Erupción

Un cambio de dinámica del volcán de La Palma ya "puede" indicar pérdida de energía

El científico Nemesio Pérez, del Involcan, recalca que el fin de la erupción aún no está cerca

Aparecen por primera vez depósitos de azufre en el cono volcánico

7
Se lee en minutos
Alberto Castellano

El volcán de La Palma "puede" estar yendo a "menos". La presencia en la tarde de ayer de depósitos de azufre en el cono volcánico alertó a los científicos, que indicaron que esta situación es una muestra de "un cambio claro en su dinámica" que "puede estar relacionado con una pérdida de energía", según indicó el coordinador científico del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Nemesio Pérez, quien recalcó que esto "no implica un final de la erupción a corto plazo", entendiéndose a corto plazo 14 días.

Ya la directora del Instituto Geofísico Nacional, Carmen López, apuntó antes de este episodio que la erupción se encontraba en una fase de "estabilidad", aunque con "una variabilidad muy fuerte" debido a la presencia aún de terremotos cercanos a magnitud 5. "No significa que esté parado, sino que tiene un comportamiento similar durante estos días" con un descenso del número de sismos y del tremor -los temblores que provoca el magma cuando asciende por los canales lávicos-, así como una tendencia también a la baja de la emisión de dióxido de azufre.

Ese "cambio claro en su dinámica" también se vio reflejado en la sismicidad. Y es que el número de movimientos detectados por la estaciones del Instituto Geográfico Nacional (IGN) se redujeron a menos de 50 durante la jornada de ayer, la cifra más baja del último mes y la mitad que el pasado miércoles. A ello se unió una menor potencia ya que no hubo ningún sismo con una magnitud superior a 4. En cualquier caso, López destacó que existe una variabilidad en este parámetro debido al "proceso de reajuste interno" del volcán, que le lleva a provocar sismos de magnitud 4,5 como el ocurrido a las 23.05 horas del jueves, a 35 metros de profundidad en el municipio de Mazo, que fue sentido con intensidad IV (ampliamente observado) en toda la isla.

Kike Rincón / Europa Press

López dijo que, al igual que la sismicidad, la emisión de material volcánico desde las diferentes bocas no muestran una "continuidad muy intensa", pero sí que se producen "pulsos" que han provocado rebosos de los tubos lávicos. "Sigue habiendo lava, pero no con la intensidad que se vieron en algunos momentos porque sino estarían moviéndose los frentes de colada", que desde el pasado martes se encuentran parados en el mismo punto sin provocar nuevos daños. Ese material expulsado, explicó, se encarga de llenar "pequeñas cavidades".

Intensidad baja

El tremor se mantiene en niveles "medio bajos", según el informe diario del IGN, con una tendencia a la baja desde el mediodía del pasado martes. Durante las últimas 24 horas, los temblores registrados en los tubos volcánicos por los que asciende el magma continúan con niveles anteriores al 24 de octubre, con un "comportamiento oscilatorio" que le lleva a mostrar impulsos ascendentes por momentos, según señaló la directora del Instituto Geofísico Nacional.

El parámetro que en la jornada del pasado jueves mostró una mayor variación fue la emisión de dióxido de azufre (SO2) en el penacho del volcán, que volvió a ascender de manera considerable hasta las 31.300 toneladas, el valor más altos de los últimos 12 días y que rompe un comportamiento a la baja. No obstante, el volcán mostraba ayer una "baja intensidad" en cuanto a su explosividad, pero una "intensa desgasificación" que era visible desde el Valle de Aridane, como declaró López. El comité científico del Pevolca informó de que, pese a este incremento, "la evolución temporal de las estimaciones de SO2 procedentes de los datos satelitales refleja una tendencia descendente desde el 25 de septiembre".

Otro de las novedades fue una ligera deformación vertical del terreno en la zona de Jedey, donde se sitúa la estación más cercana al volcán. Este parámetro en anteriores ocasiones ha precedido un incremento de la actividad volcánica, como el ocurrido el pasado 26 de octubre tras elevarse 10 centímetros. Las dos jornadas siguientes aumentó de forma considerable el número de terremotos, con una media cercana a los 200 temblores cada día, y un posterior avance de las coladas que arrasaron con las últimas casas que quedaban en pie en el barrio de Todoque. En cualquier caso, Carmen López apostilló que hay que esperar a que haya una evolución en las próximas horas para valorar cómo podría afectar al proceso eruptivo.

