taula de Mobilitat de la ciudad, pasan alrededor de 13.000 personas de manera diaria y la mayoría se concentra en la franja horaria de ocho de la mañana a tres de la tarde. 

La maestra Manela Araújo, por ejemplo, sube cada día al recinto a llevar a su hija, trabajadora del Institut d’Investigació en Ciències de la Salut (IGTP). “Hay colas a partir de las 7.30 de la mañana para subir en coche. La solución no es mejorar únicamente el transporte público, es fomentar su uso entre los trabajadores ya que son los que ocupan la mayoría de las plazas de parking. Las personas mayores, dependientes y enfermos no pueden subir en transporte público. Las mejoras son necesarias pero se han de enfocar en los trabajadores. Las familias se ven obligadas a subir de tres en tres: una que se queda en doble fila, el enfermo y el acompañante", comenta. 

Una imagen del parking de Can Ruti lleno de coches.

/ Zowy Voeten

Albert Díaz ha tenido a un familiar ingresado durante dos meses en el hospital. Las dificultades de acceso las ha notado desde el primer día. Cree, como Manela, que habría que fomentar el transporte público para trabajadores. “Se necesita mejorar la accesibilidad directa para los trabajadores. Las mejoras del transporte público están muy bien pero se limita mucho a la gente de Badalona y alrededores. Los trabajadores que entran a primera hora y viven en el Maresme o en el Vallès no quieren pagar zonas extra de transporte público ni tardar una hora o más en llegar a su puesto de trabajo pudiendo ahorrar tiempo con el coche. Al final, esto provoca que el parking se colapse de coches de trabajadores. Los usuarios que tenemos personas enfermas que no pueden usar el transporte público para venir al hospital nos encontramos que no podemos aparcar”, añade.

El recinto cuenta actualmente con 1.800 plazas de parking, 200 de ellas reservadas exclusivamente para trabajadores cuando Can Ruti tiene unas 4.000 personas empleadas. En 2019 se habilitó una zona de aparcamiento para vehículos de alta ocupación (VAO) con el objetivo de que las personas intentasen compartir coche para así poder reducir el tráfico en el hospital. A raíz de la pandemia, estas plazas VAO se cerraron y con la construcción de los módulos externos se han perdido en el aparcamiento del área de maternal alrededor de 200 plazas más.

Siete líneas de bus diurnas

La accesibilidad en transporte público ha ido mejorando a lo largo de los años y hoy existen siete líneas de autobús diurnas y una nocturna que conectan el hospital con Badalona, Barcelona, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs, Montcada i Reixac, Montgat y Tiana. Desde la colindante comarca del Maresme el coche sigue siendo la principal alternativa.

Tusgsal, la empresa de transporte que opera en la zona, asegura haber mejorado los tiempos y frecuencias de sus líneas de autobús con la aprobación del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB). "Por necesidades de los usuarios han mejorado las líneas diurnas con frecuencias actuales de 10-15 minutos aproximadamente", dice Silvia Lara, del departamento de comunicación de la empresa.

Propuestas de mejora

Josep Amador, técnico de movilidad del Ayuntamiento de Badalona, confirma que son conscientes del problema que existe y apuestan por una mejora del transporte público. "El problema de ampliar las plazas de parking es que es una demanda inducida. Cuanto más amplías, más necesitas ampliar a medio plazo y por la localización del hospital no es factible seguir construyendo. En este caso no solo entra un tema de movilidad, sino también de preservación del medio ambiente. Nosotros apostamos por una mejora continuada del transporte público".

Noticias relacionadas

En la Taula de Mobilitat, órgano de participación ciudadana sobre la movilidad en Badalona, tienen diversas propuestas de mejora. Apuestan por una mejor accesibilidad no solamente en transporte público, sino también a pie o en bicicleta. Además piden mejorar la conexión con el Vallès a través de la línea B12 de autobús y seguir reduciendo las frecuencias. También proponen un metro ligero, pese a que por ahora el AMB no lo ve viable por su magnitud, que suba desde Badalona Pompeu Fabra (L2).

Marc Jaumà, director de servicios generales del hospital de Can Ruti, comenta que son conscientes de la problemática existente con el aparcamiento y el acceso. Así, han aplicado propuestas como los autobuses lanzadera para trabajadores que salen desde La Sagrera o la entrada en funcionamiento de una aplicación para que los trabajadores puedan compartir coche y de esa manera reducir el volumen de vehículos en el aparcamiento. Estas medidas persiguen mejorar el acceso para los trabajadores especialmente durante la mañana, la franja horaria más afectada, y se estudia la forma de ampliar las líneas de estos autobuses lanzadera en otras rutas de los empleados. Todo con la idea de ayudar a solventar una problemática que afecta a Can Ruti desde hace más de una década.