Declaración sobre su ley sobre insultos al Rey

El Constitucional belga frena la posibilidad de extraditar al rapero Valtònyc

Responde así a una cuestión prejudicial del tribunal de Gante que estudia la entrega a España del rapero mallorquín

 El rapero Valtònyc, en una imagen de archivo.

El rapero Valtònyc, en una imagen de archivo. / AFP / KENZO TRIBOUILLARD

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Tribunal Constitucional de Bélgica ha considerado este jueves inconstitucional la ley belga que persigue los insultos al Rey al considerar que colisiona con la libertad de expresión, en un pronunciamiento que responde a una duda presentada por el tribunal que debe resolver la extradición del rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc

El alto tribunal se ha pronunciado en este sentido ante la cuestión prejudicial presentada por el tribunal de Gante que en septiembre de 2020 elevó la cuestión antes de tomar una decisión sobre su entrega a España, alegando que Bélgica cuenta con una norma del siglo XIX que castiga las ofensas al monarca.

Ahora el Constitucional belga ha señalado que la ley belga sobre delitos contra la Corona que data de 1847 es incompatible con la protección constitucional a la libertad de expresión y afirma que la normativa "no satisface una necesidad social urgente y es desproporcionada con el objetivo de proteger la reputación de la persona del Rey".

Noticias relacionadas

Una vez conocida la opinión del Constitucional, el caso de Valtonyc encara su fase final y las partes están citadas el 23 de noviembre para tomar una decisión sobre su entrega a la Justicia española, que le reclama tras ser condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

El cantante huyó de España en junio de 2018 tras ser condenado por la Audiencia Nacional por delitos de enaltecimiento del terrorismo a dos años de cárcel y a un año y medio más por injurias a la Corona, una sentencia dictada por delitos cometidos entre 2012 y 2013 y posteriormente confirmada por el tribunal Supremo. Su entrega ya fue rechazada por la Justicia belga en primera instancia hace tres años.