Calidad del aire

Mientras el volcán sigue con un comportamiento estable, la calidad del aire continúa "extremadamente desfavorable" para los habitantes de Los Llanos de Aridane. Ni los vientos alisios ni tampoco el aumento de altura de la inversión térmica han conllevado un descenso de las partículas menores de 10 micras, las denominadas PM10 que están asociadas a la presencia de cenizas en el ambiente. La estación móvil instalada en el centro de la ciudad volvió a registrar durante la jornada del viernes valores "extremadamente desfavorables" para la salud, que se situaban en torno a 200 micrómetros, el triple de lo recomendado que se establece en 50.

El director técnico del Pevolca, Rubén Fernández, descartó ayer solicitar el autoconfinamiento a la población de este municipio "a no ser que empeore muchísimo". Por ahora, las medidas que se han tomado es recomendar el uso en todo momento de mascarillas FFP2, eliminar cualquier actividad física al aire libre y que las personas con problemas respiratorios o cardiacos, menores de edad, ancianos y embarazadas eviten salir a la calle si no es por necesidad.

Este empeoramiento de la calidad del aire por pequeñas partículas, que se viene detectando desde el pasado domingo, ha provocado que los alumnos de los colegios e institutos de Los Llanos de Aridane, El Paso, Tazacorte, Tijarafe y Puntagorda no hayan tenido clases presenciales durante todas la semana. La Consejería de Educación decidirá durante el fin de semana si los estudiantes continúan con las lecciones de manera telemática o si regresan a las aulas en caso de que mejoren las condiciones atmosférica.

Cenizas

Asimismo, los vientos alisios procedentes del noreste, que empujan el penacho hacia el sur y suroeste, motivaron que los permisos a los vecinos de Puerto Naos, La Bombilla y El Remo para que acudan a recoger sus enseres fueran suspendidos ayer por la contaminación y por las dificultades presentes en las carreteras debido a la acumulación de cenizas. Fernández comentó que durante la mañana de hoy se evaluará tanto la meteorología como el estado de la vía para decidir si se retoman los acompañamientos a los desalojados.

Otra de las recomendaciones que el director técnico del Pevolca realizó ayer tenía relación con la retirada de la arena volcánica de los tejados de las viviendas. Así, reseñó que todos aquellos vecinos que cuenten con techos a una o dos aguas desistan en su intento por limpiarlos por la peligrosidad que entrañan ante posibles caídas. Por ello, Fernández los conminó a que soliciten ante sus respectivos ayuntamientos la actuación de los servicios de emergencia para que se encarguen de esta tarea. Asimismo, adelantó que se están planificando los trabajos con maquinaria pesada para poder extraer las cenizas acumuladas en los entornos de las viviendas, que alcanzan en algunos casos los 2 y 3 metros de altura.

Carreteras

El director técnico del Pevolca hizo un balance de las conexiones terrestres arrasadas por las coladas. Un total de 63,8 kilómetros de vía han quedado sepultados por la lava, con la LP-213 (Puerto Naos - Los Llanos) como la más afectada con 2,4 kilómetros, seguida de LP-2132 (Puerto Naos - Tazacorte, por La Costa) con 2,2; LP-2 (Los Llanos - Fuencaliente) con 2,1; LP-212 (Tacande) con 1,5; y LP-211 (Todoque) con 0,928. Además, las calles sepultadas ascienden a 9,6 kilómetros, las travesías 1,9 y los denominados otros viarios 42,9.

Rubén Fernández señaló que continúan con los trabajos para ensanchar el camino que parte desde el Club de Tenis Valle Aridane para permitir la llegada de vehículos de alto tonelaje a Puerto Naos. Esta carretera es la única que en la actualidad opera con normalidad para conectar esta localidad turística con el resto de la Isla puesto que la otra vía de acceso, la LP-211, continúa abierta pero con restricciones debido a que la colada número 11 -la más al sur de todas- se encuentra a tan sólo 100 metros. En caso de que acabe engulléndola, Puerto Naos se quedaría con el estrecho camino de las instalaciones deportivas como único acceso para entrar y salir al barrio de Los Llanos de Aridane, lo que dificultaría de manera notable las conexiones.

Noticias relacionadas

El portavoz del comité encargado de seguir la evolución del volcán volvió a recordar las medidas que se tomarán hoy en las carreteras más cercanas a la erupción, entre Los Llanos de Aridane y Tajuya, para evitar posibles colapsos de las vías y garantizar la seguridad de los viandantes. Entre las 17 y las 22 horas, las carreteras LP-2 y LP-3 serán de sentido único de subida, mientras que la carretera de Hermosilla será utilizada para las bajadas. Los vehículos de alto tonelaje podrán usar las carreteras generales en ambos sentidos.

Fernández también recalcó que se están realizando análisis periódicos de las aguas subterráneas y que todas ellas tienen un estado "óptimo".