Vuelta a la normalidad

La calle opina: "La mascarilla no desaparecerá, al menos de momento"

Ángela, Giovanni, José, Albert, Susana y Antonio

Ángela, Giovanni, José, Albert, Susana y Antonio / Manu Mitru

  • "El virus no ha muerto así que la gente debería seguir llevándolas", defiende Jaime, cliente del mercado de Collblanc, en L'Hospitalet

  • "Desde julio no me la he vuelto a poner. Llevo una encima porque es necesaria para entrar en los comercios", comenta José

3
Se lee en minutos
Samar El Ansari / Kelsey Álvarez

Con la eliminación de las restricciones del covid-19, que entran en vigor el jueves a medianoche, surgen dudas sobre la posibilidad de retirar el uso obligatorio de las mascarillas. Los ciudadanos tienen opiniones dispares. "El virus no ha muerto así que la gente debería seguir llevando las mascarillas", defiende, por ejemplo, Jaime, en el mercado de Collblanc, en L'Hospitalet de Llobregat. "El tiempo todo lo cura, ahora la gente considera que llevar la mascarilla es algo positivo pero a la larga cuando se acostumbren a ir sin", asegura, por su parte Joan. Estos son algunos de los testimonios recogidos en el popular mercado. Los ciudadanos apoyan, en una gran mayoría, el uso del cobertor nasobucal, sobre todo en lugares con una gran aglomeración de personas.

"Esto ha llegado para quedarse va con el pensamiento de cada uno, pero donde hay grandes concentraciones de gente yo creo que deberíamos seguir llevándola", comenta Jaime otro de los muchos que defienden el uso de la mascarilla, sobre todo, en sitios cerrados con gran número de personas. Algunos ciudadanos como Patricia no confían en la retirada del tapabocas por lo menos hasta dentro de un tiempo. "Esto va para largo. Seguramente en el futuro el virus quedará como una gripe pero muchísima gente seguirá llevándola", afirma. Eva, por su parte, asegura que no se quitaría la mascarilla aunque dejara de ser obligatorio su uso. "Yo no me voy a quitar la mascarilla por un tiempo, la sociedad aun no acaba de ser del todo responsable, en las discotecas se supone que la tienes que llevar puesta pero sólo con el hecho de consumir ya te permite quitártela.", dice.

Maria Pilar, José Luis, Eva, Joan, Jaime y Pedro Pablo

/ Manu Mitru

Moussana, sin embargo, es uno de los pocos usuarios que sí dejaría de utilizar la mascarilla cuando esta dejase de ser obligatoria. "Actualmente hay que llevarla pero en cuanto la quiten voy a dejar de usarla. Las personas necesitamos respirar y volver a la normalidad ", comenta, al igual que José y María Pilar, que la dejaron de usar en los sitios que no es obligatorio llevarla. "Desde el mes de julio no me la he vuelto a poner. Llevo una encima porque es necesaria para entrar en los comercios pero es necesario volver a la normalidad", comenta José. "La mascarilla es muy segura pero por la calle ya no la llevo. Es una buena medida contra otras enfermedades y es algo que nos va a costar quitarnos a todos", comenta María Pilar.

Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos temen que el virus pueda volver a ser muy peligroso y prefieren no arriesgarse. "En los espacios cerrados se seguirá usando la mascarilla. Sigue habiendo miedo, hay gente muy concienciada que a pesar de todo van a seguir protegiéndose", asegura Susana, que, como Albert, aún no se sienten seguros sin su uso. "Estoy vacunado pero sigo teniendo miedo, no voy a las discotecas solo voy de casa al trabajo y viceversa y siempre llevo la mascarilla. No creo que quiten la restricción de llevar mascarilla, esto va para años", afirma.

Y es que pese a estar vacunados, muchos ciudadanos siguen pensando que es mejor ir con precaución por la calle. "Aunque estemos vacunados hay que seguir yendo con cuidado. Aunque digan que el covid ya no existe yo la voy a seguir llevando. Solo me la quito si no hay nadie por la calle", dice Pedro Pablo. "Para poder quitar las mascarillas es necesario que esté toda la población vacunada por tanto no creo que a corto plazo nos la quitemos si no estamos con nuestra burbuja", aclara Ángela.

Noticias relacionadas

Patricia, Moussana y María Antonia

/ Manu Mitru

Aun con la eliminación de las restricciones del covid-19, los habitantes siguen teniendo miedo a exponerse, sobre todo, en lugares con una gran confluencia de personas, como José Luis que defiende su uso dependiendo de la situación. "En según qué situaciones vamos a seguir llevándola. El metro o los hospitales son zonas aglomeradas donde nos va a costar mas deshacernos de ella", o como Giovanni que defiende la distancia de seguridad entre las personas a la hora de socializar "Mis hijos ya no llevan mascarillas en el colegio. Es verdad que hemos adoptado nuevas costumbres, sobre todo de distancia. Yo tengo una niña pequeña que no tiene que llevarla y no quiero que nadie se le acerque porque aunque la pandemia esté mejor aún tengo miedo", comenta.