Más terremotos

La sexta semana arranca con el volcán de La Palma al máximo de su actividad

GRAFCAN5444. TAJUYA LA PALMA, 25/10/2021.- Salida de lava desde la nueva boca que se abrió ayer domingo por la tarde, y que a primera hora de este lunes provocó un derrumbe en esa zona. EFE/ Ángel Medina G.

GRAFCAN5444. TAJUYA LA PALMA, 25/10/2021.- Salida de lava desde la nueva boca que se abrió ayer domingo por la tarde, y que a primera hora de este lunes provocó un derrumbe en esa zona. EFE/ Ángel Medina G.

5
Se lee en minutos
Alberto Castellano

Ya lo había advertido María José Blanco, director del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, en la habitual rueda de prensa celebrada a la una de la tarde ayer: «Dada la elevada tasa de emisión de colada de lavas en las últimas horas, no se descarta la ruptura parcial de la parte superior del cono». Y apenas seis horas después el cráter principal se partió por la cara oeste y dio paso a un potente derrame que en un primer momento cogió camino hacia el norte del principal centro emisor. Así comenzaba la sexta semana del volcán de Cumbre Vieja, que también arrastra consigo un incremento «muy notable» de frecuencia y magnitud de los terremotos a superficies medias -entre 10 y 15 kilómetros- y de la señal del tremor -vibraciones relacionadas con la circulación de fluidos en el edificio volcánico-, que se sitúa en valores de la primera semana de erupción. No hay indicio alguno que vaticine un final próximo a este proceso natural, que está generando importantes daños materiales y emocionales a la población palmera.

Ya dos nuevas fracturas ocurridas a las tres y a las cinco de la tarde barruntaban la gran cantidad de magma que hay acumulado en el interior de la tierra. Uno de los parámetros que avisaban de esta situación era el alto número de seísmos que se estaban produciendo durante las últimas horas. No obstante, el IGN informó en su página web de que entre las 00.00 horas del pasado domingo y las 22.30 horas de ayer se habían registrado más de 500 terremotos, de los que al menos 41 habían sido sentidos por la población, con once de ellos con una intensidad máxima de IV; y 186 tenían una magnitud igual o superior a 3,0 mbLg. Todos ellos ocurrieron al sur, en la zona del enjambre inicial que dio a luz al proceso eruptivo.

Este aumento, en cambio, se da al mismo tiempo que tiene lugar una disminución de los movimientos que se sitúan a unos 30 kilómetros de profundidad, ya que sólo ocho de ellos se produjeron a esta distancia. Aunque no son comparables, en el volcán submarino de El Hierro de 2011 la reducción de la sismicidad en altas profundidades fue la antesala de su fin. En este sentido, el sismólogo del IGN Itahiza Domínguez indicó que ni «los procesos» ni «las profundidades son las mismas», pero «parece que tienen un comportamiento similar». En cualquier caso, «si acabara la sismicidad no quiere decir que el volcán vaya a acabar pronto, a priori; de repente para y también finaliza» la erupción, apostilló.

Sobre el incremento de los movimientos de la tierra detectados durante las últimas 48 horas, Domínguez apuntó que tienen que ver con la mayor actividad del volcán que se produjo durante la jornada de ayer, mostrándose aún más explosivo y con una mayor cantidad de emanación de lava. Y las previsiones de cara a los próximos días sigue estando en que puede surgir algún sismo de magnitud VI, que conlleva la caída de pequeños objetos en el interior de la vivienda, como volvieron a recalcar Blanco y el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ante los medios.

Aumento de la sismicidad

Con el aumento de la sismicidad también se ha registrado un crecimiento «considerable» de la señal del tremor, convirtiéndose en una de las mayores registradas durante el último mes, como afirmó María José Blanco. Esta variable refleja la cantidad de lava que está moviéndose por los diferentes conos volcánicos. Su incremento atisba una mayor cantidad de material magmático, hecho que se vio reflejado primero con las dos aperturas producidas a las tres y a las cinco de la tarde, y, finalmente, con la ruptura del cono principal que previó Blanco y que se produjo a las siete. Estos tres fenómenos vertieron una gran cantidad de material magmático ya solidificado que avanzó como si fuera un río ladera abajo sobre las coladas ya formadas. Su aportación a posibles avances de los diferentes frentes aún no es posible de predecir.

Y es que durante los dos últimos días, las coladas se han mantenido prácticamente paralizadas. Sólo un nuevo apéndice surgido al sur del cono principal se dirigió el sábado hacia la urbanización del Corazoncillo, donde un campo de paneles fotovoltáicos y un grupo de chalés permanecen sitiados por la lava volcánica desde prácticamente el día 2 del volcán, cuando pasó a escasos diez metros de sus puertas. Desde entonces, este conjunto de viviendas se mantienen atrapado bajo centímetros de cenizas pero libre, aún, de las diferentes coladas que durante los últimos 37 días han ido caminando hacia el mar por el norte. Las emisiones del material desde las nuevas fracturas sí que produjeron durante el fin de semana más destrozos al cubrir una de las islas que estaban entre coladas. Siete viviendas quedaron destruidas, hasta aumentar el número de total de edificaciones residenciales derruidas hasta las 1.287, así como un inmueble de uso agrícola (133 durante el proceso volcánico) en la zona de Alcalá.

Noticias relacionadas

Morcuende explicó que la lava expulsada en los últimos días están alimentando sobre todo a la fajana situada en la playa de El Guirre, que continúa con su crecimiento y ya tiene una superficie de unas 30 hectáreas, según mediaciones realizadas a través de la web Grafcan del Gobierno de Canarias. Asimismo, está aportando material a la colada número 4, que está detenida al norte de la montaña de Todoque. En cualquier caso, el resto de lenguas están en el mismo punto en el que permanecían a finales de la pasada semana. El director técnico del Pevolca declaró que siguen preocupados por el posible avance de la número 8, situada en el centro de La Laguna, y cuyo frente se ha quedado parado a 140 metros de la 7, que continua sin movimiento cerca del mar. Preocupa sobre todo por el posible camino que pueda tomar si la lava la empuja en el flanco norte, situado a escasos diez metros de la iglesia del citado barrio y que amenaza a las pocas casas construidas junto a la carretera a Tazacorte que aún permanecen en pie. Morcuende dijo que «sería muy interesante» que esa lengua avanzara hacia el mar ya que evitaría numerosos destrozos.

El Pevolca también informó de la apertura de la carretera LP-2, entre Fuencaliente y Jedey, después de que el pasado domingo tuviera que ser cerrada al tráfico por un derrumbe en la zona de Los Charcos. Morcuende señaló que si se producen más desprendimientos no se descarta que se tenga que llevar a cabo una obra saneamiento de la ladera para así garantizar la seguridad en la única vía que actualmente conecta el sur de la Isla con la cara sur del volcán.