La lacra de la violencia de género

El plan de educación sexual en las escuelas catalanas avanza al ralentí

  • De los 3.500 centros de Catalunya, solo 750, un 21,4% del total, se han inscrito en el programa Coeduca't

  • Muchos colegios recurren a talleres externos puntuales para dar formación al alumnado

Una profesora imparte clase a sus alumnos.

Una profesora imparte clase a sus alumnos. / RICARD CUGAT (ARCHIVO)

2
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

En octubre de 2019 el entonces 'conseller' de Educació, Josep Bargalló, anunció, como novedad del curso 19/20, la implantación de la educación sexual desde P-3 hasta 4º de la ESO. El plan, bautizado con el nombre de Coeduca't, preveía que este curso 21/22 los 3.500 centros educativos de Catalunya impartirían dentro del currículum formación afectivo-sexual a los alumnos. "En tres años todos los centros catalanes tendrán integrada la educación afectivo-sexual", prometía el 'conseller'. La materia se iba a dar, según explicó, de manera transversal en varias asignaturas e iba a ser de obligado cumplimiento en todos los centros públicos y concertados. De ese anuncio hasta ahora es cierto que ha habido una pandemia de por medio. Y en noviembre de 2020 hubo una revisión de los plazos, que se ampliaron hasta el curso 2023/2024. La situación a día de hoy es que ese programa ha llegado solo a 750 centros de primaria y secundaria, el 21,4% del total.

El programa Coeduca't se articula a partir de la formación del profesorado que, una vez formado, puede integrar la educación afectivo-sexual en el proyecto educativo de su centro. Los docentes de esos 750 centros que ya se han inscrito trabajan para aplicar el plan y aportar una mirada coeducadora en el aula.

A raíz de la brutal violación a una menor en Igualada, el actual 'conseller' de Educació, Josep Gonzàlez-Cambray, reconocía que se ha de trabajar mucho más la educación de los menores para evitar casos como este. "Desde la escuela lo hemos de trabajar mucho para que los jóvenes tengan empatía y respeto hacia los demás. Hemos de llegar a las escuelas para potenciar la prevención y la formación en valores", decía Gonzàlez-Cambray.

De momento, el vacío formativo existente lo están cubriendo asociaciones y oenegés a petición de los propios centros o de las asociaciones de madres y padres. Estas entidades acuden a las escuelas e imparten charlas a los alumnos que suelen durar un par de horas. Una de estas entidades es el Centre Jove d'Atenció a les Sexualitats, integrado en la Associació de Drets Sexuals i Reproductius, y que participó en el diseño de Coeduca't, concretamente en el material para la educación afectivo-sexual. Su coordinadora, Sílvia Aldabert, señala que "es necesario acelerar" la implantación del programa y reivindica a la Generalitat que destine más recursos.

Mientras, su entidad sigue haciendo talleres, mayoritariamente en 2º y 3º de ESO, aunque Aldabert admite que "llegan tarde" porque no ha habido un trabajo de base con esos niños y "es imposible" formarles en apenas un par de horas.

Noticias relacionadas

Subraya que el Coeduca't pretende que la educación afectivo-sexual sea una competencia obligatoria e igual para todos los alumnos de Catalunya. Ahora, advierte, "hay centros que van muy avanzados y otros que no". Por ello insta a Educació a "destinar más recursos y ver cómo acelerar su implementación". "Si no hay recursos, difícilmente se podrá aplicar".

En gran parte de los países europeos, la educación sexual forma parte del sistema educativo desde hace años. Suecia fue el primero en introducir una asignatura obligatoria en 1955 y, desde entonces, se han sumado otros como Portugal y Francia. En España, la nueva ley de educación, la LOMLOE o 'ley Celáa' contempla que los alumnos reciban educación afectivo-sexual.