En Girona

En busca de un donante de médula compatible para Marc

  • Su familia se ha hecho las pruebas, pero no son aptos y ahora han iniciado una campaña para encontrar un donante de médula ósea para su hijo

En Marc Veguillas Béjar a l’hospital Vall d’Hebron de Barcelona on està ingressat des del 3 de setembre per aplàsia medul·lar severa. | DDG

En Marc Veguillas Béjar a l’hospital Vall d’Hebron de Barcelona on està ingressat des del 3 de setembre per aplàsia medul·lar severa. | DDG

3
Se lee en minutos
Ariadna Reche

Unos padres de Maçanet de la Selva (La Selva, Girona) está buscando un donante de médula compatible con su hijo de 13 años, porque la familia ya se han hecho las pruebas y no lo son. Marc Veguillas Béjar está ingresado en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona desde el 3 de septiembre de este 2021, después de que fuera diagnosticado de aplasia medular severa. Esta enfermedad afecta a la producción de plaquetas y glóbulos blancos y rojos -que en su caso es casi nula- y el cuerpo queda desprotegido. "Cualquier herida podría ser perjudicial porque no tiene defensas", explica su madre, Natàlia Béjar.

Tras hacerse las pruebas y que los comunicaran que eran incompatibles, la familia Veguillas Béjar ha comenzado un llamamiento para que la gente vaya a donar médula e intentar encontrar una para Marc. "Si no encontramos para nuestro hijo, encontraremos para otro", dice Béjar. Y añade: " Hasta que no estás aquí en el hospital, no te enteras de cuántos menores hay esperando un trasplante de médula". En Maçanet, un grupo de familiares y amigos están haciendo pancartas para darles apoyo y animar a los vecinos a hacerse donantes. También la alcaldesa, Natàlia Figueras, se está haciendo eco para poner en marcha una campaña.

Cada año 6.400 personas son diagnosticadas de leucemia en España y solo 1 de cada 4 tiene familiares compatibles. El resto, necesita una donación altruista. La buena noticia es que las donaciones efectivas de médula ósea en el estado se han multiplicado por siete en los últimos diez años y esto se debe principalmente al aumento de donantes.

Cómo hacerse donante

Convertirse en donante de médula ósea es relativamente sencillo. Primero hay que inscribirse en el Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO) de la Fundació Josep Carreras. Hay que tener entre 18 y 40 años y hacerse una extracción de sangre. Una vez realizado este paso, el donante pasa a formar parte del REDMO, donde aparece hasta los 60 años. Este registro, que se actualiza cada lunes, puede consultarse en todo el mundo para encontrar una médula compatible para el enfermo. Si se encuentra, se procede a citar la persona para hacer la extracción de médula ósea. El donante regenerará la médula completamente, puede dar varias veces y no es peligroso.

Le aparecieron morados

La enfermedad de Marc la detectaron hace unos meses por unos morados que el adolescente tenía por todo el cuerpo. La madre explica que al principio no le dieron importancia, porque jugaba de portero de fútbol y recibía golpes de balón constantemente. Al darse cuenta de que los tenía en la piel durante meses, fueron a hacerse pruebas.

La primera revisión la hicieron en el Hospital de Santa Caterina de Girona. "Allí nos informaron que el diagnóstico estaba entre tres opciones: leucemia, aplasia medular o un cuadro vírico en la médula". Y los derivaron al Hospital Vall d'Hebron. "Nos sacamos un peso de encima cuando nos dijeron que no era leucemia, pero a la vez no sabes qué es la aplasia". Béjar optó por no consultar nada en internet "y escuchar solo lo que nos cuentan los médicos".

Salir del hospital

Noticias relacionadas

Desde que ingresó, Marc no ha podido salir del hospital. Y no podrá hacerlo si no encuentra una médula compatible con la suya y el cuerpo no la rechaza. La suerte, dice la madre, es que Marc "físicamente se encuentra bien". Por ahora y como solución provisional, Marc recibe semanalmente transfusiones de plaquetas y glóbulos en el hospital. "Hasta que no encuentre donante, no podrá hacer vida normal".

"Emocionalmente, lo llevamos fatal. Pero nos sentimos muy acompañados aquí en el hospital". Aparte del médico, tienen apoyo psicológico y también hay profesores que ayudan al niño a seguir el curso escolar y completar todo el trabajo que le envían desde su instituto.